El sujeto que atacó el Capitolio era fanático del Islam

La capital del país norteamericano se encuentra completamente militarizada desde el 6 de enero. A pesar de estar bajo ley marcial, habiendo más de 5.000 efectivos militares y policiales patrullando las calles, y miles de barricadas por toda la ciudad, nadie pudo frenar a un terrorista arriba de un Sedán de color azul oscuro que evadió los puestos de control y llegó a estrellarse contra una de las barricadas en las puertas del Capitolio.

El terrorista se bajó del vehículo con un cuchillo e ignorando los avisos de la Policía Metropolitana de Washington se abalanzó sobre los oficiales de la zona y llegó a acuchillar a seis hasta que fue abatido a tiros por los demás efectivos.
De acuerdo a los primeros reportes que se dieron, el sospechoso fue llevado al hospital junto a otros dos oficiales de la Policía que fueron heridos de gravedad. Los otros cuatro sufrieron heridas leves. 
Finalmente se confirmó que el sospechoso murió en el hospital y minutos más tarde se supo la triste noticia que uno de los oficiales heridos también sucumbió a sus heridas.

La situación fue muy confusa ya que los primeros reportes se dieron en redes sociales por vecinos de la zona, que estando confinados en sus casas por la cuarentena grabaron muchas escenas del ataque terrorista.

Los medios demócratas salieron rápidamente a hablar de un ataque supremacista blanco, tratando de vincular el hecho con las protestas del 6 de enero. Esto resultaría totalmente falso.

Después de mucha confusión, la Jefa de la Policía de Washington, Yogananda Pittman, dio una conferencia de prensa donde confirmó la identidad tanto del terrorista como del oficial fallecido.

El policía asesinado se trataba de William »Billy» Evans, un veterano de 18 años de ejercicio en la Policía Metropolitana. Muchos de sus compañeros lamentaron la perdida de Evans y señalaron que era una persona maravillosa y muy comprometida con su país. A partir de su muerte la ciudad de Washington amaneció con sus banderas a media asta para rendirle homenaje. 

El terrorista fue identificado como Noah Green, un afroamericano de 25 años de edad y oriundo de West Virginia, creyente del fundamentalismo islámicoradicalizado por ISIS en redes sociales, y seguidor del grupo extremista Nación del Islam y del supremacista negro Malcolm X.

Debido a la prohibición de armas que existe en Washington D.C., el yihadista utilizó una modalidad de ataque muy común entre los terroristas de ISIS en Europa, el cual consiste en estrellar un auto a toda velocidad contra un lugar y luego matar tantas personas como puedan con un cuchillo o un objeto contundente antes de ser abatido. 

Quedó en manos de los periodistas independientes de investigar los vínculos del atacante, revisar sus redes sociales y entrevistar a sus conocidos.

El periodista Andy Ngo contó que logró sacar varias capturas a la página personal de Facebook de Noah Green, pero que 15 minutos después de que su nombre sea revelado a la prensa, su perfil fue eliminado de la red social.

Ngo mostró las capturas que revelan que Green le donó dinero a la Nación del Islam antes del ataque y que era un devoto seguidor de este movimiento, identificado por su odio al cristianismo y a la radicalización de sus militantes.»Noah X» como era llamado por sus compañeros dentro de la Nación del Islam, se había graduado en 2020 de la Universidad Christopher Newport, donde además jugaba al fútbol americano.A pesar de sus claros mensajes radicales, escribiendo que «el Estado es el mayor enemigo de los negros» y que «todos los blancos deben morir«, nadie en su entorno había denunciado su peligroso comportamiento.

Otra compañera de Green, de nombre KC Humphries, le dijo al noticiero que en los últimos años de en la facultad había notado extraños cambios en el tipo de contenido que publicaba en redes sociales. Humphries describió que de publicar contenido «inocuo» y «normal» pasó a subir contenido «raro«, como si fuera parte de un culto, en referencia a su ingreso a la Nación del Islam.

 Humphries contó que en un momento empezó a pedirle a sus compañeros que lo llamen »Noah X» y que vivía publicando discursos de Louis Farrakhan y de Elijah Muhammad, ambos lideres de la Nación del Islam.Farrakhan es una reconocida y peligrosa figura de la comunidad islámica en Estados Unidos, con una importante influencia en el Congreso de Estados Unidos, en particular con la diputada musulmana Ilhan Omar y el senador demócrata Raphael Warnock.

Acerca de Oscar Posedente 12053 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.