A Vladimir Putin le quedarían entre dos y tres años de vida

Lo aseguró una fuente del espionaje ruso y lo publicaron medios británicos. El premier ruso tendría cáncer, mal de Parkinson y problemas de visión. Crece el descontento en el Kremlin.

Una fuente del espionaje ruso aseguró que al presidente ruso le quedarían pocos años de vida. Las versiones en torno a la salud de Vladimir Putin crecen cada vez con mayor fuerza desde el inicio de la invasión a Ucrania. Ahora una fuente de los servicios de inteligencia ruso (FSB), citada por el diario británico Daily Mirror, aseguró que al líder del Kremlin le quedan como máximo tres años de vida.

“Tiene una forma grave de cáncer que progresa rápidamente”, dijo el funcionario del espionaje ruso heredero de la KGB soviética.

Según la fuente, Putin “no tiene más de dos o tres años de vida”. La nueva versión sobre la salud del presidente ruso se suma a informes que mencionaron una operación a la que habría sido sometido hace dos semanas para tratarlo de esta dolencia.

A Vladimir Putin le quedarían entre dos y tres años de vida

El presidente ruso no solo padecería una enfermedad terminal. También tiene problemas de visión, según la misma fuente. “Nos dicen que tiene dolores de cabeza y cuando aparece en la televisión necesita papeles con todo escrito en letras grandes para leer lo que va a decir. Son tan grandes (las letras) que cada página solo puede contener un par de oraciones. Su vista está empeorando seriamente”, afirmó. “No usará anteojos porque eso sería una señal de debilidad”, confió la fuente.

En las últimas semanas corrieron las versiones que Putin padece un principio de Parkinson. La fuente de la SFB, siempre citada por el periódico británico, lo confirmó: “Sus manos ahora también tiemblan incontrolablemente”, indicó.

Según el Mirror, el pronóstico sobre la salud de Putin fue recibido por el desertor del FSB Boris Karpichkov de parte de un antiguo colega del mundo del espionaje ruso.

La fuente también mencionó que Putin tiene repentinos cambios de humor. “Solía estar tranquilo con los subordinados, pero ahora tiene arrebatos de furia descontrolada. No confía en casi nadie”, indicó.

El Mirror también citó al ex agente de la inteligencia británica Christopher Steele. El ex espía dijo que Putin no puede celebrar reuniones sin descansos para llevar adelante su tratamiento. “Está constantemente acompañado por el lugar por un equipo de médicos”, afirmó.

Pero más allá de las crecientes versiones sobre el estado de salud del presidente ruso, fuentes cercanas al Kremlin dijeron al sitio ruso independiente Meduza que “casi nadie está contento con Putin” en las altas esferas de poder.

Por un lado, los “halcones” piden un mayor compromiso en la ofensiva militar en Ucrania quizás con una convocatoria masiva de reservistas. Por el otro, los empresarios están descontentos por el impacto que han tenido en la vida diaria las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea.

“Simplemente nadie pensó en la escalada (de las sanciones)”, dijeron a Meduza fuentes cercanas al gobierno y agregaron que nadie en el Kremlin calculó las consecuencias de que los países europeos impulsaran un boicot a las importaciones de petróleo y gas rusos.

Las fuentes dijeron que hablar sobre “el futuro después de Putin” es cada vez más común entre las élites de Rusia. “No es que quieran derrocar a Putin en este momento, o que estén tramando una conspiración, pero existe el entendimiento (o el deseo) de que tal vez no gobernará el estado en un futuro previsible”, explicaron.

Incluso, Meduza escribió que algunos funcionarios del Kremlin están discutiendo en voz baja sobre posibles sucesores. Sin embargo, el sitio de noticias que transmite desde Letonia aclaró que las fuentes reconocen que solo un problema de salud importante podría hacer que el presidente deje el cargo.(TN)

mm
Acerca de Semanario Argentino 11148 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach