La identidad del «farmacéutico» que estafó millonariamente a Ciudad y Provincia

Damián Nevi que ofició de intermediario para la venta de 5 millones de barbijos que nunca fueron entregados al Ministerio de Salud porteño y de los respiradores en Provincia.

Su nombre es Damián Andrés Nevi, titular de la compañía Medinsumo, en el mes de Mayo, fue detenido e indagado en la causa en la que se investiga la venta de barbijos quirúrgicos para el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por los que recibió por adelantado $60,5 millones y nunca entregó al Ministerio de Salud Porteño.

La jueza criminal y correccional Paula González había ordenado la detención en su casa del partido de Merlo, luego de una serie de escuchas telefónicas ordenadas en el marco de la causa, en la que se investigó la actuación de Nevi como intermediario con la empresa E-ZAY, en una operación en la que nunca entregó los barbijos.

Una vez que el «farmacéutico» no cumplió con la entrega, fue la propia empresa la que lo denunció ante la justicia por estafa. Según lo que se sabe el gobierno porteño había pagado por adelantado el 50% del contrato, lo que significó unos $60,5 millones. Por su parte, la Ciudad también denunció a Nevi por estafa ante el fiscal porteño Maximiliano Vence.

Nevi aportó datos sobre la transacción, y de e acuerdo a su relato, la Ciudad terminó pagando los tapabocas un 120% más caro. El empresario sostuvo que E-ZAY vendió cada barbijo a la cartera porteña de Salud a $68, pero Nevi declaró que recibía apenas $30 por unidad.

Respecto a la operatoria, en el marco de la emergencia sanitaria, el 30 de marzo último, el Ministerio de Salud porteño adjudicó una contratación directa a la compañía E-ZAY para la adquisición de 5 millones de barbijos quirúrgicos. Al parecer el importe total de la operación ascendía a $340.000.000, y para concretar la compra, el 2 de abril, la Ciudad transfirió $162.350.000 como anticipo de pago a E-ZAY.

Damián Nevi de 39 años tiene el récord de haber trabajado en una docena de farmacias en menos de seis años. En todos lados se presentaba como farmacéutico, aunque hasta ahora no pudo acreditar ese título ante la Justicia. También se hizo pasar como inspector de la ANMAT y hasta habría falsificado un sello de ese organismo para poder operar. Arriesgado como pocos para los negocios, compró una droguería en quiebra y la utilizó para hacer negocios en plena pandemia del Covid-19. En poco tiempo logró estafar, de manera indirecta, a dos gobiernos: a la Ciudad de Buenos Aires con los barbijos y a la Provincia con los respiradores. En uno solo día se llevó casi $130 millones. 

En la indagatoria, Nevi dijo que el negocio de los barbijos se había frustrado “por el aumento del precio a nivel mundial”. Y que tuvo la intención de devolver el dinero que le había adelantado la empresa E-ZAY, un total de $60.500.000, pero “quedó retenido en el banco por falta de documentación”. En ese caso, la totalidad del dinero fue congelado y se pudo devolver a la Ciudad. Sin embargo, sin embargo la Justicia porteña no llegó a a tiempo para recuperar otros $110 millones que le había pagado el Gobierno porteño a la empresa E-ZAY.

Otra es la historia de la operación de los respiradores que comenzó el 2 de abril con una contratación directa del gobierno de Axel Kicillof a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La contratación benefició a Aeromedical, que cobró por $124 millones. Con ese dinero, le pagó a Nevi un adelanto de casi $70 millones.

Los respiradores nunca aparecieron. En realidad, el comerciante intentó entregar 90 equipos de otra marca que no cumplían la misma función. Esos respiradores ahora están en poder de la Justicia.

Hoy Nevi pasa sus días en la cárcel.

mm
Acerca de Semanario Argentino 11468 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach