El fiscal José Campagnoli pidió detener al jefe de la Policía de la Ciudad

Así lo afirmaron fuentes judiciales consultadas. Campagnoli no solo contaría con testimonios detallados que complican al comisario, también se habrían encontrado anotaciones en un cuaderno del prófugo comisario Villareal. El pedido fue hecho al juez de la causa el miércoles pasado: solo falta la firma del magistrado

La crisis institucional era aparentemente pasajera en los cálculos privados del Ministerio de Seguridad porteño conducido por Martín Ocampo.

El comisario José Pedro Potocar, jefe de la Policía de la Ciudad, había sido suspendido hasta nuevo aviso de cara a su involucramiento en la causa que lleva adelante el fiscal José Campagnoli, que investiga la recaudación corrupta a cargo de dos comisarías porteñas de un aceitado sistema de trapitos y protección a comercios y restaurantes en las zonas de Núñez y Saavedra.

Cerca de Ocampo y de Potocar hablaron durante el fin d e semana de una suspensión propuesta por los jefes políticos del comisario y aceptada de común acuerdo; que el jefe de la Policía de la Ciudad, con poco más de 140 días en el cargo, podría volver a su despacho en Parque Patricios cuando “todo se aclare”. La decisión fue anunciada por decreto y destacó el principio de inocencia para Potocar.

El expediente que investiga Campagnoli lleva la firma del juez Ricardo Luis Farías. Sin embargo, para Campagnoli y su equipo, las cosas no son tan simples. El miércoles pasado, Campagnoli pidió la detención del jefe de la Policía de la Ciudad al juez Farías, según aseguraron fuentes judiciales a Infobae. El arresto todavía no fue resuelto por el magistrado; solo falta su firma.

Campagnoli dice tener “pruebas suficientes” para pedir la detención de Potocar. El fiscal no solo contaría con “declaraciones muy precisas que lo complican” sino también con anotaciones en un cuaderno del principal prófugo de la causa, el comisario Norberto Villareal, ex titular de la dependencia número 35 sobre la calle Cuba en Núñez, buscado intensamente hace siete meses por la división Búsqueda de Prófugos de la PFA, ahora con apoyo del CUFRE, el Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos. El cuaderno fue encontrado en el primer allanamiento a la comisaría 35°.

Potocar está en la mira de Campagnoli por el delito de asociación ilícita, la carátula aplicada hasta el momento. El eje de la acusación es, precisamente, su presunto vínculo con Villareal que habría comenzado, al menos, desde enero de 2016 cuando Villareal asumió como cabeza de la 35°.

Potocar, en ese entonces, era el jefe de la Dirección General de Comisarías. “DGC” decía la anotación en el cuaderno encontrado en la comisaría 35° que lo compromete, algo que Campagnoli liga al jefe policial mismo. “Hay bastante, pero también hay que profundizar“, afirma a Infobae una voz de peso en la causa.

Los testimonios de supuestos arrepentidos son también otro eje de la acusación de Campagnoli contra Potocar. El subcomisario Marcelo Stefaneti afirmó que Potocar se habría llevado entre 35 mil y 40 mil pesos mensuales. Otro oficial también habría complicado al jefe de la Policía porteña.

El fiscal pidió asimismo un secreto de sumario sobre la causa al juez Farías dada la sensibilidad y el alto perfil de la acusación.

En privado, Potocar niega todo. El comisario se aprestaba a presentarse en el despacho del magistrado esta mañana para aclarar sus tantos, asesorado por el abogado policial Raúl Alcalde, algo que al final no hizo.

Pasado el mediodía, Potocar designó un nuevo defensor: el penalista Cristian Poletti. Poletti, tras consultar con el comisario, no planteará una exención de prisión ante el juez Farías. “Si lo detienen, será defendido”, asegura el abogado: “Mi cliente está a derecho desde el comienzo. Lo que nos interesa es defender su honorabilidad. Potocar es un policía probo”. Mañana por la mañana, Poletti presentará un escrito ante Farías aclarando la posición del comisario e insistirá con que su defendido declare. 

Las criticas de Poletti a la investigación son fuertes. “Hay una investigación que lleva casi 20 cuerpos y que arrancó mal. La vinculación a Potocar es imposible, netamente administrativa si lay. Solo hay una sigla de tres letras y detenidos que pueden decir cualquier cosa para beneficiarse con un fiscal. Sería bueno que investiguen el patrimonio de Potocar. Es un hombre austero que vive en un triplex. Lo que hay con respecto a él es cero”.

Del lado de Campagnoli se esperan novedades fuertes en las próximas 48 horas: cerca del fiscal estiman que Farías firmaría el pedido de arresto entre hoy y mañana. Por lo pronto, afirma el abogado Poletti, Potocar ya entregó su placa, arma reglamentaria y teléfono oficial al Ministerio de Seguridad.

La comisario inspectora Susana Aveni es otra de las implicadas en la trama. Designada al área de Narcocriminalidad de la Policía de la Ciudad, Aveni había sido titular de la Comisaría 47°. Campagnoli pidió su arresto tras comprobar su rol en el esquema de coimas de Núñez y Saavedra como jefa de la Circunscripción VII que controla la zona. Hoy, según confirma el sitio Fiscales.gob.ar que depende de la Procuración, la Sala VII de la Cámara confirmó la prisión preventiva de Aveni al considerar que, en caso de otorgársele la libertad, la comisario inspectora podía eludir la Justicia o “entorpecer la investigación, procurando amedrentar testigos”.

GG

mm
Acerca de Semanario Argentino 3381 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*