Nos cambiamos de equipo!

En la película argentina “El secreto de sus ojos” el autor define claramente que significa el fútbol para los argentinos. Decía más o menos así: uno puede cambiarse de barrio, de novia, pero nunca se va a cambiar de equipo.
En Estados Unidos hay deportes que mueven millones de dólares, hay un Superbowl, un Basket de primer nivel, ligas “mundiales” de Beisbol, y muchos americanos seguramente creen que son los deportes que mueven el mundo. Error.

El Fútbol, o Soccer, es el que mundialmente despierta la verdadera pasión popular que un deporte pueda generar. No hace falta dinero para que en un barrio pobre dos niños inventen una pelota con un bollo de papel, con medias viejas, o vaya a saber con que, y puedan practicarlo.
Lo juegan ricos y pobres, sus reglas son fáciles, es tan importante el primer minuto y el último, no da para comer tranquilo mientras se ve el partido, es mas, se va a ver y no a comer, y como si fuera poco, cualquiera lo puede jugar de forma amateur. Por eso es el deporte mundial.
De modo que es difícil explicar, los que amamos el fútbol, nuestro sentimiento cada vez que el equipo del que uno es hincha (fan) juega algún torneo importante.

Esta semana es la excepción a la definición que comenté en la primera frase, porque desde este jueves, los amantes del fútbol nos cambiamos de equipo. Dejamos de ser de River, Boca, Universitario, Chivas, Barcelona…, a ser hinchas de nuestro seleccionado. Es una de las pocas veces que los colores de la bandera nos unen de manera tan genuina y sin intereses secundarios. Solo vamos a emocionarnos, sufrir, gritar, llorar, reír y por sobre todo disfrutar de ser parte de esa camiseta que transpira patria.

Los periodistas, por nuestro oficio, tenemos suavizada la pasión, y, vencidos por el profesional somos objetivos y dejamos la dejamos de lado, esta vez pido permiso.
Estaré viajando a Rusia y pido disculpas si algún comentario, mientras trabaje para este medio, se va un poquito por la banquina. Aunque trataré de no volcar, voy a sentir, más que razonar.

Está semana, comienza el Mundial de Fútbol 2018 en Rusia, y como yo no estaré volviendo loca a mi familia, hago un llamado a la solidaridad femenina:
No pretendan entender, no usen el sentido común, no quieran convencerlo, sepan que el grito es la válvula que suelta la frustración o la alegría, déjenlos putear al aire, escúchenlos como si les interesara cuando le cuentan una jugada, sorpréndanlos con un comentario, aunque sea googleado, no empiecen una dieta juntos, pónganse una camiseta sexy, aprovechen y festejen con amor si pasan a octavos.

Desde esta semana comienza un mes diferente, con excepción de la salud, nada será más importante para los hombres, (y también muchas mujeres) que disfrutar del deporte más popular del mundo.
Por favor, entiéndanlo,… mientras tanto yo, me voy cantando… “vamos vamos Argentina, vamos vamos, a ganar… que esta barra quilombera, no te deja no te deja de alentar!”

Acerca de Oscar Posedente 4500 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*