Periodista argentino fue amenazado por terroristas de Hezbollah: “Vivo en una prisión domiciliaria”

George Chaya especializado en relaciones internacionales, pasó de tener una vida ordinaria a vivir encerrado y aislado de su familia. “No recibí en estos días ningún llamado de ninguna persona del Gobierno nacional”, dice.

Periodista argentino fue amenazado por terroristas. George Chaya vive hace 21 días aislado de su familia en un lugar que no puede dar a conocer. El 17 de Junio de 2022, el Ministerio de Seguridad de la Nación le comunicó que habían interceptado una amenaza contra él por parte de la organización terrorista Hezbollah. “Vivo en una prisión domiciliaria”, dice con cierta sorna del otro lado del teléfono.

Desde entonces, tiene contacto esporádico con sus seres queridos y solo salió de su refugio para ir al juzgado del doctor Ariel Lijo, que está llevando adelante su causa.

Con 62 años, Chaya, periodista especializado en relaciones internacionales, se convirtió en el blanco terrorista más insólito de la Argentina. “No tengo miedo, pero es una situación que hay que pasarla de la mejor manera posible”, asegura.

Periodista argentino fue amenazado por terroristas de Hezbollah: “Vivo en una prisión domiciliaria”

Respeto a que podía ser un posible blanco de Hezbollah, señaló “me anoticiaron el 17 de Junio. Recibí un llamado de la dependencia del Ministerio de Seguridad. Enviaron un vehículo, me trasladaron a una oficina de la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal. Me recibió un funcionario muy amable. Muy profesional. Me informó de una situación que, la verdad, no la esperaba. Me informó que era blanco de un ataque en la Ciudad de Buenos Aires de parte de la Organización Hezbollah. Surgió a partir de un cable que le comunican al Gobierno argentino, entiendo a las Agencias de Seguridad, de parte de una agencia de seguridad extranjera que tomó conocimiento a partir de una comunicación en lenguaje árabe donde aparecía mi nombre. También había un plan, una operación, atentar contra mi persona. Lo que circuló en redes no es más que una traducción al español del idioma en que se interceptó”.

Chaya  aclaró que nunca había tenido una amenaza de forma directa y detalló “Cuando me comunicaron en el Ministerio pregunté cómo seguía esto, y el funcionario me indicó que por indicación del ministro Aníbal Fernández habían hecho la denuncia en el Juzgado N°3 de Ariel Lijo. Y se implementó lo que estoy viviendo hoy, con custodia permanente. También para mi familia. No puedo circular por la calle, estoy bajo esos protocolos de seguridad. Mi familia está bien, yo estoy bien. Sólo me han desplazado para asistir al juzgado del Dr Lijo, hace unos días. Permitime agradecer al juzgado que está trabajando muy bien, también a mis abogados, el doctor Juan Félix Marteu. Están llevando adelante una tarea espléndida, con una recepción muy positiva, con un trabajo eximio del doctor Lijo. Se pidieron medidas de prueba. Sé que el Dr Lijo está trabajando de forma constante”.

Asimismo, el periodista aclaró que fue muy bien atendido por el funcionario de la Dirección Nacional de Inteligencia y que en los próximos días van a haber novedades en el plano nacional e internacional al tiempo que agradeció  a ADEPA y FOPEA “más allá de la amenaza a mi persona, que es grave y delicada, esto es un desagravio importante contra todos los que nos desarrollamos en los medios de comunicación. Es un avance violento, irracional. Cualquier periodista puede ser pasible de que le pase lo mismo que me ha ocurrido. Muchas personas de la política se comunicaron conmigo, pero ninguna del Gobierno nacional. Sí recibí mucha solidaridad y apoyo”.

Ante la inquietud de saber por qué cree Chaya que podría haber sido un blanco de una organización terrorista como Hezbollah narró, “el 17 de Junio, dos días después  que publiqué un artículo sobre el avión que llegó a la Argentina, chequeada con varias fuentes, me notificaron de la amenaza. Esa información respecto de las personas que venían a bordo del avión la escribí el 15 y se confirmó los días posteriores. Había recibido varias amenazas por WhatsApp o correos que nunca denuncié. Entiendo que pude haber sido amenazado en el marco del desempeño profesional, pero no descarto que pueda ser por mi tarea en la función pública hasta el 2019. A esta última amenaza le di entidad porque la recibió el Gobierno nacional”.

George Chaya continuó “tengo una extensa trayectoria, no solo en la Argentina, sino afuera, en España, Estados Unidos, en América Latina, en cuanto a mi área de especialización. Ejerzo la docencia. He dado clases en muchas universidades de América Latina. Lo hago en la UBA en la Argentina en de las relaciones internacionales, de derecho internacional, de lavado de activos en la región. Escribo sobre eso. Cuando una organización atenta contra la vida de un periodista es grave y la sociedad argentina debería considerarlo”.

Respecto a tener miedo ante esta situación explicó “no soy un valiente, no soy un héroe. Doy clases en dos universidades y en la Fundación para la No Proliferación Nuclear. Antes de la pandemia jugaba dos veces al tenis por semana. Tengo una vida normal, vivo de mi trabajo, no tengo ni la voluntad ni la idea de someter a juicio a ningún gobierno árabe, a ninguna organización islámica en algún lugar del mundo. Solamente describo una realidad fáctica, algo que pasa. Entiendo que puede no agradar. Me preocupa mi entorno familiar claramente. No tengo miedo, pero es una situación que hay que pasarla, hay que pasarla de la mejor manera posible”.

Es evidente que la vida del periodista cambió radicalmente y en este sentido narró “mi día a día es muy rutinario. Estoy en un sitio bajo protocolos de seguridad muy estrictos con fuerzas de seguridad cuidándome 24 horas. No puedo ver a mi familia, salvo veces esporádicas y con protocolos. Estoy aislado desde el 17 de Junio, rodeado de personal de seguridad. Mi movimiento en estos días es que me desplazaron a entrevistarme con el magistrado a Comodoro Py y de acá de nuevo a este lugar. Mi vida es bastante aburrida, leo diarios y libros. Avancé en mi último libro que espero terminarlo para Noviembre, pero tengo mucha cercanía con mi familia y amigos. Nos mensajeamos, nos mantenemos en contacto así”

Finalmente Chaya concluyó “es muy penoso que la Argentina transite estos momentos como lo está haciendo, en materia de libertad de expresión. Que se nos coloque en un lugar por las dificultades en las que estoy atravesando. Le puede pasar a cualquier persona que moleste con sus dichos a alguien. Es grave en cualquier lugar del mundo. Parece que en Argentina no lo es y no ha ocurrido por cuestiones nacionales. Es muy desagradable. Espero que pase pronto y que pase de la mejor manera. No sé cuánto va a durar esto, creo que va a durar mucho, hay que sobrellevarlo de la mejor manera. Resulta incómodo, molesto. Esto es lo que hay que sobrellevar. Voy a seguir trabajando en lo mismo”.(TN)

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 11517 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach