«La guerra de los mundos», la mentira mejor contada por Orson Wells

En 1938, Orson Welles sorprendió con una emisión radial llena de caos, muerte, destrucción y extraterrestres. Transcurridos 83 años, la historia de «La guerra de los mundos» quedó reducida a un simple análisis, lo que no desmerece el efecto que comenzaba a producir la radio en aquellas épocas.

Señoras y señores, interrumpimos el programa de música bailable para transmitirles un boletín especial del noticiero de Radio Intercontinental. A las ocho menos veinte de la noche, el profesor Farrel del observatorio de Mount Jennings, Chicago, Illinois, observó varias explosiones de gas incandescente, que tuvieron lugar a intervalos regulares en el planeta Marte”.

De esta manera, el 30 de octubre de 1938, en la víspera de Halloween, comenzó a difundirse el terror. El estudio uno de la radio Columbia Broadcasting, en Nueva York, se convirtió en el escenario donde Orson Welles iba a interpretar, acompañado de la compañía teatral Mercury que él mismo dirigía, la novela del escritor británico H.G. Wells, “La guerra de los mundos”. Welles dejó los 59 minutos de radio más famosos de la historia. En un contexto marcado por la Gran Depresión, el locutor norteamericano pensó que tal adaptación contada en forma de noticiario de última hora calaría en el seno de la audiencia, ¿cosa que ocurrió realmente?

Se estima que cerca de 12 millones de personas escucharon la transmisión y otras tantas cayeron presa del pánico abandonando sus casas y colapsando carreteras, estaciones o comisarías de policía. Los teléfonos de emergencia echaron humo durante varias horas recibiendo multitud de mensajes que decían haber visto a los extraterrestres. El polémico acontecimiento, que terminaba con la muerte del propio Orson Welles a causa de los gases que emanaban los invasores, pudo ser el fin de su fulgurante carrera, pero visto en perspectiva, aquello, en realidad, no fue más que el inicio de su leyenda.

El mito

En un artículo escrito para el diario británico “The Telegraph” en 2016, Martin Chilton contribuyó a destruir, punto por punto, toda la esencia de lo que había significado la emisión radial para la época y para la actualidad.

No entren en pánico

Según el mito popular, miles de neoyorquinos huyeron de sus hogares presas del pánico, con enjambres de ciudadanos aterrorizados llenando las calles de diferentes ciudades estadounidenses para vislumbrar una “batalla espacial real”. En la transmisión de Orson Welles, parte del engaño involucraba a la ciudad de Grovers Mill, cerca de Princeton en Nueva Jersey, siendo tomado por extraterrestres.

Welles y el guionista Howard E Koch (quien luego coescribió la película Casablanca) aumentaron hábilmente la tensión con informes de radio falsos de la infantería y la fuerza aérea de EE. UU. El verdadero alcance del pánico parece haber sido que un pequeño grupo de lugareños de Grovers Mill, creyendo que la torre de agua de la ciudad se había convertido en una «máquina de guerra gigante marciana», dispararon armas llenas de perdigones en un ataque contra la torre de agua.

¿Qué pasó con las personas que saltaron de los edificios y que reportaron problemas de salud?

Inmediatamente después de la transmisión, los analistas de la Oficina de Investigación de Radio de Princeton, que trabajaban bajo la dirección del profesor Hadley Cantril, intentaron verificar un rumor de que varias personas habían sido tratadas por shock en el Hospital St. Michael en Newark, Nueva Jersey después del programa. 

Se descubrió que el rumor era falso. Además, cuando encuestaron seis hospitales de la ciudad de Nueva York en diciembre de 1938, encontraron que “ninguno de ellos tenía ningún registro de ningún caso presentado específicamente a causa de la transmisión”. Una afirmación del Washington Post de que un hombre murió de un ataque cardíaco provocado por escuchar el programa nunca fue verificada.

¿Cuánta gente escuchó el programa?

En la noche del 30 de octubre de 1938, la mayoría de las personas que sintonizaban la radio estaban escuchando el muy popular “La hora de Chase y Sanborn”, un programa de variedades de comedia presentado por el ventrílocuo Edgar Bergin, que se emitía al mismo tiempo que “La guerra de los mundos” en la estación de radio de la competencia, NBC. La empresa de encuestas de calificaciones de radio CE Hopper Company estaba, casualmente, realizando una encuesta telefónica esa noche en aproximadamente cinco mil hogares. Preguntaron: «¿Qué programa está escuchando?» Solo el dos por ciento de las personas dijeron que estaban escuchando “La guerra de los mundos”. Además, varias estaciones de radio afiliadas a CBS (incluida la WEEI de Boston) decidieron transmitir programas comerciales locales en lugar del programa de Welles, lo que redujo aún más su audiencia.

La Radio en Argentina cumple 100 años !

¿Cómo se advirtió a los oyentes?

Para mitigar cualquier posible secuela del engaño, CBS obligó a Orson Welles a realizar advertencias de que era un programa de ficción al comienzo del show y nuevamente a los 40 y 55 minutos de la transmisión.

Los diarios aprovecharon la situación y atacaron a la radio

Los periódicos tenían una agenda clara. Se utilizó un editorial del New York Times, titulado “Atemorizados por la radio”, para censurar el medio relativamente nuevo de la radio, que se estaba convirtiendo en un serio competidor en el suministro de noticias y publicidad.

«La radio es nueva, pero tiene responsabilidades de adultos. No se ha dominado a sí misma ni al material que utiliza», dijo el comentario del líder editorial el 1 de noviembre de 1938. En un excelente artículo de la revista Slate en 2013, Jefferson Pooley (profesor asociado de medios y comunicación en Muhlenberg College) y Michael J. Socolow (profesor asociado de comunicación y periodismo en la Universidad de Maine) escribieron: «¿Cómo comenzó la historia de los oyentes aterrorizados? Culpa a los periódicos estadounidenses.

La radio había desviado los ingresos publicitarios de los medios impresos durante la Depresión, dañando gravemente la industria de los periódicos. De modo que estos aprovecharon la oportunidad que presentaba el programa de Welles, tal vez para desacreditar a la radio como fuente de noticias».

Escrito por Patricio Naranjo

mm
Acerca de Semanario Argentino 9828 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach