Aniversario de Semanario Argentino: Aquí, 20 años es mucho

Uno de los preceptos que entendí al poco tiempo de radicarme en Estados Unidos, era que aquí, en la “tierra de las oportunidades” el tiempo, era el mejor aliado para que tu negocio, empresa o marca, vaya sumando valor agregado y, consecuentemente, jerarquia, y respeto. Parece algo básico, simple, pero no sucede en todos los países. Es que en la cuna del capitalismo y la alta competencia, permanecer, tiene un mérito notable.

Al venir de Argentina, donde ya ni recuerdo mis fracasos económicos, pensaba que aquí, abrías un negocio y todo fluía. Pecado de juventud.

Este mes de Julio cumplimos 20 años, y ya hace varios que le doy la real y justa dimensión a cada aniversario. Aunque claro, las cifras redondas como hoy, (20) son más marketineras.
Como ven en la primera tapa, en 2002, salía Campeón del Mundo Brasil, Jaf cantaba en un Restaurante, hablabamos de La Mona Jiménez, del Batigol y del principal fabricante de parrillas argentinas de esa época. Pero, lamentablemente, el título de tapa, puede ser tranquilamente el mismo en una portada de Julio de 2022. Para quien diseñó, con la de hoy, 892 tapas, reconozco que si bien está lejos de parecerme la mejor, es la que más me conmueve.

Me recuerda ese sentimiento, tal vez erróneo, de que mi país me echó.
Saqué el pasaje a USA la mañana del 11 de Septiembre de 2001, cuando en la TV de una agencia de mi ciudad (Avellaneda) se veía en directo la caída de las Torres Gemelas. La empleada sin sacar la mirada, atónita, y con cara de angustia, me preguntaba “no tiene miedo de irse a vivir allá?”. Le dije “no, miedo tengo de quedareme aca”.
Con ocho asaltos y un secuestro express encima, caminar por las calles sin alterarme, o cuidarme de que esas situaciones no se repitan se hacía invivible.

Primera tapa de Semanario Argentino, entonces llamado Sur Digital

Así un 25 de Mayo de 2002, con mis tres hijas, Julieta, Pía y Natalia y mi esposa María Amelia, emprendimos la aventura periodística. Llegamos el Día de la Patria, sin red, sin recomendaciones, y con el único estudio de mercado que fue mi amiga Lidia, una señora que viajaba seguido a Miami y conocía Diario Sur Digital (mi medio en Avellaneda), “andá tranquilo, no tengas dudas que te va a ir bien”. Yo, un irresponsable que le debe a ella mucho en lo espiritual.

Llegamos con 10.000 dólares y al mes, ya editamos el primer “Sur Digital” en Miami. Era quincenal, y como derecho de piso pagamos el doble de imprenta por el mismo producto que 10 años después.
A los 6 meses, estaba fundido.
Era dejar todo, y cuando digo todo, es todo. O seguir. Elegí seguir.

María salió a trabajar un par de meses, con su amiga Silvia, y se encargaban de la limpieza de la ropa del elenco de la película “Rápido y furioso”.
Yo, mientras tanto leía el libro “Como ser exitoso”. Algo así como “El Secreto” pero comprado en La Salada.
Encontré nueva imprenta, mucho más barata, decidimos hacerlo semanal, y de ahí en más, el ascenso fue lento, pero seguro, nunca un paso atrás.

Luego vino el desembarco en España, cambiamos el nombre por Semanario Argentino (en Málaga ya existía un Sur Digital). La experiencia no fue buena, pero nos fortaleció para futuras tormentas.
Ni la crisis de las hipotecas en 2008, y menos aún la pandemia Covid 19 nos debilitaron. Habíamos aprendido.
Nuestro principal competidor, quedó en el camino.
Hoy, por primera vez en 20 años, el festejo es doble, ya que comenzamos nuestra impresión y distribución también en Argentina.
Tenemos colaboradores, diseñadores y creadores de contenido que viven ahí, y darles trabajo y dignidad nos hace muy bien. Las condiciones económicas del país, hoy también nos permiten dar este paso.

Antes en Miami, esperaban los lunes el “Semanario Argentino” cuya edición cerraba a la medianoche, para leer las noticias, la crónica de los partidos de fútbol que aquí sólo se veían uno o dos y con cuestionable calidad. Con “Semanario” los negocios buscaban empleados, los nuevos inmigrantes conseguían trabajo, los actores promocionaban sus obras.
En 2020 post pandemia, pensamos en dejar de lado la edición impresa, y fue increíble el pedido para que volvamos. Y volvimos mejores (no es joda).
Pasamos de papel diario a revista. Más calidad, notas atemporales, entrevistas, y una edición mensual.
Para la noticia urgente están nuestras redes sociales, donde el equipo de Semanario Argentino en Miami ó Argentina, trabaja 24/7.
Gracias a todos! Lectores, anunciantes, periodistas, empleados, repartidores, social media.
Gracias, nos dieron demasiado. Vamos por más!

Acerca de Oscar Posedente 297 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.