8 claves para vivir Miami como un residente

No es lo mismo la experiencia del turista que la del que realmente conoce una ciudad. Qué hay que tener en cuenta para un viaje imperdible

Muchas veces uno quiere vivir unas vacaciones de “local” y no de “visitante”; sintiéndose integrado a la comunidad por el tiempo que dure el descanso. Soñar cómo sería vivir permanentemente allí donde eligió pasar unos días de ocio. El experimento es posible en cualquier lugar, naturalmente. Pero por las múltiples oportunidades que ofrece en este sentido, Miami es ideal. 10 claves para vivir allí como un local aunque sea por unos días:

Clave 1: quedarse. Si uno puede darse el lujo de no combinar el destino con ningún otro lado, mejor. Si se va dos o tres semanas por ejemplo, no hay que tentarse con ir a Orlando, al Golfo o a Key West restando, por ejemplo, una semana completa a la estadía.

Clave 2: no al hotel. Obviamente la primera opción vacacional para un turista clásico es el hotel. Hay infinidad de variantes en Miami para usar departamentos o bien condominios con servicios de hotel, en donde se combinan lo mejor de los dos mundos. Una de las mejores zonas para encontrar estas oportunidades es Sunny Isles, la comunidad que se desarrolló como municipalidad autónoma a partir de 1997 y que no ha dejado de crecer desde ese momento. Edificios con vista al mar con playa propia (no privada porque las playas son públicas en Dade) pero sí con servicios de reposeras, sombrillas y bar que hacen de cualquier vacación una delicia.

En ese sentido una de las propiedades que más ha desarrollado este concepto y que es muy concurrida por argentinos es el Marenas, al 18683 de Collins Av.

Allí hay departamentos completamente equipados para alojar cómodamente una familia entera o un grupo de amigos. Es la base para vivir como un local. Nada de frigobares y cafeteras. Aquí hay cocinas completas con heladeras, con cocinas como las de una casa y microondas. Todos los departamentos tienen vistas impresionantes de la playa y de la ciudad y las comodidades permiten manejarse como un residente local, cenando en una mesa y viendo luego tele en el living. Con garaje propio y un excelente servicio en la playa.

Clave 3: alquilar auto. Obviamente, hoy en día el alquiler de auto es una costumbre muy instalada en el turista argentino. Pero para aquellos que justamente deciden quedarse todo el tiempo en Miami puede surgir la tentación de ahorrar ese gasto y no alquilar. Error. El transporte público en Dade no es bueno y aunque puede tener el costado de integrar a la comunidad, incomoda en la estadía.

Clave 4: comprar en el supermercado. Si hay algo que mimetiza con los que viven allí es el supermercado. En el sur de la Florida la cadena Publix es muy popular y uno de sus establecimientos está justo enfrente del Marenas. Como el equipamiento del departamento es total, uno puede comprar como si estuviera en su ciudad: carnes, pollos, pizzas, frutas, las cosas del desayuno. Y para la playa al mediodía, ensaladas ya preparadas y decenas de diferentes sándwiches.

Clave 5: invitar amigos. Con la cantidad de argentinos que han mudado su vida a Miami es muy posible que haya algún amigo viviendo allí. Invitarlos a comer “a tu casa” y preparar una comida de buen anfitrión es una experiencia única.

Otra posibilidad para los más sociables es que se hagan “buenas migas” en la playa en donde hay decenas de argentinos, que eligen la ciudad y el Marenas para vacacionar. Si se entabla relación con alguno, es ideal planear una cena en el departamento en donde, por ejemplo, cada uno puede llevar algo, para pasar un buen rato y charlar, como si se estuviera en tu propio ámbito.

Clave 6: comer un asado. Los norteamericanos han desarrollado como nadie el concepto de los parques públicos con servicios. Allí se pueden hacer picnics o hasta asados porque la mayoría tiene parrillas de carbón para el típico barbecue. En Publix venden las bolsas de carbón, los platos y los vasos descartables, las hamburguesas (o una buena entraña), el pan y las ensaladas.

Clave 7: ir al cine. Apenas a un par de millas al oeste del Marenas por la conexión 856 que va desde Collins hasta Biscayne Boulevard, se encuentra el complejo del Aventura Mall, en donde funcionan los cines AMC 24 ofrece, si uno se maneja bien con el inglés, una noche espectacular para ver una película con la familia.

Clave 8: comprar en “plazas” interiores. Las compras no pueden estar ausentes, pero es recomendable no ir a los lugares obvios. Las tiendas de descuentos (Marshalls, Ross, Burlington, Nordstrom Rack, los hipermercados Walmart y Target, los lugares de electrónica Best Buy) tienen locaciones en las llamadas “plazas”, que son un concepto comercial que los norteamericanos desarrollaron para reunir un mismo lugar, generalmente, semicircular, una serie de negocios, con su propio estacionamiento, por supuesto.

Extra tip: Armar el bolso y recorrer algún destino cercano un par de días Lo ideal es la Costa del Golfo o algún cayo cercano. Ni Orlando ni Key West. Eso mejor dejarlo para otra ocasión. Ft Myers Beach, Naples o Captiva en el Golfo e Islamorada en los cayos, están a no más de una hora y media de Miami. Se puede conseguir un bed & breakfast conveniente, reservar un par de noches por Booking.com y dejar todo el departamento armado en Marenas como si se viviera allí.

GG

Acerca de Oscar Posedente 112 Articles

Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*