La guerra al cash: fuerte avance del dinero electrónico

Se realizaron 6,3 millones de pagos móviles en enero. Prisma (Visa) y Mercado Libre lideran la movida de las billeteras digitales.

Impulsadas por diversas normas regulatorias del Banco Central, avanzan a paso firme diversas alternativas al uso del dinero en efectivo, como los pagos móviles y las transferencias electrónicas instantáneas entre personas. En paralelo, bancos, entidades financieras y tarjetas de crédito aceleran la reconversión de muchas de sus operaciones, a tono con los nuevos hábitos de sus clientes y la masividad del gran protagonista del momento: los smartphones.

Sobre estos drásticos cambios surge un dato sustancial: en enero se concretaron 6,3 millones de transferencias electrónicas de dinero (pagos móviles), acentuando una tendencia iniciada el año anterior. También se popularizan las billeteras digitales y las aplicaciones para operar cuentas, tarjetas y medios de pago a través del celular o desde Internet.

Una transferencia electrónica implica el traspaso de fondos sin el uso de cash. Ese, precisamente, es el objetivo del Gobierno (BCRA y AFIP, sobre todo) para controlar y facilitar las operaciones comerciales. Hay otro costado: la circulación del efectivo (billetes y monedas) tiene un costo mayor que el dinero electrónico, un bien intangible que no se desgasta. A pesar de todo, la movida en la Argentina llega con algo de retraso en comparación con los mercados desarrollados, donde el efectivo está en retirada. Pero los cambios se aceleran.

Por caso, la semana pasada PayPal —la más popular plataforma de pagos online del mundo— anunció su desembarco en el país a través de una alianza con el banco Comafi. El acuerdo habilita a personas y empresas el retiro de pagos por servicios y bienes vendidos en el exterior en una cuenta local. No es poca cosa para los 50.000 sitios de eCommerce que operan desde la Argentina, según calculan las consultoras especializadas. El sector financiero también se está reacomodando: un dato ilustrativo es la inminente mudanza de Prisma al distrito tecnológico porteño, prevista para el próximo 15 de abril. La compañía, dueña de Visa, hoy se define como una tecnológica y no dentro del rubro servicios financieros.

Además de Visa, Prisma controla varios medios de pago, entre ellos Banelco, Pago mis cuentas, Todo Pago y Monedero. Y con el cambio de contexto, hoy se posiciona frente a su mayor rival: Mercado Pago, la plataforma de transacciones electrónicas de Mercado Libre. “En los últimos 6 meses, se crearon 200.000 billeteras digitales”, define Tomás Reboursón, gerente de Nuevos Negocios de Prisma. Además, la firma acredita 100.000 mPos operativos, tal como llaman a los dispositivos que permiten a taxistas, cuentapropistas, profesionales y vendedores cobrar con tarjeta de crédito y débito usando el celular.

Reboursín destaca que el nuevo arsenal de dispositivos, aplicaciones y plataformas de intercambio irrumpió por impulso de las nuevas regulaciones del Banco Central. Por caso, el PEI (Pago Electrónico Inmediato). “Todo Pago, mPos y el botón de pagos existen por el BCRA. Y se acoplan a nuestro ecosistema de cajeros y tarjetas, que están ampliamente difundidos”, añadió. Datos oficiales indican que en el mercado existen 77 millones de plásticos en uso: 37 millones de crédito y 40 millones, de débito.

La billetera digital centraliza en una sola cuenta todos los medios de pago: tarjetas y cuentas. Un usuario, así, puede efectuar pagos en forma instantánea desde el celular o la PC. Ya existen diversas plataformas de home banking, como Todo Pago, Pago Point (Mercado Pago), Vale (Red Link), Mi Posnet (First Data) y PayU. Lo mismo ocurre con los dispositivos de cobro móviles, conocidos como “dungle”: mPos, Red Mob (Red Link) y Mi Posnet (First Data).

Al principio, “los primeros en adherirse fueron los early adopters, los fanáticos de la tecnología. Pero ahora pasamos al umbral de los usuarios ABC1. Son personas de entre 20 y 45 años, pertenecientes a los núcleos urbanos y que se expande por el interior del país”, gráfica Reboursín. Ya inclinados al rubro tecnológico, Prisma (que está a la venta) prepara su mudanza a un moderno “edificio inteligente”. Mientras, se puso a la búsqueda de nuevos empleados, todos de perfiles tecnológicos.

Lo de Mercado Libre es anterior. Su plataforma de pago fue creada en 2003. “Nació para Mercado Libre, pero desde 2010 se abrió para que cualquier persona o empresa pueda procesar pagos digitales”, explica Paula Arregui, vicepresidenta de Producto. Mercado Pago cuenta con 158 millones de usuarios en la región. Sin dar cifras puntuales, Arregui desliza que la Argentina ocupa el segundo lugar, detrás de Brasil y por delante de México. “El año pasado procesamos 138 millones de pagos electrónicos, por un total de US$7.800 millones”.

Los cambios regulatorios del BCRA “fueron muy relevantes, porque permitieron sumar muchísima gente al sistema”, agregó Arregui. Mercado Pago habilita la creación de billeteras digitales para todo uso. A pesar de la proliferación de tecnologías de pago electrónico, en el sector coinciden en que falta mucho para que el negocio madure. Y que la tarea pendiente es evangelizar, esto es, generar conciencia en la gente de los beneficios que supone la utilización de estas alternativas al dinero físico.

Esa falta de madurez queda expuesta en un relevamiento de la consultora TBI Unit: sólo el 70% de los sitios comerciales pueden ser visualizados desde un smartphone. “Entre los bancos, los más adelantados en tecnología móvil son el Ciudad, el Provincia y el ICBC”, dice Pablo Tedesco, su director. Y remarca que el estudio demuestra que la mayoría de los servicios están orientados a las consultas, las tranferencias electrónicas y los pagos de servicios. “Falta concientizar a los usuarios con respecto a las medidas de seguridad que deben adoptar”, finalizó.

Acerca de Oscar Posedente 4590 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*