Sigamos interpretando la actualidad venezolana

Tras casi dos décadas escribiendo, hay un tema en los que pido ayuda para suavizar el tono, y es la política. La columna que leyeron la semana anterior fue leída por dos amigos venezolanos, y ambos me sugirieron que no dijera en forma directa que la ayuda no va a entrar, porque haría enojar a mucha gente; seguí el consejo y retiré esa sección y la sustituí por lo siguiente:

Tras casi dos décadas escribiendo, hay un tema en los que pido ayuda para suavizar el tono, y es la política.
La columna que leyeron la semana anterior fue leída por dos amigos venezolanos, y ambos me sugirieron que no dijera en forma directa que la ayuda no va a entrar, porque haría enojar a mucha gente; seguí el consejo y retiré esa sección y la sustituí por lo siguiente:

El día que REALMENTE quieran liberar al pobre pueblo de Venezuela, harán lo que deben hacer, para que Estados Unidos y los aliados entren al país como se tuvo que hacer con Alemania, y Panamá y liberen a su pueblo, porque los militares nunca harán patria, ni los liberarán.

Después de que publiqué la columna, varios venezolanos que habían dicho que parecía una novela, al pensar que Cuba incitó a que se pidiera la ayuda, hoy, después de lo que sucedió el sábado, dudo que sigan pensando igual.
El ser humano tiene memoria muy corta.
Quienes me siguen por Facebook saben que el día 28 de enero subí un mensaje que dice: Maduro te quedan menos de 12 días… y cada día iba haciendo la cuenta regresiva… Maduro estaba en la lona con las medidas de Estados Unidos y el apoyo de gran parte del mundo; y cuando faltaba dar el último golpe, aparece la idea de la ayuda humanitaria que le dio aire nuevo a la dictadura. ¿Casualidad? No lo creo.

El pueblo no come hace años, ¿por qué justo se pide la ayuda en ese momento? Obviamente no es mala voluntad o una trama macabra de la oposición; simplemente creo que algún infiltrado trajo la idea a la mesa y la compraron cuando no se debía.
Sin ofender a nadie, en general, la falta de educación e ingenuidad del latino es sin duda una de las razones por la que muchos de nuestros países están en la situación de hoy en día.


Desde mi perspectiva, el bien sólo le gana al mal usando puras palabras en el mundo de la ficción, de las películas, las novelas o en la iglesia. En la realidad histórica carezco de evidencia para afirmar tal cosa. El que consideramos bueno NUNCA le gana al malo porque es una pelea dispareja. Es decir, si creemos que vamos a liberar a Venezuela, Nicaragua o Cuba, por la buena y con diplomacia, les ruego que revisen los hechos de más de 52 años de la realidad histórica cubana.

¿Por qué creían que Maduro iba a dejar entrar alimentos y medicamentos? Ellos ya tienen las armas, los delincuentes, el dinero necesario; y al no tener leyes que cumplir, se dan el lujo de hacer lo que sea para aferrarse al poder. ¿Con qué contaba Guaído? Absolutamente con NADA, ¿un concierto? ¿De verdad? Se me ocurre que por lo menos alguno de los artistas hubiese acompañado a los jóvenes, junto a Guaido, la iglesia e invitados internacionales y posiblemente la ayuda hubiese entrado.

El comportamiento de Maduro nos indica que vive en otra realidad, pero no le iba a disparar o quemar un camión con todas estas personalidades en él. ¿Habría sido tan difícil imaginar esas circunstancias y conseguir esto? La respuesta es NO.
Cambiando de enfoque, sigo por los medios sociales a María Corina Machado, entre tantos otros opositores, pero por ella tengo un respeto sublime, que desde mi parecer nadie puede superar hoy en día. Digamos que la percibo a la altura del presidente Uribe.

Sin embargo, con pena siento que se está equivocando, cuando tras 20 años de dictadura, sigue mostrando al mundo lo mismo que ya todos vieron y que todos saben. ¿Se necesita seguir ilustrando y convenciendo al mundo de los crímenes que se cometen a diario, de la miseria que vive Venezuela y de que el poder fue secuestrado por narcotraficantes y terroristas?
Sugeriría que María Corina pusiera todas sus energías en convencer a los presidentes de América Latina, y principalmente al Sr. Macri y al Sr. Duque, quienes hoy están en deuda con la democracia y con el pueblo venezolano, de que actúen más allá de las palabras.

Me pregunto, ¿de qué nos sirve que abiertamente expresen que Maduro es un dictador, si cuando el Sr. Mike Pompeo, o el Sr. Mike Pence les ha consultado si deberían considerar la fuerza militar para liberar a Venezuela, todos dicen que NO, la violencia no… Quiero medir mis palabras una vez más, porque mi imaginación no alcanza a entender la razón de fondo, tal vez mi frustración es compartida por muchos. Un amigo mexicano decía.” Interpreta mi silencio”. En conclusión y con mucho respeto, les quedó grande el cargo, señores.

Tanto ellos, como el resto de los mandatarios, saben y tienen decenas de pruebas de que Cuba invadió Venezuela, y de que Maduro demuestra que es un títere de Raúl Castro. Si bien el respeto al derecho internacional y a la no intervención en asuntos de otro país soberano es real, ¿se aplica a este tema tan sensible y actual en América Latina?
Yo, como ciudadano común extranjero, pierdo el sueño pensando en cómo sufre ese pueblo; es una impotencia ver a estos señores que tienen el poder de acabar con esa ocupación y aparentemente no hacen nada. Frustración e impotencia lo resume bien.

Lo del Sr. Duque es aún peor, ya que permite que en su propio país los delincuentes venezolanos deambulen libremente, los que no somos políticos sabemos del riesgo para toda América latina y principalmente para Colombia de que Maduro siga en el poder; ¿acaso ellos no lo saben? ¿O se hacen de la vista gorda para que otros resuelvan los problemas?
Aparte de la crisis migratoria y humanitaria que el éxodo venezolano causa en otros países, así como en los limítrofes, Colombia podría poner tropas ya, y no para ayudar a Venezuela, sino para proteger a su país. Lo mismo con Macri, Bolsonaro, y Piñera, entre otros.
Si el Sr. Duque se siente amenazado por la izquierda de su país, entonces por lo menos apoyen a Estados Unidos a liberar a Venezuela, de lo contrario, en el horizonte veo que esta epidemia de caos, corrupción, abusos y desorden se puede extender por América Latina.


Me parece que el argumento de que morirían decenas de personas inocentes en el proceso, son declaraciones de mentes limitadas y sin espina dorsal, y todo para cuadrar opiniones, cuidar perfiles sociopolíticos y evitar conflictos internos con su propia oposición. Todos saben que mueren más personas cada día por no hacer nada.

De todas formas, siempre está la opción de una operación aérea específica, con la única instrucción de atrapar a Maduro y su entorno mas directo, como se hizo con Osama Bin Laden.

Termino con un mensaje a los empresarios millonarios venezolanos:
Ustedes también tienen el poder para acabar con Maduro. Realmente no entiendo que están esperando.

Hasta la semana que viene,
Daniel Rutois
Motivador Financiero & Negociador.
www.hispanoexitoso.com

Acerca de Oscar Posedente 4665 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*