La crisis es económica, pero también política

Finalmente ocurrió lo que, cuando un plan económico es malo tiene que ocurrir; corrida cambiaria, un clásico argentino. El plan económico es malo, y es malo sencillamente porque el equipo económico es malo; ya lo sabemos todos.
El FMI pondrá dólares hasta el año que viene, y lo que ocurre ahora es, simplemente, político, porque saben los golpistas de siempre que dentro de muy poco se terminarán las chances de “Cristina vuelve”.
De todas maneras, debemos separar los tantos. Si hoy la economía fuese fuerte, no habría caldo de cultivo fértil como para que lo que ocurrió esta última semana pueda llevarse a cabo. El gobierno va a respirar a partir del próximo año por dos motivos: El primero es que comenzarán a ingresar dólares por las exportaciones de trigo en noviembre y de soja en marzo; lo segundo es que la única deuda que debe pagar es pública. No necesita pagarle a nadie. El estado es su propio deudor.

Sumado a esto, todos sabemos que un dólar alto es el mejor valor para las empresas competitivas que producen empleo. Por otro lado se baja considerablemente la fuga de divisas por importaciones y turismo, que muy por el contrario será una fuente de ingreso de dólares.
Aunque la situación económica está complicada, tiene solución. Estos últimos meses del año van a ser cuesta arriba pero tras la entrada de divisas por exportaciones de trigo en noviembre, el primer trimestre de 2019 va a ir dando algunas señales alentadoras.
No será algo mágico ni rápido pero salida hay.

Y aquí volvemos al principio. Si hoy la economía fuese fuerte, no habría caldo de cultivo fértil como para que lo que ocurrió pueda llevarse a cabo.
La aparición de los “cuadernos de Centeno” produjo un antes y después en todo, pero principalmente en la Justicia y en el panorma político, tanto para el oficialismo como para la oposición.

No es casual que cuanto más presión de la justicia hay sobre el kirchnerismo haya más conflictos por donde sea. Aparece Duhalde por cuanto medio pueda tirando mensajes desestabilizadores, el dólar llega a 40$, y la CGT y la CTA anuncian un paro de 36 horas. Nada es casual, es el viejo truco peronista, son todos cómplices.

En cuanto al gobierno, claro que han cometido errores, esconómicos y políticos, pero alguna vez tendremos que madurar como sociedad y empezar a respetar los plazos institucionales que marca la Constitución Nacional.
Tenemos que ampliar nuestra cultura cívica y entender que los presidentes empiezan y terminan sus mandatos, no porque pase una crisis hay que echarlos o crearles caos. Sin fortalecimiento institucional, no hay posibilidades de crecimiento económico.

Acerca de Oscar Posedente 4590 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*