“El golpe que nunca ocurrió”: La ex presidente de Bolivia Jeanine Áñez fue trasladada a una cárcel de mujeres

Bolivia atraviesa una compleja situación política e institucional. La ex presidente interina de Bolivia denunció que estará 4 meses detenida “para esperar el juicio por un golpe que nunca ocurrió”.

Las acusaciones cruzadas entre el gobierno de Luis Arce y la oposición por la detención de Jeanine Áñez son cotidianas. Es en este contexto, es que la justicia boliviana dictaminó la prisión preventiva para la ex presidente interina por la acusación de golpe de Estado contra el ex mandatario Evo Morales en 2019.

Ánez, que niega que haya ocurrido un golpe, fue trasladada a la cárcel de Obrajes, en La Paz, desde el edificio central de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen donde estaba detenida. El viaje hasta el penal de mujeres fue fuertemente custodiado por la policía.

La dirigente llamó a Bolivia a “tener fe y esperanza” tras haber escuchado la resolución de la jueza Regina Santa Cruz en una audiencia virtual que se realizó en la noche de este Domingo donde también participaron los fiscales y los abogados defensores de los acusados de sedición, terrorismo y conspiración.

La fiscalía boliviana había justificado su pedido en el peligro de fuga que presentaban tanto Áñez como los ex ministros Álvaro Coímbra, de Justicia y Rodrigo Guzmán, de Energía. Los dos ex funcionarios fueron trasladados al penal San Pedro, en La Paz.

La ex mandataria, de 53 años, fue detenida el Sábado en la ciudad de Trinidad, capital del departamento amazónico de Beni, 600 kms al noreste de La Paz, después del arresto de sus dos ministros Coímbra y Guzmán. Al momento de su detención, Áñez estaba escondida dentro de un sommier.

Las repercusiones internacionales no tardaron en llegar ante el envío de cartas por parte de la ex presidente a la ONU y la Unión Europea donde pidió que una comisión observadora sea enviada a Bolivia para verificar las condiciones de su detención y la imparcial investigación por parte de la justicia. Además, en esa misma misiva, había denunciado una “persecución política aberrante” tras su arresto.

En el arco opositor, la opinión general coincide con las consideraciones de Áñez. Carlos Mesa, ex presidente de Bolivia entre 2003 y 2005, consideró en un mensaje en Twitter que el encarcelamiento de la opositora es “prueba de la persecución política que se vive violando el estado de derecho”. El mensaje fue acompañado por el hashtag “#SolidaridadConJeanine“.

La oposición está convocando a marchas por la situación judicial de la ex presidente. En la ciudad donde fue detenida, un comité cívico exigió su liberación en las próximas 48 horas y advirtió sobre otras medidas de presión. Además, el Comité Pro Santa Cruz convocó a una concentración con la consigna “NoHuboGolpeHuboFraude”.

En tanto, la resistencia civil de la ciudad de Oruro pidió que se retomen los cabildos populares para expresar su rechazo al arresto.

A contramano, desde el Sábado un grupo de personas entre “autoconvocados”, gremialistas, transportistas y representantes de víctimas de los conflictos de 2019 se encuentra en vigilia en las puertas del edificio donde Jeanine Áñez estaba detenida exigiendo que se haga justicia y que “caiga todo el peso de la ley” sobre la ex mandataria y sus ministros.(TN)

LA

Acerca de Oscar Posedente 12751 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.