Un niño recibió en diploma en una escuela rural y los medios pusieron el tema sobre la mesa

El sábado 10 fui invitado a la “Reunión de Embajadores” que la fundación Sumando Manos realiza anualmente para instruir sobre sus actos a todos quienes de una u otra manera colaboramos con su obra.

El sábado 10 fui invitado a la “Reunión de Embajadores” que la fundación Sumando Manos realiza  anualmente para informar sobresus actos a todos quienes de una u otra manera colaboramos con su obra.

Desde la transparencia en la administración, pilar fundamental para sustentar tantos años una organización de este tipo, hasta los planes de desarrollo de cada uno de los proyectos que luego se llevan a cabo en las escuelas rurales de Argentina, confieso que un nudo en la garganta me acompañó durante la exposición de los miembros de la fundación.

Sumando Manos la formaron 10 argentinos residentes en Miami hace 11 años y se ocupa de ayudar de diversas maneras a los niños de Argentina que estudian en escuelas rurales. El área primaria de esta fundación es el norte del país donde la pobreza es mayor.

La experiencia adquirida a través  de estos años hace que su trabajo se torne muy efectivo, ya que no es simplemente enviar donaciones pues todas las escuelas no tienen las mismas necesidades.

Se debe ser bien específico a la hora de brindar la ayuda para poder obtener el resultado esperado. Esta tarea se basa en tres aspectos primarios, alimentación, educación y salud.

Por ejemplo en lugares que tienen agua contaminada donde jóvenes de 20 años prácticamente pierden sus dientes a corta edad, la prioridad es proveerlos de agua potable, para que desde chicos puedan criarse en mejores condiciones y puedan comer como cualquier niño sin preocuparse de poder masticar o no un alimento determinado.

Explicar todo lo que hace la fundación y como podemos ayudar no alcanzaría exponerlo aquí, pero les propongo que ingresen a www.sumandomanos.com y se informen de como cada uno de nosotros puede colaborar de la manera mas cómoda y efectiva.

Si compra algo a través de www.smile. amazon.com y elije patrocinar a Sumando Manos, cada compra que realicé estará donando dinero sin que a usted le cueste absolutamente nada.

Amazon se encarga de donar de su propia ganancia. Días después de esta reunión, se hizo viral una foto en la cual un niño, Efraín, recibía el diploma de egresado de una escuela rural.

Me puse en contacto con la fundación y le pregunté su sensación. Al respecto su presidente Guillermo Donaire no pudo ocultar su orgullo y emoción.

 “Efrain asiste a la escuela 239 en el paraje Pampa Chica   (en Pampa del Indio, Chaco).  Es una de las escuelas a las que ayudamos, mes a mes desde 2010, para que tengan alimentos, mejorar la nutrición y salud de los niños y que así puedan aprender y desarrollarse mejor” cuenta Guillermo, “Es una emoción inmensa ver a Efraín y sus compañeritos completar sus estudios primarios, especialmente cuando nos damos cuenta, que nosotros acompañamos todo este ciclo, tratando de asegurarles alimentación para que puedan tener un futuro mejor. Se me empaña la vista y me cuesta encontrar palabras para transmitir el sentimiento que me causa tomar conciencia del   impacto que esto significa para ellos”.

La historia de Efrain, publicada en los medios, representa la realidad de cientos de niños que en igual situación asisten a las escuelas rurales en Argentina y que a través de los años reciben la yuda de mucha gente, en este sentido, Ana Magrini, otra integrante de Sumando Manos, analizó el papel que desde su óptica deben asumir los medios de comunicación para que no sea solo un tema de rating o noticia pasajera.

”La mayoría de los medios de Buenos Aires, en sus primeras notas, fueron muy invasivos, entrevistaron a un chico que por cultura e idiosincrasia (Toba) es muy introvertido, y ni le preguntaron al maestro cuantos alumnos tiene la escuela -afirma Ana- , mucha gente desconcoe y no entiende la realidad de tantos ‘Efraines’ que hoy son noticia pero que en dos o tres semanas se convierten en una historia nuevamente olvidada”, Preocupada porque esta oportunidad no quede en el olvido, Ana remarca l protagonismo que tiene la alimentación en estas escuelas, “esta, donde Efraín terminó el primario tiene 150 chicos y es una de las mejorcitas a las que le enviamos alimentos todos los meses y periódicamente útiles, juguetes y otras donaciones, y descubrimos hace años que lo alimentos son la principal razón por la que los chicos van a la escuela. Para poder comer”.

Respecto a otro detalle que los medios hicieron hincapié y resulta a veces increíble, es la forma de llegar a esas escuelas, “Caminan entre 5 y 8 kms en caminos de tierra, piedra, y en otras provincias por cornisas de montaña”. explica Ana quien a su vez extiende el pedido a los lectores sobre las necesidades de estos chicos. “Que necesitan?, caminos, Infraestructura en las escuelas, agua potable, (tienen un pozo de agua que lo hicimos nosotros de Napa en el 2013 y este año le hicimos mantenimiento y refacciones), necesitan que la ayuda llegue en forma gradual y ordenada, para que puedan adoptarla y adminístrala en la escuela, una combi que pase a buscar todos los días a los chicos, no tienen teléfono ni Internet, y en muchos casos no tienen un servicio médico de rutina (dependen de organización sin fines de lucro que se acercan al lugar)   Lamentablemente, si bien hay generosidad, el primer paso es entender como y porque se necesita la ayuda, para luego comprender que se dona y como se hace llegar, para que toda esa generosidad no se convierte en una caridad mal entendida” concluye.

Tanto Ana como muchos de nosotros a veces sentimos que hay una verdadera dificultad en los medios para que la comunicación logre un resultado positivo y de crecimiento constante en el tiempo.

Escuchamos al nuevo presidente argentino anhelar e ir en camino a lograr la pobreza cero en nuestro país. No lo logrará en solitario.

Los medios, aquellos que nos involucramos, y los que no, debemos replantear nuestro papel en la reparación del tejido social y nuestra responsabilidad a la hora de elegir el contenido que vamos a brindar a los receptores.

Si dar buenas noticias parece no ser rentable, tendríamos que analizar estratégicamente si ayudar desde la comunicación para que cada vez la evolución y recuperación en el campo social, haga que el circulo se invierta y las buenas noticias terminen siendo el mejor negocio para todos. Como siempre digo, si la gente se dieran cuenta que ser buenos es un gran negocio, serían buenos….hasta por negocio.

Acerca de Oscar Posedente 2032 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*