RENUNCIA: Sorpresa en la embajada argentina en Washington

Por la visita de Macri a los Estados Unidos, Lousteau podría demorar su regreso a Buenos Aires.

La noticia llegó a la embajada en Washington de manera sorpresiva porque, si bien siempre se especuló con una posible candidatura de Martín Lousteau en Buenos Aires, no se esperaba que pudiera concretarse ahora, cuando se está trabajando en una inminente visita del presidente Mauricio Macri a los Estados Unidos. Según supo, en el staff de la embajada había cierto estupor por el “timing”: quizás por eso Lousteau esperará unas semanas para efectivizarla.

La posible salida del embajador argentino era algo que se barajaba con insistencia aquí, ya que él había manifestado públicamente su intención de postularse como jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires en 2019 y mantenía en suspenso su decisión de presentarse o no a las legislativas de este año. De hecho, el ahora ex embajador nunca había abandonado su actividad política en nuestro país y viajaba con frecuencia a la Argentina para mostrarse en diversos actos con dirigentes.

 

En este contexto, lo que causó real sorpresa es el momento:Lousteau estaba negociando a todo vapor los detalles de la visita del presidente Mauricio Macri a los Estados Unidos como invitado oficial de Donald Trump. El viaje es clave para el mandatario argentino porque intenta buscar nuevos lazos con el nuevo e imprevisible jefe de la Casa Blanca y también convertirse en un referente regional. Por eso no extraña que, pese al anuncio, la concrete en unas semanas.

Se dijo que Macri vendría a Washington “en el segundo trimestre del año”, (entre abril y junio) Las negociaciones por el tema siguen en forma febril con la Casa Blanca y el Departamento de Estado y se estima que podría concretarse incluso antes de mayo.

 

Hasta estos días Lousteau estuvo en plena actividad. Viajó incluso la semana pasada al estado de Utah a reunirse con el Director Ejecutivo de Desarrollo Económico. Y estaba encima de los detalles de la visita de Macri. Es entonces bien probable que su renuncia se efectivice luego de que el presidente termine su visita. Sería un enorme desprolijidad tener la sede diplomática vacante ante la primera llegada oficial de un mandatario argentino a la casa Blanca desde que lo hiciera Carlos Menem en los años 90. También Lousteau también perdería la oportunidad de estar en una enorme vidriera internacional y sacar rédito político por haber ayudado a conseguir ese logro.

 

GG

Acerca de Oscar Posedente 4565 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*