La inflación de EEUU escaló un 7,9% interanual en febrero y alcanzó un nuevo máximo en 40 años

La inflación en Estados Unidos no cede y sigue acercándose a máximos en décadas. En febrero, el IPC interanual trepó al 7,9% y alcanzó un nuevo máximo desde enero de 1982 (8,26%), según reveló este jueves la oficina de Estadísticas Laborales estadounidense.

El alza mundial de los precios energéticos, que generó la guerra en Ucrania, sumado a los mayores costos del gasoil, alimentos y vivienda, explican la continuidad en la tendencia alcista de los precios en el país norteamericano.

En febrero la inflación escaló un 0,8% respecto a enero tras el aumento del 0,6% el mes previo. En tanto que el IPC subyacente, que excluye los precios de la energía y alimentos frescos, subió hasta un 6,4% interanual en febrero frente al 6% registrado en enero y al 5,9% que preveían los economistas. De esta manera, el alza mensual ha sido del 0,5% frente al 0,6% registrado en enero.

La inflación de EEUU escaló un 7,9% interanual en febrero y alcanzó un nuevo máximo en 40 años

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania aparece como un nuevo factor a tener en cuenta para el comportamiento de los precios en las próximas semanas. Asimismo, ahora se espera con expectativa la reunión de la Reserva Federal, pautada para el 15 y el 16 de marzo, donde se definirá el aumento de tasas.

Incluso antes de que la guerra acelerara aún más los aumentos de precios, el sólido gasto de los consumidores, los sólidos aumentos salariales y la persistente escasez de suministros habían llevado la inflación estadounidense a su nivel más alto en cuatro décadas. Además, los costos de la vivienda, que representan alrededor de un tercio del índice de precios al consumidor del gobierno, han aumentado considerablemente, una tendencia que es poco probable que se revierta pronto.

“Los números son asombrosos y hay más por venir”, dijo Eric Winograd, economista senior de la firma de gestión de activos AllianceBernstein. “El pico de la inflación será mucho más alto de lo que se pensaba y llegará más tarde de lo esperado”.

De enero a febrero, casi todas las categorías de bienes y servicios se encarecieron. Los costos de los comestibles aumentaron un 1,4%, el aumento más pronunciado en un mes desde 1990, aparte del aumento de precios inducido por una pandemia hace dos años. El precio colectivo de frutas y verduras subió un 2,3%, el mayor aumento mensual desde 2010. Los precios de la gasolina se dispararon un 6,6%, la ropa un 0,7%.

Durante los 12 meses que terminaron en febrero, los precios de los comestibles subieron un 8,6%, el mayor aumento interanual desde 1981, dijo el gobierno. Los precios de la gasolina han subido un 38%. Y los costos de la vivienda han aumentado un 4,7%, el mayor salto anual desde 1991.

Lydia Boussour, economista de Oxford Economics, estima que si el petróleo se mantiene a 120 dólares el barril durante el resto de este año, que superó el martes antes de caer, le costaría a los hogares estadounidenses 1500 dólares, en promedio. 

También debilitaría el crecimiento económico en alrededor de 0,8 puntos porcentuales este año, dijo. Muchos economistas han recortado sus estimaciones de crecimiento para 2022 en aproximadamente medio punto a alrededor del 2,5%.

Acerca de Oscar Posedente 12211 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.