La farsa de la ley de presupuesto

Técnicamente, la Ley de Presupuesto es la “ley de leyes”, y debería definir las prioridades de política pública. Pero a los efectos prácticos, el presupuesto es una “autorización de gastos y pronóstico de ingresos”. Y esto tiene explicación: el problema del presupuesto en Argentina es que nunca se respeta, y es, “simplemente” por estos 5 puntos:

1- Se calcula mal el crecimiento económico.
2- Se calcula mal la inflación.
3- Se calcula mal el tipo de cambio.
4- Se calcula mal la recaudación.
5- Se calcula mal el gasto público.
Estos cinco puntos fueron, son y serán el eje de todo, de los éxitos y los fracasos que pueda obtener cualquier administración. Pero como hemos dicho, nunca, jamás, desde tiempos inmemorables, estos ítems se han respetado; ni uno.
Hoy parecería que, finalmente, la Ley de Presupuesto la quieren tomar en serio, pero lo más curioso es que quienes más en serio la quieren tomar son los peronistas.

Si, aunque usted no lo crea, como pudimos ver la semana pasada en los lamentables acontecimientos sucedidos dentro y fuera del Congreso Nacional, los peronistas se rasgaron las vestiduras, una vez más, y especularon para ver si aprueban o no el presupuesto para el año próximo.
Obviamente, nada de eso es cierto, y como es su costumbre, el peronismo hizo lo único que sabe hacer, generar caos, dentro y fuera del Congreso.

Digamos las cosas como son: la Ley de Presupuesto en Argentina es una farsa, una fantochada, y tratar de hacer un análisis medianamente serio sobre la misma y/o sobre su tratamiento es “sarasa”, pura sarasa.
Solo sirve para que la oposición, especialmente en este caso que es mayoría en ambas cámaras, especule y extorsione al gobierno.
Escribiendo estas líneas, solo se me ocurre una reflexión.

El kirchnerismo gobernó durante 12 años con una Ley sancionada no bien asumió Eduardo Duhalde: la Ley de Emergencia económica.
Cabe recordar que esta Ley delegaba en el Ejecutivo una serie de facultades extraordinarias, como establecer el tipo de cambio entre el peso y las divisas extranjeras, pautar retenciones a la exportación de hidrocarburos, fijar tarifas y negociar contratos de servicios públicos en manos de empresas privadas y regular los precios de la canasta básica.

La Ley dejó de tener efecto en enero de este año.
Ahora bien… si durante el kirchnerismo la situación económica era tan buena como ellos dicen que era, ¿por qué mantuvieron esa Ley durante los más de 12 años de su gobierno?
De más está decir que teniendo la Ley de Emergencia Económica, de nada servía tener la Ley de Presupuesto, que ya de por sí, como dijimos, lejos de ser la “Ley de Leyes”, en nuestro país es la Ley más inútil de todas, y se renueva cada año.

Acerca de Oscar Posedente 4565 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*