Tú antes que nadie

El título puede sonar prepotente y soberbio. Pero nada tiene que ver con una propuesta que sugiera que te olvides de todo y de todos y te antepongas sobre los demás sin importar el contexto. Esto tiene que ver con que debes estar bien tú para luego poder dar lo mejor de ti a los demás.

Hay muchas situaciones que necesitan “tú antes que nadie”. Por ejemplo en los aviones, el protocolo a seguir cuando caen las máscaras de oxigeno ante una emergencia, dice que debes ser tú primero quien se ponga la mascarilla aún cuando estés con niños o con una persona que necesita de tu asistencia. Esto es porque es una de las situaciones que necesita que tú estés en óptimas condiciones para que luego puedas ayudar a quien tienes a tu lado. Imagínate que en el medio de la emergencia te pase algo a ti, estarían en problemas tú y quien este a tu cargo.

En las finanzas, uno de los primeros consejos que vas a escuchar es que te pagues a ti primero. Y esto es porque si ante una ganancia tú no te pagas primero, es posible que te debilites financieramente de tal manera que puedes dejar de producir y así dejar de cumplir con tus obligaciones, llegando a un trágico final donde te derrumbas tú y todo a tu alrededor (en el sentido financiero).

Este pensamiento también lo debes aplicar en tu vida personal. Si te ocupas de tu bienestar vas a estar con la fortaleza suficiente para resolver tus dificultades y entregarte a los demás. Si el estrés gana en tu mente, si fumas o tienes sobre peso y esto ya afecta notoriamente a tu salud, te va a ser extremadamente difícil llegar a tus objetivos. Por supuesto que esto lo debes poner en práctica estando en pleno contacto con lo que te rodea.
El contexto no siempre es igual en todos los casos.

Hay personas que están en una situación extrema y deben hacer foco sólo en ellas y hay otras que deben ser estratégicas en combinar las situaciones en las que deben ponerse como prioridad con las otras que no.
El dar y el brindarse a los demás puede resultar una de las cosas más gratificantes, el trabajar duro y el dar lo mejor de si también, pero si te excedes a tal punto que te debilitas hasta quedarte sin fuerzas para poder seguir con esa tarea, ya deja de ser estratégico.

Debes ocuparte de mantener tu fortaleza mental y orgánica y eso se logra cuando estás en pleno contacto con tu interior y tu alrededor. De esa forma casi ni tendrás que pensar, porque naturalmente sabrás cuando necesitas ocuparte de ti, sabrás qué herramientas ir a buscar para reforzar los aspectos de tu persona que necesiten apoyo y también sabrás la mejor manera de brindarte a los demás cuando te necesiten.
El quererte y el cuidarte es fundamental para que tu vida se mueva en armonía.
El sentirte bien es mucho más sencillo de lo que crees.

Recuerda #CuandoSeQuiereSePuede.
www.tusam.com

Acerca de Oscar Posedente 3605 Articles

Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*