Salum Ageze Kashafali, el campeón paralímpico más rápido de la historia: “Vengo de mendigar en la calle”

Salum Ageze Kashafali corrió los 100 metros en 10:43 segundos y estableció una marca asombrosa. Tanto como el hilo que lo trajo hasta acá: huyó de la guerra del Congo y fue refugiado en Noruega, donde no tuvo para comer.

Salum Ageze Kashafali el campeón. Las medallas de oro fueron lo último en la mente del velocista Salum Ageze Kashafali, dueño del oro en los 100 metros de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 con un tiempo de 10:43 segundos que lo convirtió en el más rápido de la historia de este evento. No pensé en nada de eso sino en su historia que comenzó en la República Democrática del Congo devastada por la guerra civil. “Hubo momentos en los que simplemente estábamos luchando por mantenernos con vida”, contó el noruego.

 “Hubo una noche en que mi familia dormía. De repente nos despertamos y hubo incendios por todo el lugar después de que estallaron algunas bombas. Lo primero que vimos después de que salimos por la puerta fue gente tendida en el suelo. Solo estás esperando morir “, agregó el atleta de 27 años.

Kashafali y su familia finalmente escaparon de la guerra y pasaron meses en campos de refugiados antes de establecerse a miles de kilómetros en Bergen, Noruega.

Salum Ageze Kashafali, el campeón paralímpico más rápido de la historia: “Vengo de mendigar en la calle”

“Mudarse a Noruega fue como ganar la lotería”, dijo. “Era una oportunidad entre un millón, pasar de mendigar comida a tener un techo. Eso es más grande que cualquier cosa que puedas imaginar”. Aún así, Kashafali tuvo que adaptarse a su nuevo entorno y al mismo tiempo fue diagnosticado con la enfermedad de Stargardt, que provoca una pérdida de la visión central.

 “No fui a la escuela hasta que tuve algo así como 13 años”, comentó Kashafali. “No sabía leer, ni siquiera podía escribir mi nombre. No fue fácil, pero tienes que hacerlo. Lenta y seguramente recoges las cosas “.Actualmente, Salum trabaja en una escuela, enseñando matemáticas.  “Siempre les dije a mi padre ya mi madre que si alguna vez tenía la oportunidad de ir a la escuela, entonces quería ser maestro. Me encanta enseñar”, dijo.

Fútbol para ciegos: De vender golosinas en el colectivo a ser “el Messi” de los Murciélagos

Mientras tanto, sobre su presencia en los Juegos Paralímpicos, expresó: “Estar aquí ahora en Tokio es el sueño de todo atleta”. Su declaración, anterior a su histórico triunfo en el T12 100 metros masculino, con lo que hoy, ya convertido en el hombre más rápido en la historia paralímpico, toma una relevancia aún mayor.

Salum Kashafali comenzó a practicar atletismo a los 17 años en Noruega. Su deporte era el fútbol, hasta que la enfermedad cambió su camino en la vida. “Llegué al punto en que no podía ver nada. Así que probé la pista y gané mi primera carrera”. El noruego obtuvo medalla de oro en el T12 100m en el Campeonato Mundial de 2019 en Dubai, Emiratos Árabes Unidos y hoy es el gran campeón en Tokio 2020.

El atleta, protagonista de la cita olímpica, tiene un lema: “Todo es posible. No importa si no puedes ver o no puedes caminar, siempre puedes hacer algo. Levántate y entrena y haz lo suficiente para tener éxito”.

Nacido en el Congo, él y su familia se mudaron a Noruega cuando tenía 11 años para escapar de una guerra civil. “Fue muy difícil porque solo hablaba swahili y francés. Fue muy difícil adaptarme, pero al final lo superé con la ayuda de los amigos que me rodeaban. Venir a Noruega me salvó la vida. Mi infancia no se trataba de correr o jugar fútbol, se trataba de encontrar comida y sobrevivir, así que llegar aquí fue como ganar la lotería y convertirme en multimillonario. Nunca en mis sueños más locos podría haber imaginado que tendría un techo sobre mi cabeza y comida en la mesa todos los días. Fue como un sueño“.

Salum Kashafali trabaja como profesor de matemáticas en una escuela secundaria en Bergen, Noruega.(TN)

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 9830 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach