El regreso talibán en Afganistán: mujeres sin derechos, terrorismo y crisis humanitaria

El embajador argentino en Pakistán, Leopoldo Sahores, dijo que “es evidente” el retroceso en materia de libertades individuales en el país. A un año del regreso de los talibanes al poder, Afganistán es hoy un país aislado y donde las mujeres viven la peor de las pesadillas.

El regreso talibán en Afganistán. El embajador Argentino en Pakistán, Leopoldo Sahores, no tiene dudas: “Afganistán está peor” que el 15 de Agosto de 2021 cuando los llamados “estudiantes de teología” entraron a Kabul 20 años después de la invasión estadounidense que los sacó del poder.

El regreso talibán se produjo en medio de una desbandada general del ejército afgano, pertrechado y organizado por Washington, después que la Casa Blanca anunciara el retiro de sus tropas del país, lo que finalmente se produjo el 30 de Agosto pasado. Detrás quedaron dos décadas de gobiernos pro estadounidenses caracterizados por una enorme corrupción y repudiados y combatidos por una parte importante de la población.

Hoy el país ha vuelto al pasado, con un régimen similar al que gobernó el país bajo un estricto cumplimiento de la Sharia (Ley islámica) entre 1996 y 2001. “La sensación de mayor seguridad que se puede palpar (porque los Talibanes son impiadosos con la corrupción, imparten ´justicia´ con celeridad y tienen tolerancia cero al delito) es relativa”, dijo el diplomático.

En ese escenario, Sahores mencionó que actualmente existe “un frente abierto con el Estado Islámico, al que no pueden dominar, como quedó demostrado con los atentados en mezquitas” que causaron 33 muertos en Abril pasado en Kabul.

El regreso talibán en Afganistán: mujeres sin derechos, terrorismo y crisis humanitaria

 “Por otro lado, el asesinato reciente del líder de Al-Qaeda Ayman al-Zawahiri dejó en claro -pese a sus negativas- que Afganistán es refugio seguro de organizaciones terroristas”, indicó. El jefe de la red terrorista fundada por Osama Bin Laden fue muerto en un ataque con drones lanzado por Estados Unidos el 30 de Julio en el centro de Kabul.

El embajador en Islamabad opinó en ese sentido que “el Talibán incumplió con una de las promesas hechas en la negociación” con el ex presidente estadounidense Donald Trump que desemboco en los Acuerdos de Doha y la salida de las tropas estadounidenses: “no permitir que Afganistán se convirtiera en una plataforma para grupos y células terroristas con capacidad de ataques en otros países”.

“Pakistán puede dar cuenta de ello dado que el Talibán Pakistaní se encuentra activo del lado afgano desde donde organiza y lanza ataques a territorio pakistaní”, remarcó.

Sahores dijo que en este primer año de gobierno talibán tras la salida del ejército estadounidense la situación de las mujeres ha retrocedido dos décadas. Las niñas pueden concurrir a la escuela hasta los 12 años y las mujeres adultas pueden salir de sus casas acompañadas por un hombre de la familia. El uso del burka -una prenda tradicional que cubre por completo el cuerpo y el rostro- es obligatorio en lugares públicos.

Además, a las mujeres casi no se les permite trabajar, a excepción de aquellas lugares donde se las considera necesarias como por ejemplo en aduanas, en las que se encargan de palpar a otras mujeres. Sin embargo, aún hay presentadoras de TV mujeres, pero se les exige cubrirse el rostro, lo que desató protestas de sus compañeros en la TV local.

“Es evidente que el retroceso en libertades y derechos es absoluto, claramente expuesto en el caso de las mujeres, pero también en el caso de las minorías religiosas-étnicas (el caso paradigmático es la comunidad Hazara), colectivo LGBT, activistas de derechos humanos y, por supuesto, respecto de todos aquellos que prestaron funciones en el gobierno previo o estuvieron vinculados a proyectos financiados por Estados Unidos y otros países de la OTAN presentes de 2001 a 2021″, reseñó.

El diplomático añadió que “la promesa incumplida de que las niñas iban a volver a la escuela, junto a la creación del Ministerio para la Promoción de la Virtud y Lucha contra el Vicio (que reemplazó al Ministerio de la Mujer y Derechos Humanos) muestra claramente que el rostro ´amable y conciliador´ con que se presentó el Talibán en los primeros tiempos post-caída de Kabul fue una jugada de marketing, nada más”.

Las imágenes de miles de personas que hace un año intentaban escapar de Kabul no se han apagado por completo. A fines de Agosto de 2021, una multitud de afganos se agolpó en los alrededores del aeropuerto de la capital en un intento desesperado de abordar uno de los últimos aviones que despegaron de la terminal aérea bajo control de Estados Unidos. El último vuelo decoló el 30 de Agosto.

Sahores dijo que “la comunidad internacional no puede desatender las necesidades de miles de afganos que buscan salir de su país, escondiéndose para que nos los sometan a vejaciones, torturas e inclusive la muerte”.

 “En nuestro caso podemos dar cuenta de innumerables pedidos de asistencia humanitaria que lamentablemente no fueron atendidos por falta de decisión política”, alertó. Sobre este punto, el embajador se excusó de dar más detalles y pidió consultar a la Cancillería.(TN)

LA

Acerca de Oscar Posedente 12262 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.