Dos años después

Otro aniversario de la pandemia SARS-CoV-2

Por Elda Cantú

Hoy, 11 de marzo de 2022, cumplimos dos años en pandemia.

Desde entonces, en todo el mundo, más de 451 millones personas han contraído el virus y al menos seis millones han perdido la vida a causa de la COVID-19.

Durante dos años hemos estado confinados, distanciados, obsesionados con la limpieza, con las noticias, con la epidemiología, con la búsqueda de una vacuna, con el acceso a una dosis.

Algunos nos propusimos hacer todo lo posible para no enfermar, otros nos resignamos a que así sería y muchos más —trabajadores esenciales, personas vulnerables— no han tenido alternativas para protegerse.

Unos languidecimos y otros han hallado la forma de recuperarse y florecer.

El virus nos ha cambiado para siempre.

Esta semana se dio a conocer un estudio cuyos hallazgos sugieren que la COVID-19 podría causar cambios en el tejido y la masa cerebral de los pacientes. También nos vamos enterando cómo es que el virus se roba el sentido del olfato. Y numerosos sobrevivientes reportan afecciones duraderas cuya biología apenas comenzamos a comprender.

Dos años después de la pandemia

Pero, a dos años de que la Organización Mundial de la Salud declarara la pandemia, varios científicos siguen explorando uno de los mayores misterios de este coronavirus: ¿por qué hay gente que nunca contrajo el virus a pesar de estar considerablemente expuesta a una o varias personas enfermas?

La doctora Daniela J. Lamas escribió esta semana en Opinión sobre los médicos en todo el mundo que “creen que algunas pistas cruciales podrían hallarse en nuestros genes”.

Desentrañar ese y otros enigmas resulta urgente para enfrentar pandemias futuras e, incluso, para terminar de frenar la actual.

Solo en los primeros dos meses de 2022, según datos de la Organización Panamericana de la Salud, el 63 por ciento de los nuevos casos de coronavirus de todo el mundo se registraron en América.

La cifra es preocupante en una región que alberga a menos del 13 por ciento de la población y sin embargo registra más del 30 por ciento de las muertes por covid.

“Todos queremos que la pandemia termine, pero el mero optimismo no puede controlar el virus”, dijo Carissa Etienne, la doctora a cargo del organismo. “Es muy pronto para bajar la guardia”.

Pero bajar la guardia, esa frase tan militar y tan manida, para muchos también significa despojarse no solo de las mascarillas sino también del miedo y la ansiedad.

“Claro está que no olvidaremos la pandemia, ni deberíamos hacerlo”, comenta Scott A. Small, experto en la memoria y la ciencia de olvidar y recordar. Sin embargo, Small asegura que olvidar parte del trauma nos permitirá recordar los aspectos de este tiempo que nos ayudarán a sanar. Y agrega:

En mi caso, estos detalles incluyen la asombrosa resiliencia, la valentía y el sentimiento de espíritu colectivo que surgieron esta misma semana hace dos años.

Acerca de Oscar Posedente 12751 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.