Cuba: Nueva maquinaria de control oficial contra el avance de las redes sociales

Tras las protestas del 11 de Julio, la Revolución impuso un nuevo régimen de restricciones para el manejo de las nuevas tecnologías. En tanto, se generó una nueva movilización contra el Gobierno. Las nuevas tecnologías jaquean al gobierno cubano

Cuba: Nueva maquinaria de control de la comunicación no es algo nuevo en el país La censura tampoco. Carmen Daysi Rodríguez era una de las caras más populares de la televisión cubana a mediados de los años ‘90. Con mucha simpatía conducía el programa infantil “Dando Vueltas” y participaba en el show ¿Jura decir la verdad?. Ella sabía bien cuáles eran los límites que no podía traspasar. “Siempre hay palabras vetadas, que no se pueden decir. En aquel entonces eran verde, barba, caballo…”, enumera la actriz nacida en La Habana y radicada desde hace más de 20 años en Miami.

Estas palabras, a simple vista, parecían no tener ningún significado especial que pusieran entonces en riesgo a la Revolución cubana. Sin embargo, para los censores, el color “verde” podía interpretarse como una alusión al dólar estadounidense, aunque su libre circulación ya se había legalizado en la isla en 1993.

“El Barba” y “El Caballo” eran dos de los apodos más utilizados por el pueblo cubano para referirse, sin nombrarlo, a Fidel Castro, en especial cuando se lanzaban opiniones desfavorables al gobernante y la televisión no podía hacer ese tipo de alusiones.

Cuba: Nueva maquinaria de control oficial contra el avance de las redes sociales

Pero había más palabras vetadas. Bicicleta era una de ellas porque los cubanos se desplazaban por todos lados en dos ruedas porque casi no había transporte público ante la escasez de combustible que siguió al colapso de la URSS y su sola mención podía poner de mal humor a los televidentes.

Balsa era otra. Todos los días decenas de “balseros” se lanzaban al mar en precarias embarcaciones para llegar a la Florida. Esa palabra no podía estar en boca de nadie. “Teníamos seguridad en el estudio y los guiones eran revisados totalmente”, recuerda la actriz.

Pero las cosas cambiaron y ya no es tan simple controlar la información con las nuevas tecnologías y la irrupción de las redes sociales. Las protestas del 11 de Julio dejaron en claro que Facebook, WhatsApp y simples mensajes de texto pueden sortear cualquier control oficial, salvo que se silencie, como ocurrió, a todo el ciberespacio.

Por ello, las autoridades idearon una nueva forma de restringir el flujo de información en las redes y combatir, según afirman, las “fake news”, en resumen lo que en el léxico de la Revolución cubana se denomina “propaganda enemiga”. Así nació el decreto ley 35, que incluye una serie de regulaciones que tipifican por primera vez lo que consideran delitos cibernéticos sujetos a una acción penal.

En ese marco, consideran como “incidentes de ciberseguridad” a una amplia gama de situaciones sujetas a interpretación oficial, que van desde ataques informáticos hasta la posibilidad de usar las redes sociales para convocar protestas o pedir o incitar a un cambio de sistema.

Mujeres que enfrentaron la represión en Formosa: “A partir de hoy, acá hay una revolución”

 “Nuestro Decreto Ley 35 va contra la desinformación y la cibermentira”, escribió en Twitter el presidente Miguel Díaz-Canel. La nueva norma considera de una peligrosidad “muy alta” la “subversión social”, definida como “pretender alterar el orden público y promover la indisciplina social”, el ciberterrorismo entendido como acciones para “subvertir el orden constitucional” o “la ciberguerra”, en especial la desatada desde Estados Unidos.

Pero además se anunció la creación del Instituto de Información y Comunicación Social que tendrá la misión de conducir y controlar la política oficial en la materia, en reemplazo del histórico Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

El dramaturgo Yunior García Aguilera, uno de los intelectuales cubanos detenidos durante las protestas del 11 de Julio en La Habana, dijo que con estas medidas las autoridades “intentan blindarse”.

“El gobierno está intentando blindarse contra un espacio que han perdido. Hasta ahora usaban el argumento de que contaban con la mayoría del pueblo, pero el surgimiento de las redes demostró que esto no es así. Ese espacio que se abrió de libertad de expresión sirvió para desmontar el mito de la unanimidad del liderazgo del Partido Comunista”, afirmó y añadió: “Ellos intentaron crear perfiles anónimos en las redes con la misión de generar contenidos favorables al régimen y atacar a las voces disidentes. Y ante la amplia respuesta de usuarios reales de impulsar una necesidad de cambio, el gobierno no vio otra salida que blindarse totalmente”.

Para García Aguilera, “este paquete de medidas es para defender lo que ellos llaman Revolución, que se convirtió en un poder conservador absolutamente incapaz de compartir con nadie que se aparte un kilómetro del pensamiento oficial”.

El dramaturgo cubano, fundador de Trebol Teatro, acaba de crear una página de Facebook bautizada “Archipiélago” que cuenta ya con más de 17.000 miembros y busca generar debates sobre la situación en la isla.

Entre las discusiones generadas está la de impulsar un plebiscito sobre “continuidad o cambio” o convocar a una nueva protesta como la que sacudió la isla el pasado11 de Julio (TN)

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 9488 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach