Los hispanos de Estados Unidos

A pedido de una lectora, hoy les hablaré de cómo percibo yo que somos los hispanos que vivimos en Estados Unidos. Realmente es un tema que no me gusta desarrollar porque dependiendo del enfoque con el que se tome, abarca aspectos que pueden herir sentimientos.
Esta señora me describió muchas de sus quejas de muchos ciudadanos de nuestros países, y coincidí con ella en casi todas sus apreciaciones.
Comencemos diciendo que la unión también puede significar millones de dólares, ahora bien… ¿los hispanos somos unidos? Es una realidad que compartimos grados de susceptibilidad altos entre los hispanos. En mi opinión, considero que un gran número de ellos sufren de complejos de inferioridad o de superioridad que afecta la forma en que se conducen en la vida cotidiana.

Esto trae un enfrentamiento entre personas de diferentes países. Aún más importante, esa actitud de apocamiento o de grandeza no permite que las personas se sientan realmente seguras de sí mismas y por ende, no llegan a cumplir sus metas, lo cual se convierte en un círculo vicioso. Hace un par de años en un seminario en Miami, nos divertimos mucho cuando hablamos de este tema y, resumiendo, les comparto los ejemplos mencionados.

Imagínese que usted es peruano y está cenando con su familia, su hija le cuenta que tiene un nuevo novio y que es chileno… al mismo tiempo en otra casa de una familia chilena, el hijo cuenta que su nueva novia es boliviana… En la casa de otra familia boliviana, uno de los hijos cuenta que su nueva novia es paraguaya y en una casa de una familia paraguaya se enteran que su hija sale con un uruguayo… en la casa de una familia uruguaya se encuentran en la mesa con el novio de origen argentino…y en la casa de una familia argentina, llega la noticia que su hijo sale con una colombiana… en la casa colombiana se enteran que su mamá viuda sale con un ecuatoriano, luego en una casa ecuatoriana su hijastro sale con una venezolana, y ni hablar en una casa brasilera que se enteran que su hijo/a sale con un hispano de cualquier país menos del suyo y podría seguir con los mexicanos, salvadoreños, etc.

Con un grado de menor o mayor de sofisticación, de integración a la sociedad estadounidense o no, la realidad es que para todos, lo admitamos o no, nuestro origen es el mejor y vemos como de una clase inferior a otro de otro país. Personalmente me ha sucedido que me juzgan antes de conocerme, por sólo escuchar mi acento. Sin duda he perdido clientes que no me dieron la oportunidad de demostrar quién soy o qué puedo hacer por ellos, por el hecho de saber de dónde vengo. ¡Ni hablar cuando me invitan a la TV! No niego que llegué hasta sentir discriminación, cosa que nunca sentí de parte de los estadounidenses no latinos.

Son realidades que debemos aceptar y comprender. Es imposible cambiar esta realidad que viene de un proceso de aculturación, socialización y tal vez hasta genético. No soy experto en la materia. Indudablemente debemos aprender a vivir con ellos y no quejarnos o frustrarnos cuando injustamente se nos niega un trabajo o nos miran con cara de ¨seres inferior”. Suelo decir que, si usted está seguro de usted mismo, nunca se sentirá inferior. acabo de recordar que hace más de 18 años, trabajaba en una empresa colombiana en donde éramos más de 20 vendedores de los cuales aproximadamente 18 eran colombianos, uno de ellos un día me dijo: Don Daniel, usted es un verraco… (Un grande o extraordinario) vendiendo… le dije gracias pero ¿a qué viene esto? Y me respondió que un argentino sea el mejor vendedor de esta empresa en donde el 90% de los clientes son colombianos, es meritorio porque a los colombianos no nos caen bien ustedes… una de esas veces donde la persona tiene y no razón… ya que el futbol que es solo un deporte, puede que sea responsable de algo de esto, pero luego la gente exitosa, con ganas de superarse, y segura de sí misma, mira con otros ojos a los que no son de su país, y reconocen personas virtuosas sean de donde sean. Como suelo decir, para ser exitoso no se debe tener bandera.

Lo que yo quiero destacar hoy es que el origen biológico NO es destino. La educación que usted aplica a su vida y su trabajo será la responsable de tu vida. La seguridad en sí mismos, la autoconfianza en el porvenir no le pertenece a una nación u otra, pero es algo que acompaña al éxito en cualquier confín de la Tierra. Como ve, no tengo vergüenza de compartir mi realidad. Cada uno de nosotros tiene aspectos históricos, culturales y sociales que pueden actuar como ventaja y desventaja por haber nacido en determinado país. Concéntrese en las ventajas que eso nos brinda al permanecer en donde esté o al insertarse en otro país, y llegaremos al éxito deseado, además que unidos no permitiremos que nadie nos falte el respeto y nos atropelle como si fuera superior.

Me gustaría terminar como siempre, es decir, aportando algo positivo. Sugiero que reconozcamos lo que nos rodea, dejemos las diferencias de lado y cuando tengamos la oportunidad de ayudar a un hispano en lo laboral, o en una situación personal, lo hagamos. Como bloque seremos mejor vistos por el resto de las etnias y razas del mundo. Hay gente buena y mala en todos los países. Aprendamos unos de los otros y aprovechemos lo bueno de cada uno. Solamente así seremos una comunidad fuerte.
¡Hasta la próxima semana!
Daniel Rutois
Motivador financiero & Negociador
www.hispanoexitoso.com

Acerca de Oscar Posedente 4590 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*