Cómo reponerse de un gran fracaso

Vivimos en una época donde el exitismo ha dado lugar a cierta pérdida de sentido. Parece que es preferible lograrlo a toda costa, pese a quien le pese, incluso dejando el propio pellejo, que arriesgarse a que las cosas puedan salir mal. Más allá de que a cualquiera le gustaría tener éxito en todo lo que emprenda, esto no existe. Cualquier cosa que emprendas, como una nueva relación amorosa, un negocio, empresa, carrera profesional o desafío, puede fracasar.

 

  • ¿Qué hacer cuando se fracasa irremediablemente?

Aquí tienes claves para reponerte de un gran fracaso, que llevarán incluso a encontrarle sentido para proyectar lo nuevo más grande, mejor y con mayor solidez:

  1. Expectativas realistas. Si lo opuesto al éxito es el fracaso, las expectativas desmedidas constituyen uno de los caminos más directos hacia el resultado indeseado en cualquier aspecto en el que se emprenda. Diseña y gestiona tu expectativa y la de tu entorno de forma tal de focalizarse en la realidad.

 

  1. Planificación y seguimiento. Medita seriamente si has sabido planificar siendo implacable y abarcando todos los costados del proyecto, y si has dado el seguimiento apropiado. La gran mayoría de los desvíos que conducen al fracaso se basan en la improvisación.

 

  1. Date tiempo. La persona que fracasa entra en una etapa de duelo; y como duele quiere sacárselo de encima pronto. No es posible atravesarlo de esta forma. Apóyate en personas que te quieren bien y no te juzgarán, sino que te apoyarán a rehabilitarte para estar nuevamente fuerte por dentro.

 

  1. No medir sólo el fracaso económico. La inmensa mayoría de las personas asocian la palabra fracaso con el tema del dinero. Si bien esto es trascendente, no es lo único. He atendido casos en mis consultas como master coach de personas devastadas emocionalmente, traicionadas por el entorno, y otros donde han dejado su salud en el camino. Quiere decir que la variable económica al fracasar es una de las varas con las que se mide, pero no la única.

 

  1. No creerse del todo el éxito que se obtenga. Otro problema frecuente es no pensar que se puede fracasar por tener éxito en este u otro campo. Quedarse anclado en cualquiera de los dos polos es una visión errónea, ya que ninguna de estas cosas será permanente.

 

  1. Asume la parte que te toca. Quizás sea esta la más dolorosa, por cuanto entraña algo muy profundo de auto crítica. Conviértela en aprendizaje, no en auto flagelación: llegado al punto del fracaso irremediable, no hay nada que puedas hacer para revertirlo, se consciente de qué cosas no tuviste en cuenta, qué señales no viste -generalmente hay muchas- y qué dejaste de percibir por algún motivo, que desencadenó ese resultado.

 

  1. No repartas culpas. Aunque una parte tuya tenga rabia y lo niegue, posiblemente tuviste mucho que ver en ese fracaso. Es normal que te resulte difícil de aceptar. Es necesario que hagas tu análisis y permitas que el tiempo y tu sapiencia interior ponga las cosas en perspectiva.

 

  1. Reenfoca tu energía negativa. Luego de un breve tiempo empieza a dedicar tu foco a otra cosa más elevadora. Hacer salidas saludables, conectar con algo que te produce un profundo placer, escribir tus memorias, buscar una organización no gubernamental que necesite un Mentor para emprendedores, ordenar tu biblioteca y regalar cosas que ya no usas. Todo vale para que hagas el switch interno que se requiere para salir de a poco de la sensación de fracaso.

 

mm
Acerca de DANIEL COLOMBO 75 Articles
Daniel Colombo es un reconocido coach y comunicador profesional. Escritor. Especialista en motivación y liderazgo.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*