Motivos que obligaron a Alberto Fernández a no aspirar a la reelección

La conversación con su mesa chica ocurrió el Jueves por la tarde al volver a Buenos Aires tras una actividad en Mar del Plata. Pero la decisión ya estaba tomada.

Motivos que obligaron a Alberto Fernández a no aspirar a la reelección. Alberto Fernández conoce la política como pocos. Hace 40 años trabaja en esa arena. Sabe leer climas y encuestas. Y todo le daba en rojo.

El clima político puertas adentro del Frente de Todos entró en un hastío irremontable tras las PASO de 2021. Mucho tiempo insistieron en el gobierno -especialmente la portavoz- en negar públicamente esa realidad que en 2022 se volvió imposible de ocultar. Los propios francotiradores que el kirchnerismo eligió para esmerilar la figura presidencial se ocuparon de hacer pública su tarea. Casi a diario se montaron a los micrófonos de radios y canales de TV para cascotear al Presidente y les dio resultado.

En paralelo, las encuestas -que ya daban mal- se volvieron lapidarias. Esta semana, dos sondeos de opinión de los que contrata el Gobierno y otro por afuera coincidieron en algo que se leyó en la Rosada como un tiro de muerte: la imagen positiva de Fernández, que supo orillar el 80% en 2020, con suerte llegaba al 20% por estos días. Y peor: la intención de voto en caso de presentarse a la elección le daba apenas 3 puntos (en un escenario que incluye a Cristina y a Massa) y entre 6 y 8 puntos (jugando como único candidato del Frente de Todos).

El consenso para que Alberto Fernández comunique que no será candidato se dio en el marco de los durísimos números del aumento de la pobreza. (Foto: Reuters)
El consenso para que Alberto Fernández comunique que no será candidato se dio en el marco de los durísimos números del aumento de la pobreza. (Foto: Reuters)

Es cierto que estos datos se veían venir. Entonces, ¿cuál fue la gota que rebalsó el vaso? Los últimos 7 días noquearon al gobierno con 7,7% de inflación y un dólar blue descontrolado

“El bolsillo es la línea de flotación de cualquier gobierno peronista. Pifiás ahí y estás muerto”, cuenta un funcionario nacional de extrema llegada al Presidente.

Increíblemente, tratándose de un hecho incontrastable, sólo Agustín Rossi, jefe de gabinete de ministros, hace pública su autocrítica. Este viernes, en una entrevista con TN, en horas del mediodía,reconoció abiertamente que el gobierno no cumplió con el pueblo en materia de bajar los precios. Y no habló ni de la guerra ni de la pandemia. Tan solo reconoció el problema y pidió perdón públicamente, 24 horas después que la portavoz Cerruti hiciera un reel de Instagram relativizando la cuestión y prometiendo una vez más que el mes próximo la tendencia será a la baja. No hay un solo ministro que no haya puesto el grito en el cielo ante esta publicación.

En las 24 horas previas al anuncio, Alberto Fernández y Sergio Massa se reunieron en Olivos. El dólar blue había marcado un nuevo récord. (Foto: Ministerio de Economía)
En las 24 horas previas al anuncio, Alberto Fernández y Sergio Massa se reunieron en Olivos. El dólar blue había marcado un nuevo récord. (Foto: Ministerio de Economía)

Lo curioso es que Fernández escucha a Cerruti más que a sus propios ministros. Prueba de eso es la salida del gobierno de Antonio Aracre, un jefe de asesores que duró apenas 60 días y que pateó la puerta harto del asedio de algunos funcionarios del gobierno, entre ellos la portavoz. A principios de semana no faltaron empresarios quienes reunidos en el foro Llao Llao se agarraban la cabeza al enterarse de la salida de Aracre a quien veían como “uno de los pocos que tiene una mirada racional dentro del gobierno”. Aracre es el ejemplo de lo que ocurre en un gobierno desgobernado. Fue tres décadas directivo de una de las compañías bioagrotecnológicas más grandes del mundo, gozaba de un salario de lujo, condiciones laborales inmejorables y saltó a lo público para darle un sentido adicional a su carrera participando del gobierno. Se dió la frente contra una pared oscura y vetusta: la de un gobierno que no solo no maneja la macroeconomía sino que para peor no acepta críticas constructivas.

El clima interno del gobierno no puede ser peor. La Cámpora festeja la baja de Alberto y la mínima cuota de peronismo racional que sobrevive en la Rosada está en crisis ante la muerte del candidato. Mientras tanto, Scioli asoma cabeza como alternativa moderada en un oficialismo que quedó a merced de Cristina.

¿Y Massa? El ministro de Economía con aspiraciones presidenciales afronta una disyuntiva compleja: ¿puede ser candidato en una economía con 100 puntos de inflación y dólar a más de $400?

“Técnicamente es imposible. No sería un razonamiento válido. Sería casi un oxímoron”, cuenta un prestigioso consultor de opinión pública cercano al gobierno y agrega: “Si llegase a presentarse y hace una buena elección sería algo 1.000% impensado”.

¿Qué rol jugaron los números? Clave. Todas las encuestas serias revelan que aquello que el gobierno no logra controlar es la principal preocupación del electorado: la inflación. Hace apenas unas semanas TN publicó un estudio de la Universidad de San Andrés que revelaba que más de dos tercios de la población considera un problema grave el aumento de precios y casi 80% de los encuestados considera que el gobierno no logrará hacer que las cosas mejoren. Esta semana, los números se volvieron inmanejables: dos análisis de consultoras que suelen enviarle análisis al gobierno mostraban que la intención de voto del presidente apenas llegaba al 3% con Massa y CFK en el ring. Sin ellos, subía a 6 u 8%.

Desde el gobierno la apuesta comunicacional pasó por salir a decir que la decisión del presidente obedeció a oxigenar, a facilitar una renovación, etcétera. Duro de creer: la Argentina es un país presidencialista con chance de reelegir. La reelección es uno de los objetivos centrales de quien llega al Ejecutivo por una razón simple: la necesidad de contar con tiempo suficiente de implementación de políticas públicas. No aspirar a la reelección en un sistema como este es síntoma de que algo anda mal.

En la “realidad real” la suma es contundente: internas + inflación + dólar = números pésimos = baja de candidatura. Fin de la historia.(TN)

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 13599 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach