7 claves para dar feedback constructivo. Por Daniel Colombo

“Feedback” se traduce al español como “retro alimentación”, y es una de las herramientas esenciales de la comunicación interpersonal. Esta herramienta se nutre del lenguaje verbal, el tono de voz y, fundamentalmente, del lenguaje corporal (comunicación no verbal), que es predominante por sobre las palabras en el total de la comunicación humana.


En el mundo del trabajo, por ejemplo, se comete muchas veces el error de fijarse exclusivamente en los errores, remarcarlos, y cerrar -casi inconscientemente- toda posibilidad de construcción en positivo. Observa qué te sucede cuando te entregan feedback negativo de maneras poco apropiadas.

7 claves para dar feedback constructivo

1- Escucha atenta y presente: Necesitarás apartarte de la emoción de los hechos -sobre todo si son complejos de decodificar- y abrirte a escuchar la visión de las cosas por parte del otro. Recabarás información relevante, y serás más asertivo y conducente en tu feedback.


2-Crear un marco de confianza y apoyo: Las personas se abren de maneras diferentes cuando se establecen escenarios de confianza mutua. Si estuvieses frente a un error o un tema delicado, toma tiempo para aclarar los alcances de la conversación, y, a la vez, hacerle saber al otro tu disposición para escuchar, comprender (que no significa justificar) y evaluar posibilidades de apoyo.


3-Ser específico y objetivo: A la hora de dar feedback, debes ser específico, muy objetivo, y circunscribirte exclusivamente a los hechos que los ocupan. Feedback no es regañar a la otra persona: se trata de bucear en un comportamiento que produjo una acción potencialmente negativa.


4-Describir: no hacer juicios de valor. El rol de quien da feedback constructivo es el del observador neutral; esto significa que cuidará por no tomar parte, emitir juicios de valor ni calificar las acciones. ¿Cómo lograrlo? Apoderándose de la comunicación: habla en primera persona del singular (Yo siento, observo, percibo).


5-Evita explotar con tus emociones: Las personas somos seres interpretativos, por lo que todo lo que pensamos, decimos y pensamos está atravesado por los filtros internos que surgen de las experiencias, historia personal, cultura y entornos. Si dejas que tus emociones exploten al dar feedback -o al recibirlo- se anula toda oportunidad de transformación. Es preferible hacer una pausa y retomar el intercambio más tarde.


6-Evita desvalorizar al otro, y gestiona mejor las emociones dominantes: Promueve la objetividad y la apropiada gestión emocional para que, desde allí, encuentren vías de solución o rectificación de los problemas.


7- Plantea escenarios superadores: El objetivo del feedback es encauzar los problemas y plantear soluciones. Si esta condición no se da, estarás solamente enfocado en dar tu opinión, que no necesariamente cambia el curso de las cosas. Sé creativo y propone alternativas para encarar el problema; permite integrar tus pensamientos y decisiones con el feedback de la otra parte, para crear un resultado mejor y de mayor consistencia.

Daniel Colombo
Facilitador y Master Coach especializado en CEOs, ejecutivos, profesionales y equipos de trabajo; comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 29 libros.
www.danielcolombo.com
www.facebook.com/DanielColomboComunidad
Twitter @danielcolombopr
Instagram: daniel.colombo
YouTube.com http://www.youtube.com/c/DanielColomboComunidad
Linkedin: https://ar.linkedin.com/in/danielcolombo

Acerca de Oscar Posedente 4752 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*