Trump firma un paquete de ayuda económica para empresas e individuos afectados por la pandemia

El proyecto de ley incluye 1,4 billones de dólares para financiar las agencias gubernamentales hasta septiembre y contiene otras prioridades legislativas, como dinero para los sistemas de tránsito y un aumento en las prestaciones de cupones de alimentos y evitará el cierre del gobierno o “shutdown” a partir del martes.

Trump anunció que promulgaba el proyecto de ley en un comunicado el domingo por la noche, en el cual se refirió a su frustración con el apoyo por el COVID-19 porque sólo incluye cheques de 600 dólares para la mayoría de los estadounidenses, en lugar de los de 2.000 dólares. También se quejó de lo que consideró son gastos innecesarios del gobierno en general.

“Firmo este proyecto de ley para restaurar los subsidios por desempleo, frenar los desahucios, proporcionar asistencia al alquiler, sumar fondos al programa de préstamos para las empresas, devolver a nuestros empleados del sector aéreo al trabajo, añadir sustancialmente más dinero para la distribución de vacunas, y mucho más”, afirmó el mandatario en un comunicado emitido desde su residencia de Mar-a-Lago, en Florida, donde está pasando las vacaciones de Navidad.

Durante casi una semana, Trump se opuso a firmar este paquete aprobado el pasado lunes por el Congreso tras meses de duras negociaciones, y que el magnate republicano describió como una “vergüenza”.

Dos programas federales que comprendían prestaciones para los desempleados, aprobados en marzo como parte del plan inicial de ayuda ante la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, expiraron en la medianoche del sábado, dejando fuera a 12 millones de estadounidenses, según la estimación del grupo de reflexión progresista The Century Foundation.

El paquete de estímulo, aprobado por el Congreso el 21 de diciembre, extenderá esas ayudas, así como otras que deben expirar en los próximos días.

Más presión a legisladores

En su comunicado, Trump continuó presionando para que los cheques destinados a los contribuyentes con mayores dificultades económicas se incrementen a más del triple de los 600 dólares estipulados inicialmente. También volvió a criticar que el plan incluya demasiados gastos para programas que no tienen que ver con la pandemia.

El Presidente Trump calificó el acuerdo como “una verguenza para EEUU” porque otorga solo 600 dólares a cada estadounidense cuando destinaba miles de millones de dólares a programas en otros países como Birmania, Cambodia, Pakistán, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala y otros. Cuestionó esos fondos que distan de la prioridad actual de los estadounidenses, víctimas de la peor pandemia en los últimos 100 años y calificó esas propuestas como “absurdas y de despilfarro del dinero de los contribuyentes americanos”.

También incluye fondos para construir un museo latino, que coloca la cultura hispana en el corazón de la simbólica explanada de Washington, un gasto que se incluye en momentos que hay millones de personas sin trabajo.

Caos y miseria

Durante todo el domingo, algunos republicanos urgieron a Trump a que cambiara de opinión respecto a la firma.

“Entiendo que quiere ser recordado por haber presionado por mayores cheques, pero el peligro es que sea recordado por el caos y la miseria, y el comportamiento errático si permite que este expire”, valoró el senador republicano Pat Toomey en Fox News.

Los demócratas del Congreso buscaron aprobar el jueves una medida para aumentar la cantidad de los cheques de ayuda, en línea con las peticiones de Trump para subir el pago directo de 600 dólares para cada contribuyente a 2.000 dólares, pero la reunión no prosperó luego que los demócratas rechazaron la propuesta republicana de cambiar el monto de la ayuda extranjera en el paquete presupuestario, algo que el presidente Trump considera “una vergüenza” y “despilfarro”.

Durante esa sesión los republicanos intentaron cambiar el monto de la ayuda extranjera incluida en el paquete presupuestario -otra de las demandas de Trump- y la oposición respondió bloqueando esta propuesta.

Ante esta maniobra el líder de la minoría republicana de la Cámara Baja acusó a los demócratas de sufrir de problemas de “audición selectiva”. Con esto se levantó la sesión y la Cámara acordó reunirse nuevamente el lunes 28 de diciembre.

“Firmaré el paquete de gastos generales y por el COVID con un mensaje firme que le especifica claramente al Congreso que es necesario retirar los puntos en los que hay dispendio”, afirmó Trump en el comunicado.

Aunque el presidente insistió en que le enviaría al Congreso “una versión subrayada en rojo” con los artículos a ser retirados, ésas son simplemente sugerencias a los legisladores. El proyecto de ley, como está firmado, no necesariamente será modificado.

Ahora los congresistas tienen margen de maniobra para seguir debatiendo si los cheques de ayuda económica deberían ser por un monto tan grande como el que el presidente exige. La Cámara de Representantes controlada por los demócratas respalda cheques por una cantidad mayor, y el lunes someterá el tema a votación, luego pasará al Senado.

Los republicanos y los demócratas expresaron rápidamente su beneplácito por la decisión de Trump de firmar el proyecto para convertirlo en ley.

“El proyecto de ley alcanzado en una solución negociada no es perfecto, pero le hará un bien enorme a los habitantes de Kentucky y a los estadounidenses de todo el país que están pasando apuros y necesitan ayuda ahora”, dijo Mitch McConnell, el líder de la mayoría republicana en el Senado. “Le agradezco al presidente por firmar este proyecto para convertirlo en ley”.

Acerca de Oscar Posedente 10254 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.