Daniel Hadad. ‘Maestro’, bienvenido a Miami

“Maestro”, es la palabra que utiliza muchas veces para relacionarse con las personas, el periodista devenido en empresario, que luego de obtener la residencia (Green Card) en Estados Unidos, muda sus estrategias a la ciudad más elegida por los argentinos. Del barrio de La Paternal a la “Capital del Sol”. El nuevo vecino de Miami.

por Diego Suárez Mazzea

Cuando desde la dirección del Semanario me piden hacer la nota de tapa, acerca de quién debería escribir y el motivo, tuve varias sensaciones. Primero, tener conciencia de esta gran oportunidad periodística, luego el hermoso juego de viajar en el tiempo, y así recordar mi experiencia personal con quien fue creciendo, más que con el oficio que lo hacía popular, con su habilidad para llegar a ser uno de los empresarios de medios más importante de latinoamérica, y lo más importante, remarcar a través de la nota, lo que significa profesionalmente la llegada de Daniel Hadad luego de haber obtenido, la tan ansiada por muchos, Green Card. (Residencia en USA).

Viendo a su River en Miami – Foto: Luis Fernández @luisfernandezfoto

En 2001, la última ola fuerte de inmigrantes argentinos, superó a la de 40 años atrás, pero como se vislumbra el futuro en la región y el crecimiento de populismo clientelista de los gobiernos, se ve a las claras, que estos últimos 5 años (pandemia incluída) parecen dar batalla firmemente y ganarle a ambas olas migratorias.

Es diferente venir como un empresario que llega a la tierra de las oportunidades para abrir un restaurante, un pequeño estudio contable, una empresa de refacciones, ejercer el oficio de Realtor (agente inmobiliario), o simplemente venir, por un empleo que devuelva la dignidad, que venir -como en el caso de Hadad- a, expander in situ su prestigioso medio, en el preciso momento en que la industria de la comunicación multimedia tradicional, atraviesa un futuro sumamente incierto y competitivamente turbio.

DE PERIODISTA A EMPRESARIO

Daniel Hadad, a quien, aquellos que lo conocemos por compartir situaciones, sabemos que sacó un notable rédito por su inteligencia, conocimiento y dedicación total al permanente desarrollo de la comunicación y la noticia. Siempre fue un visionario, que profesionalmente, se lo puede definir con dos virtudes:
Elige bien sus equipos y sabe cómo neutralizar a quienes están en la vereda de enfrente.

El nuevo vecino de Miami, y ahora residente formal de los Estados Unidos, está muy lejos de quien en sus comienzos (década de los 90), usaba bigotes oscuros y conducía un programa con Marcelo Longobardi.
El empresario le comenzaba a ganar la pulseada al periodista y afirmaría, sin temor a equivocarme, que a esa altura Hadad planeaba su futuro, no precisamente en el marco de extender en el tiempo una dupla periodística.

Tampoco el éxito en America TV (DH Después de Hora), junto a Antonio Laje, Eduardo Feinman, Lito Pintos y la recordada Maria Muñoz, pesó de manera que él evaluara hacer crecer su papel de conductor de Televisión.

En DH, los dibujos sobre la mesa de políticos (Duhalde, Aldo Rico, el presidente De La Rua entre otros) estaban muy bien guionados. Su tono burlón, sumado a una de las virtudes que destaqué al inicio de esta nota, lo llevó a un juego periodístico que, a menos de un año lo habilitó para adquirir Telearte S.A. conocido como Canal 9 de Alejandro Romay.

Ahí se despertaba en Hadad, el empresario de medios que con Radio 10 ya empezaba a hacerse escuchar entre quienes luego aportarían voluntades para lograr sus objetivos.

Mucho se habló de “la 10” A.H. (antes de Hadad) en la década del 2000, una frecuencia importante pero sin audiencia y poco reconocida por los oyentes, pero cuando cae en manos de él, ya empresario, todo cambió.
Figuras como El Negro Oro, Baby Etchecopar, Rial, Laje y Feiman entre otras, apoyados en una situación de país muy dividida, cultivaron el terreno ideal para que Hadad logre imponer un estilo periodístico exitoso. Una manera de hacer radio.

Transmitir desde un estudio a la vista de la gente, una estrategia que sumaba a los taxistas, (que en su mayoría la tenían sintonizada) y su servicio informativo la colocó primera rápidamente, logrando aniquilar los comentarios de quienes estaban en la vereda de enfrente acerca de cómo obtuvo la emisora.
En síntesis, para el inconsciente colectivo, esto último quedó en el olvido, para Hadad, en preferir no hablar de ciertas cosas.

El nuevo vecino de Miami, seguramente, cuando salía de su casa en el Barrio de la Paternal y caminaba por el pasillo hacia la vereda que lo conectaba con el afuera, tal vez nunca pensó en todo lo que iba a ir logrando hasta el presente.
Hagamos una lista:
Programas exitosos.
Tener una radio y con ella otras emisoras de AM y FM.
Un canal de aire. Una señal de noticias (C5N), primera en audiencia y única en tener un helicóptero al estilo de las señales de Estados Unidos.
Y por supuesto su mayor éxito a nivel mundial. El portal de noticias INFOBAE.

Hadad es uno de los tantos «hacedores», que Argentina luce y exporta día a día, y los que hacemos, (permítame incluirme) sabemos de éxitos y fracasos, aciertos y errores, y en el paso por nuestras vidas hay situaciones que queremos recordar por siempre, y otras que haríamos lo que sea, para que otros borren de su memoria, sobre todo cuando se está en un nivel de exposición tan alto como es su caso.
Este nivel de volatilidad empresarial lo llevó a sufrir un Infarto en 2019 que, felizmente pudo superar.

UNA EPOCA PARA EL OLVIDO

Hadad no fue ajeno al famoso caso que revolucionó la justicia y los medios en la década de los 90, «el Caso Coppola».
Ricos y famosos, conductores y periodistas transpiraban diariamente para no ser nombrados en la escena televisiva o en la judicial de algo que se transformó en una novela con un reparto muy amplio.
Una ficción que el recordado Mauro Viale supo manejar con oficio, en canal 7 y luego en AMERICA, logrando generar picos de 20 puntos de rating a la una de la tarde.

Este no sería un detalle menor para Hadad que también quedó envuelto en alguna de las escuchas judiciales que la producción obtenía como pan caliente todos los días.

Así como otros actores involuntarios, luego declarados inocentes, vivieron este show mediatico/judicial, Hadad también lo sufrió, ya que exponer a un empresario y periodista intachable, en un caso en el que la prostitución, la droga, y menores eran el tema central de los mediodías no le causa gracia a nadie.

En resumen, mucho daño a la imagen de personas para que todo quede en la nada. Coppola preso, desfiles de abogados, fiscales y jueces cholulos, acusaciones mentirosas por un lado, pero por el otro, las escuchas, las chicas, la droga y el Cielo eran reales. Consecuentemente todos los que de alguna manera fueron salpicados inocentemente, o no, pero fueron protagonistas de esa situación, saben que aunque pasen los años, ese momento representa un costo para sus vidas personales.

Por tales motivos, tomaron relevancia en el último año, los pedidos de “derecho al olvido” y la eliminación a referencias en Google de participantes del caso.

MI EXPERIENCIA PERSONAL

En 2000 tuve mis primeros pasos en la tarea de investigación en programas de TV, la poca transparencia en APTRA y la muerte de Rodrigo, fueron algunos de los informes que se hicieron populares.
Una tarde saliendo del programa MOVETE de Carmen Barbieri y Marcelo Polino sonó mi celular y del otro lado, Jose Luis Pagano, mano derecha de Hadad, invitándome a una reunión con Daniel a quien yo sólo conocía de nombre.

Llegué a Radio10, Eleonora, su cuñada me recibe muy bien, me acompaña al tercer piso y a los pocos segundos escucho el latiguillo que da título a la nota. “MAESTRO, por favor vení …”. Era Daniel Hadad desde su escritorio. Solo escuché su voz. Y luego la reunión.

Yo tenía 24 años y fue un gran privilegio que él notara en mí, la capacidad y la valentía de investigar sin amedrentarme la importancia de los protagonistas.
La propuesta era comenzar el regreso a la TV de Mauro Viale por América haciendo “Impacto a las 12” con Claudio Zin, Cherasni, Lito Pintos, Marina Calabró, y yo, el sugerido por Hadad. Siempre me sorprendió que me haya elegido para estar entre tantas figuras.
A veces es mejor no preguntar por que suceden las cosas.

Su confianza en mí, me permitió conocer a otro Daniel, el estratega, calculador, menos público y más humano, tan vulnerable como cada uno de nosotros, con los miedos que la tele no muestra y que en las reuniones con colegas, empresarios y políticos no conviene develar.

Vivir en Miami, no es lo mismo que pasear como turista todos los años, por lo tanto aún es una incógnita el nuevo, si lo hay, plan de negocios de su empresa.
Lo que sí, podemos asegurar, es que como hace años, siempre va por más proyectos. Habrá que estar atentos a las noticias, que tal vez, él mismo nos contará en exclusiva, en el momento justo y necesario.
La vida da vueltas, y hoy, soy yo, quien a través de Semanario Argentino, me toca decirle, “MAESTRO, bienvenido a Miami ..”

mm
Acerca de Semanario Argentino 11148 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach