La extorsión gremial

La Argentina es un país a veces inexplicable, otras absurdo, y las más inviable.
Esta semana los gremios de Aerolineas Argentinas, dirigidos por personajes siniestros del poder sindical, de dudosísima representatividad, tomaron nuevamente de rehenes a los clientes de la Compania, a sus directivos, a la mayoría de sus buenos empleados y tambien al pueblo argentino. Aerolineas tiene usos y costumbres absolutamente perimidos en una industria altamente competitiva, basta como ejemplo que al asumir este gobierno, tenia un 60% mas de empleados por pasajeros comparado con LATAM o Avianca.
Toda compania que tiene deficit tiene que trabajar sobre dos lineas de la ecuación económica, los ingresos y los gastos. Las lineas tienen que crecer a ritmos diferentes, si se quiere superar un deficit como el de Aerolineas, y este gobierno ha hecho muchísimo para reducir ese deficit, pero sigue siendo rehén de los mafiosos.

Aerolineas ha aumentado el trafico de pasajeros, logrando records. Tambien mejoro sus indices de puntualidad, eficiencia, etc pero dista de ser competitiva en los mercados más atractivos que son los pasajeros de negocios. Basta observar que un vuelo de American Airlines de Miami a Buenos Aires, tiene tarifas superiores a los tres mil o cuatro mil dólares en business mientras que Aerolineas generalmente esta alrededor de dos mil quinientos. Hay que sumar la competitividad de los mayores participantes en el mercado, como Avianca y LATAM que son extremadamente agresivos en precios y calidad. Las huelgas sorpresivas, como dije antes, son verdaderos delitos de secuestro y extorsión, y espantan al pasajero.

Quien puede animarse a enviar carga, o viajar con necesidad de estar en destino si esta sujeto a la decision sindical de un grupo de quasi delincuentes, eso si todos con mucho dinero publico en sus bolsillos, como la mayoría del sindicalismo argentino, mintiendo en su objetivo de defender a los trabajadores, cuando en realidad lo que hacen es precisamente lo contrario. Una huelga sorpresiva, causa mayores perdidas, desanima la venta de pasajes, y definitivamente expulsa el mercado del viajero de negocios o de carga. Salió publicada la lista de cambios en los usos y costumbres, que el gobierno esta negociando:
1.Venta de los asientos de “area de descanso” en la clase business que disponen los pilotos en los vuelos.
2. Menos personas para cargar combustible. Hoy tiene que ir un mecánico de Aerolineas que va en un auto con chofer, el encuentro de un empleado de la petrolera para realizar el procedimiento.

3. Cambiar la estadía para pilotos y tripulantes de tres noches que es muy superior a cualquier otra aerolínea competitiva.
4. Reducir los días de licencia de cumpleaños de dos a uno.
5. Centralizar el despacho de documentación de los vuelos.
Me imagino que esto es absolutamente lo mas simple.. porque me pregunto que otras cosas tienen estos gremios, y seguramente da para llenar un “cuaderno de privilegios”. Estos paros sorpresivos son inmorales, inclusive si hubiera alguna sensibilidad social de los gremios, deberían renunciar a muchos beneficios para ayudar a resolver el gran problema económico y social que tiene el Estado Argentino. Cuando hacen una huelga, solo agravan el problema, quitan posibilidades de crecimiento, destruyen el prestigio, y causan indirectamente graves daños económicos y mas, a los pasajeros víctimas de estos exageros.
Creo que llego el momento de decir BASTA.

La Argentina no puede ser rehén de delincuentes que diciendo defender los derechos de los trabajadores, hunden al país y a los propios trabajadores, con sus actitudes. La clase política no puede ser complice. Es hora de pasar medidas de emergencia que suspendan esta clase de actividad, que terminen con el sindicalismo mafioso, que limiten los gremios que actúan por empresa, y que asi comencemos a transitar un terreno de trabajo, solidaridad, y crecimiento como quiere el Gobierno Nacional. Cada peso que pierde el gobierno con estos actos, lo pierde el Pais, es más de un peso de impuestos que hay que agregar para compensar los daños.
Estos delincuentes, antipatrias, abusadores del poder, son delincuentes disfrazados. Alguno de ellos tienen causas penales, como el caso de Ricardo Cirielli quien esta acusado de pago de coimas, y fue el segundo hombre en la Secretaria de Transporte con Ricardo Jaime. Basta con eso para percibir de quienes estamos hablando.

El derecho de huelga no es el derecho al secuestro. Tengamos eso en claro. Queremos seguir sintiendo que cuando pisamos el avión de Aerolineas entramos en nuestro país, nos sentimos en casa, pero una casa limpia, que la mayoría de los empleados de Aerolineas quieren y sienten asi, y que una minoría se empeña en destruir.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*