Los astrónomos odian a Elon Musk

Por Valen Dursi

Elon Musk, dueño de SpaceX y Tesla ha anunciado que finalmente su nuevo proyecto Starlink comenzara a brindar sus servicios de internet a lo largo del planeta

Imaginar que pagando una tarifa accesible uno puede tener internet incluso hasta en el lugar más recóndito del planeta suena como una maravilla futurística.

Pero para los astrónomos y científicos esto más que una alegría es una gran pesadilla. Una pesadilla que cada vez es peor, ya que Starlink no es la única empresa que sueña y trabaja para conseguir una mega constelación de satélites en la órbita terrestre.

La oscuridad es el mejor amigo de un astrónomo; tanto es así que los telescopios terrestres más potentes del mundo están ubicados en los lugares más alejados de cualquier contaminación lumínica. Algunos de estos lugares son, el desierto de Atacama en Chile, Mauna Kea en Hawái y La Palma en las Islas Canarias.

Los astrónomos odian a Elon Musk

Para que un telescopio como los mencionados, alejado de cualquier emisión de luz terrestre pueda captar una galaxia muy lejana, este debe estar observando hacia la galaxia durante unos cuantos minutos.

Si un satélite llegara a cruzarse en el camino del telescopio, la imagen se arruinaría por completo ya que en la mayoría de las ocasiones los satélites reflejan la luz solar hacia nuestro planeta, generando así una o varias líneas horizontales en la foto.

Aunque los científicos de Starlink han trabajado para oscurecer los satélites y que estos no reflejen la luz solar, los telescopios seguirán captándolos ya que son miles de veces más sensibles que el ojo humano.

Dentro de los trabajos de los astrónomos y científicos está el importante estudio de asteroides a lo largo del sistema solar, aunque más específicamente los que pasan o podrían pasar cerca de la tierra, como también se estudian las probabilidades de un posible impacto con la tierra.

Este tipo de estudio es más importante de lo que parece ya que no se necesita de un asteroide masivo para generar grandes desastres, bastaría con un meteorito de 500 metros para generar una catástrofe. Aquí es donde entran en conflicto nuevamente los satélites, ya que estos dejan rastros en formas de estelas en las imágenes, y cuando se trata de posibles amenazas a la vida humana todo se pone más serio.

Si bien será genial poder tener internet en los lugares más desolados, es un hecho que estas mega constelaciones entorpecerán a la astronomía y a la ciencia espacial, y nos dificultaran mucho poder estudiar y comprender mejor lo que nos rodea fuera de nuestro planeta.

Acerca de Oscar Posedente 12262 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.