Los pueblos les darán de tomar de su propia medicina?

Creer y luchar

por Oscar Posedente

En una entrevista que me hizo el colega venezolano Alejandro Marcano, hablabamos sobre la actualidad de su país, pero, indefectiblemente, lo que pasa en el reino de Maduro, ha contaminado toda la región y nos afecta de manera directa.
Consecuentemente, hablar hoy de Venezuela es apenas diferente a opinar de lo que sucede en Argentina. Las similitudes son cada día, y a veces cada minuto, más cercanas.

No hay que ser un experto analista político para descubrirlo. Eliecer Cisneros, un productor y animador de eventos que no soportó en el poder a la copia berreta de Chávez, (un magnífico ignorante que receta goticas milagrosas), y se fue a radicar a Argentina, me confesaba: “para mis amigos que se quedaron en Venezuela, emigrar a Argentina ya no es la mejor opción”.

Es que, ya es vox populi que los gobiernos satélites de Cuba han dejado hace tiempo de representar una posición ideológica para convertirse en un asociación ilícita, criminal que les hizo ganar el calificativo de “narcodictaduras”. El combustible principal para seguir adelante es la corrupcción que a través de diferentes formas los mantienen en el poder. Usted me dirá, ok, pero porque los votan?. Pasó en Argentina, Bolivia, puede suceder en Brasil…
No tengo la respuesta.

Volviendo a la charla con Marcano, la pregunta del millón que me hacía, y a la que respondo de la misma manera que cuando las relaciones entre Guaidó y Trump parecían tibiamente acercarse a un desenlace de liberación, es: Se puede modificar o sacar a un régimen dictatorial a través del diálogo, el consenso y fundamentalmente un proceso eleccionario, democrático y republicano? .
1- No, taxativamente, no.
2 – Y por medio de la violencia? No es lo que me gusta.

Negociar con delincuentes, con los que se hacen llamar políticos para vaciar un país en nombre de una ideología de izquierda que en sus vidas privadas no ejercen, es un fracaso que les roba (o casualidad!) tiempo de vida a los ciudadanos honestos que terminan resignandose a seguir viviendo así.

En Estados Unidos las negociaciones con delincuentes se llevan a cabo para lograr desarticular males mayores, de hecho, muchos arrepentidos se benefician con una reducción de penas, pero, aunque sean menores, las deben cumplir. Son mas valientes, se bancan perder, como buenos delincuente.

Los dictadores, son muy cobardes, y por lo tanto no van a dejar nunca el poder de manera pacífica porque se exponen a pasar un tiempo en la carcel y en casos como el de Maduro, Estados Unidos puede estar esperándolo con los brazos abiertos para dar cuenta de actividades non sanctas, en las cuales este país puede intervenir y más en un momento en el que Alex Saab puede ser el disparador formal y legal para que ello suceda.
Porqué habría de dar un paso al costado y permitir unas elecciones limpias?. Cuál es el negocio?

En Argentina, de manera más light pero con la misma desfachatez, la banda K va a intentar perpetuarse en el poder y no entregarlo de ninguna manera. Lo prestó 4 años, pues se equivocó en la estrategia eleccionaria de 2015, pero en 2019 parte de la ciudadanía, la ventajera y especulativa, los que yo llamo la “clase mierda” les dio una oportunidad de oro.

Un 15% de los votantes que hablaron barbaridades de Cristina, terminaron confiriéndole un puesto de poder. Inocencia? Ignorancia? Especulación? Complicidad? Conveniencia? No lo sé.
Lo cierto es que se observa claramente que en esta segunda etapa, volvieron mucho peores. Más radicales de izquierda, aprendieron de sus errores y gobiernan por imposición sin buscar el consenso como pedían con Macri.
Afirman sus relaciones con países donde las libertades son escasas y se alejan del mundo que crece.

Ahora está aún mas claro el camino hacia Venezuela. Van despacio, esquivando los pozos para que los pasajeros se despierten solo cuando ya llegaron a destino, y sea tarde.


Como se evita esto? Algunos argentinos se están despertando, reacionando, y tal vez puedan lograr que el viaje termine antes, o se desvíe a rutas mejores.
Como leyó arriba, la pregunta del millón para mí tiene dos respuestas. Una (dialogo, consenso) es la que el tiempo demostró que fracasó y la otra, es la que ninguno desea, pero tal vez para muchos, sea la única salida necesaria. Hubo una Revolución Francesa, una Rusa, una Revolución de Mayo…

Cómo reaccionarán los pueblos de la región cuando el hartazgo los haya superado….?
A los que abusan del poder, les darán de tomar de su propia medicina?
No lo sé, pero lo dijo su propio lider histórico (Perón) “Cuando el pueblo agota su paciencia, hace tronar el escarmiento”

Acerca de Oscar Posedente 337 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.