Estrés en los adolescentes

El estrés es la reacción que tiene el organismo (cuerpo y mente) ante las situaciones que se presentan donde la persona siente que no las puede cambiar. La sangre va hacia las extremidades, el corazón bombea más rápido, el abdomen se endurece y la mente se pone en un modo que hace que el individuo esté aún más nervioso, estos son algunos de los cambios que se producen en la persona.

En la etapa de la adolescencia este proceso está activo más que en cualquier otro momento de la vida y estos cambios que se producen en el cuerpo hacen que el adolescente se canse y la pase mal. A esta transición natural que todo humano le toca experimentar, se le agregan todos los nuevos condimentos que tiene esta sociedad que entre todos construimos.

La velocidad, la constante presión que exige a las personas ser rápidas y eficientes, las nuevas ansiedades que trae la hiperconectividad, por nombrar algunas cosas, hacen que la adolescencia sea aún más difícil.
Es por eso que en estos tiempos, es una tarea fundamental de los padres o tutores que puedan inducir a los jóvenes a rutinas más saludables que les haga más sencilla esa transición. Y hay que hacerlo con los nuevos paradigmas; hay que ocuparse del cuerpo y de la mente para obtener resultados positivos ya que entre ellos se influyen entre sí constantemente.

Para el cuerpo es conveniente que no se consuma bebidas energéticas, que se baje la cantidad de sodas (sobre todo las colas) y que no se consuma cafeína ya que todas estas bebidas alientan a que se produzcan los episodios de estrés.
El alcohol y el tabaco también son fundamentales evitar. Y para la mente hay muchas herramientas que se pueden implementar. Por eso es fundamental tener una buena comunicación con ellos para poder transferirles prácticas muy sencillas de respiración y meditación. También enseñarles a enfocar su atención en los puntos positivos de las situaciones para que hagan base sobre ellos y así salir adelante, evitando que se queden estancados en lo negativo. Ayudarlos a que aprendan a ordenarse con sus tareas y que sean capaces de hablar y expresar sus problemas y preocupaciones.

Estas acciones u otras que creas convenientes, hay que hacerlas con jóvenes que estén estresados o no, ya que son rutinas y prácticas que al incorporarlas no sólo les va a servir para la etapa de la adolescencia, también para toda la vida.
El sentirte bien es mucho más fácil de lo que crees. Recuerda #CuandoSeQuiereSePuede

Acerca de Oscar Posedente 4500 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*