Equilibra tu mente y tu cuerpo

La relación que tengan tu mente y tucuerpo entre sí, es lo que marcará la manera en que transitarás tus días. Esa relación es poderosa. Para bien o para mal, las repercusiones que provoca esa interacción son muchas más de las que te puedas imaginar.

Es por eso, que en lo que tú puedas colaborar para que lo que salga de esa unión sea algo positivo, va a ser fundamental para la calidad que tenga “tu vivir” diario. Mente y cuerpo se afectan entre sí constantemente. Por ejemplo, la comida que ingieras en el día, además de ser sana o no, puede hacer que afecte a tu cuerpo y haga que tu mente se estreses o por el contrario, que se calme. Esta es una de las tantas maneras que el cuerpo puede afectar a la mente.

Un ejemplo del camino inverso: una situación que haga que tus nervios se descontrolen de tal manera que hasta pueda llegar a provocar un dolor de cabeza, de estómago o que te aumente o disminuya el apetito. Si bien los acontecimientos diarios no los puedes controlar, lo que sí puedes hacer es preparar el terreno para que tu mente y cuerpo estén equilibrados lo mejor posible y así puedas absorber, transitar o resolver los acontecimientos diarios.

Para equilibrar tu mente simplemente medita. Al meditar ejercitas la introspección y lograrás ver más claramente las situaciones. Además haces que la mente realice un espacio de memoria y de sentimientos de las situaciones que has vivido en el día para dar lugar a lo nuevo. Teniendo tu “cabeza” en estas condiciones haces que el cuerpo se sienta mejor. Recuerda que, por ejemplo, el estrés envejece a las células entre tantas cosas. De esta forma haces el 50% del trabajo, a la vez, debes hacer la otra mitad que tiene ver con el cuerpo.

Hidrátate! Muchas personas “se olvidan” de tomar agua. Ya sea porque toman otras bebidas como café, té, alcohol, refrescos, entre otros y apenas toman agua porque sienten literalmente que “no les entra” más líquido o porque simplemente decidieron hidratarse con otra cosa.

En cualquiera de las dos opciones que estés es malo, pero peor si es que estás en la segunda. Come fruta, verdura (aunque sea algo) evita lo que más puedas los alimentos procesados y come cosas simples como proteínas que las encuentras en las carnes, o si prefieres, también están en algunas legumbres.

Los embutidos, lo picante, los alimentos con excesiva sal, son algunos de los alimentos que alteran al cuerpo y terminan por estresar a la mente. Haz ejercicio físico. Lo que puedas, pero haz! Nuestro cuerpo resiste mucho más de lo que lo estamos usando en este
actual sistema de vida. Con pequeños cambios lograrás contribuir a que la relación que tengan tu mente y cuerpo sea positiva y eso a la vez hará que tus días sean de la misma manera. Cualquier dificultad que se te presente no te afectará tanto y así encontrarás más rápido cualquier  solución posible.

El sentirte bien es mucho más sencillo de lo que crees.

Recuerda #CuandoSeQuiereSePuede EQUILIBRA TU MENTE Y TU
CUERPO

 

www.tusam.com

Acerca de Oscar Posedente 3211 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*