Frente de Todos: el éxodo de los hombres del presidente

Aunque sigue siendo cierta la máxima “con Cristina no alcanza, pero sin ella no se puede”, evidentemente algo ha cambiado. Disputas por el territorio, internas y pelea por un lugar en las listas. Gabriel Katopodis es otro de los ministros que podría renunciar antes de fin de año.

Frente de Todos: el éxodo. Las discusiones en el Frente de Todos no son algo nuevo. De hecho, durante estos casi tres años de gobierno, las peleas internas (incluyendo los agravios personales) han sido la regla y unos breves momentos de paz han sido la excepción. Sin embargo, en los últimos días estas discusiones están adquiriendo un carácter distinto, con el foco puesto en los armados y estrategias electorales para el próximo año, en un contexto en el cual el equilibrio de poder ha ido cambiando.

A pesar que siempre existieron internas en el peronismo, en los últimos años estas estuvieron contenidas y definidas a partir de los fuertes liderazgos que ejercían Néstor y Cristina Kirchner. La última vez que hubo una puja como la actual, sin líderes hegemónicos o con cuestionamientos a los existentes, fue en el 2005: aquella vez el duhaldismo y un incipiente kirchnerismo se enfrentaron en la elección para senadores nacionales en la provincia de Buenos Aires donde la actual vicepresidenta venció a Chiche Duhalde.

Sin embargo, es posible que esta vez todas las discusiones ocurran dentro del FdT (o cualquier otro nombre que pueda asumir para 2023). Hasta ahora los distintos espacios y potenciales candidatos se están preparando para competir en internas o disputar lugares en las listas dentro de la coalición. Esto se debe a que es un espacio muy heterogéneo y son varios los actores que comienzan a reposicionarse en estas disputas.

Frente de Todos: el éxodo de los hombres del presidente

Hay algunos que parecían resignados a perder protagonismo y que ahora buscan recuperarlo, en particular la CGT, que el pasado 17 de Octubre lanzó la “Corriente Político-Sindical Peronista”, una iniciativa para discutir el armado y la presencia de sindicalistas en las listas del justicialismo.

Los cambios en el gabinete también están relacionados con esta nueva etapa de discusiones internas. Los ministros que ejercían liderazgos territoriales prefieren regresar a ellos para evitar perderlos, no tanto a manos de la oposición, sino del kirchnerismo duro u otros sectores del peronismo.

A Juan Zabaleta, el regreso a Hurlingham no le está siendo fácil y la interna con La Cámpora está al rojo vivo. Este martes hubo un acto en el municipio en el que el presidente Alberto Fernández y Zabaleta inauguraron obras de AYSA. El ex intendente Damián Selci, los funcionarios de su gabinete (todavía no se nombró uno nuevo) y el referente local camporista y subdirector del PAMI, Martín Rodríguez, se ausentaron.

Por su parte, Juan Manzur también reconoció que dejará el gabinete en 2023, probablemente para ponerse al hombro la campaña en Tucumán. Hoy gobierna la provincia Osvaldo Jaldo, quien se encuentra enfrentado al actual jefe de gabinete nacional.

Hay rumores acerca de que Jorge Ferraresi también podría dejar su cargo para retornar al municipio de Avellaneda. Katopodis, otro sobre el que se especula que podría hacer lo mismo, aseguró que no renunciará al ministerio de Obras Públicas y acompaña a su alfil en el partido, el actual intendente Fernando Moreira. El titular de Desarrollo Territorial y Hábitat, en cambio, mantiene el silencio sobre estos rumores.

Los movimientos sociales cercanos al gobierno buscan conservar lo que lograron y ante una perspectiva de derrota para las presidenciales, lo que pretenden es sobrevivir en el Congreso o a nivel subnacional.

De hecho, el Movimiento Evita junto a otras agrupaciones están por lanzar su propio partido (“Patria de los comunes”), con el cual planean presentar candidatos propios en algunas provincias y municipios, sin depender de Cristina Kirchner, los gobernadores o el Presidente. Por su parte, el diputado nacional del Movimiento Evita, Leonardo Grosso, afirmó esta semana que quiere competir por la intendencia de San Martín.

Para entender este proceso en su complejidad hay que preguntarse cómo está el liderazgo de Cristina. Sigue siendo cierta la máxima del 2019 respecto a que “con Cristina no alcanza, pero sin ella no se puede”, pero evidentemente algo ha cambiado porque ahora hay varios sectores del peronismo que buscan enfrentarse al kirchnerismo.

En tanto La Cámpora redobla la apuesta constantemente: ayer las diferencias internas quedaron de manifiesto con un tuit de la organización en el que se ironizó sobre una reunión para enfrentar al kirchnerismo de la que participaron la CGT y los movimientos sociales oficialistas, en la sede de UPCN. Frente a la noticia, la agrupación K respondió: “Y Macri también”.

¿Podrá resolverse de manera electoral? Sería sano para el peronismo y para el sistema político en general que estas diferencias pudieran canalizarse a través de mecanismos democráticos como las internas, respetando la regla a partir de la cual los que ganen conduzcan y los que pierdan acompañen.

Sin embargo, hay distritos donde las peleas internas podrían convertirse en un dolor de cabeza aún mayor. En la Matanza, hace meses que Patricia Cubría, diputada bonaerense y pareja de Emilio Pérsico (uno de los líderes del Movimiento Evita), se ha lanzado para enfrentar al intendente Fernando Espinoza y podría hacerlo por fuera del FdT. La fragmentación puede poner en riesgo la hegemonía que el PJ tiene en La Matanza desde 1983. Si esto se replica a otros distritos, la competitividad del peronismo puede deteriorarse aún más.(TN)

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 12010 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach