Green Day en Vélez: Una contundente celebración con espíritu punk

La banda dejó más que satisfecha a la multitud que llegó a Liniers, con una convincente combinación de madurez y energía

10-11 Show de Green Day en Velez Sarsfield. Foto: Andres D'Elia

Si el show de Green Day hubiera terminado a los quince minutos de comenzado, casi todos se hubiesen ido satisfechos. Pero no porque la energía punk de estos californianos experimentados sature, sino porque el arranque tuvo demasiado. Llamaradas, explosiones, un primer tema arrollador como Know Your Enemy coronado por el largo beso en la boca que un pibe con una remera de Ramones le encajó a Billie Joe Armstrong tras haber burlado la seguridad para treparse al escenario. Y una arenga por parte del vocalista y guitarrista de ojos delineados, que estuvo por encima de cualquier grieta: “Esto no es política, acá no hay ningún partido político. Esto es una fuckin’celebración donde los freaks somos mayoría”.

 Vaya a saber uno con qué breve historia reciente de la Argentina le quemaron la cabeza a Billie, al sobrio bajista Mike Dirnt y al pirotécnico baterista Tré Cool durante su estadía en Buenos Aires, pero definitivamente no quisieron que la coyuntura les tapara el bosque. En cambio, se entregaron al agite de su multitudinario público, que convirtió al estadio de Vélez en el antro más grande del mundo. Porque amén de los efectos especiales, relativizando las dimensiones e ignorando la no poca demagogia de Armstrong (“No somos más Green Day, de California: ¡somos Green Day, de Argentina!”), el espíritu underground punk sobrevoló por las calles de Liniers y se reforzó con las actuaciones de los teloneros: los rosarinos de Bulldog, en primer lugar; y después The Interrupters, que contaron con CJ Ramone de invitado.
 

 
Se sabe que los fans tienen un lugar de importancia en los shows de Green Day y fueron dos los más privilegiados de todos. Billie hizo subir a una chica que, con mucha soltura, se caminó todo el escenario para darle un beso a cada uno de los tres mientras cantaba los versos de Longview. Para Knowledge, Armstrong preguntó quién se animaba a tocar la guitarra (“Son solo tres acordes, vamos”). Primero eligió a uno, a quien descartó al notar que estaba muy dado vuelta. El segundo, llamado Juan, pasó el desafío con creces y se llevó el instrumento de regalo, además de una increíble anécdota que podrá repetir hasta el final de sus días.
 

En su tercer show en la Ciudad de Buenos Aires (el más convocante de todos), Green Day puso en perspectiva su propia discografía al resaltar la importancia que American Idiot tiene en su historia. El disco, editado en 2004, fue el que más temas le aportó a la lista de temas (siete) pese a que llegaron al país con el tour de presentación de Revolution Radio (2016). Es que aquella obra, de dientes apretados y aires de ópera rock, fue la que les dio una nueva vida después de que se desinflara el punk pop televisado que lideró rankings durante la transición del siglo XX al XXI.
 

Se desmarcaron no solo de aquel pelotón de bandas (que ya no existen ni tampoco vale la pena recordarlas) sino también de las poses y los tics propios de quienes intentan seguir un estilo a rajatabla: dejaron de preocuparse por ser los más punks de todos y les sale muy bien. Si bien no escatimaron oldies (2000 Light Years Away) ni hits ATP (las inoxidables Basket Case y Waiting), también se animaron a unos disfraces onda Village People para citar fragmentos de George Michael (Careless Whisper), los Monty Phyton, Rolling Stones (Satisfaction), The Doors (Break on Through) y los Beatles (Hey Jude).
 
10-11 Show de Green Day en Velez Sarsfield. Foto: Andres D’Elia
 
Las casi tres horas de show se redondearon con la apabullante suite Jesus of Suburbia, en lo que fue la última aparición de la banda completa (que en vivo refuerzan los músicos Jason Freese y Jeff Matika). Y un final-final con Armstrong en solitario, en plan fogón y electroacústica en mano para despedir en paz a la multitud, sin electrificarla más, con un par de baladas agridulces: 21 Guns y Good Riddance.
 
GG
 
 

Acerca de Oscar Posedente 3471 Articles

Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*