El derrumbe del milagro económico chino: Un futuro incierto

El derrumbe del milagro económico chino. A fines de 2022 se pensaba que la economía china podría recuperarse. Sin embargo, después de tres años de restricciones y bloqueos debido a la pandemia de COVID-19, Beijing no logró recuperarse como se esperaba tras abandonar su política de «COVID cero». Aunque ciertos sectores experimentaron un crecimiento inicial, los datos del PIB en el segundo trimestre mostraron un crecimiento general débil y una tendencia a la baja.

Indicadores clave como el consumo de bienes duraderos y las tasas de inversión del sector privado disminuyeron drásticamente. Esto sugiere que tanto las personas como las empresas en China temen perder acceso a sus activos y priorizan la liquidez a corto plazo sobre la inversión. Esta situación está teniendo un impacto en la economía global.

El punto de inflexión para la economía china ocurrió en el primer trimestre de 2020 con el inicio de la pandemia de COVID-19. Aunque el régimen chino y los mercados financieros han pasado por alto el grave estado económico del país, ha perdido su vitalidad, incluso cuando se esperaba una mejora tras el levantamiento de las medidas restrictivas para enfrentar el coronavirus.

Este fracaso económico se debe en gran parte a la respuesta extrema del presidente Xi Jinping con su política de «COVID cero». Antes de la pandemia, la mayoría de los hogares y empresas privadas chinas confiaban en el régimen y esperaban hacer negocios sin interferencias políticas. Sin embargo, la pandemia puso de manifiesto el poder arbitrario del PCC sobre la economía y la vida de las personas, generando miedo generalizado en la población.

China abandonó su política de «COVID cero» a fines de 2022 tras una ola de protestas públicas sin precedentes en el país. Aunque esto liberó a la población de confinamientos indefinidos, la economía nunca se recuperó como se esperaba.

Además de la política de «COVID cero», múltiples factores afectaron la economía china durante la pandemia, como el impacto de la burbuja inmobiliaria, la sobrerregulación en el sector tecnológico y las restricciones comerciales y tecnológicas impuestas por Estados Unidos. Aunque el régimen chino ha implementado políticas pro-crecimiento, como rescates e inversiones en tecnología, la respuesta a la pandemia demostró que el PCC tiene la última palabra en la economía, lo que puede afectar la vida y los bienes de las personas de manera arbitraria.

La política económica de China bajo el régimen de Xi Jinping siguió un patrón común entre regímenes autocráticos, comenzando con un pacto de «sin política, sin problema» que prometía continuidad comercial. Sin embargo, con el tiempo, los líderes tienden a ignorar las preocupaciones comerciales e implementar políticas intervencionistas. Esto generó una pérdida de confianza en el régimen y su capacidad para mejorar la economía.

Para algunos países, la desaceleración de China podría brindar ventajas en la competencia estratégica, pero muchos deberán prepararse para un mundo en el que el gigante asiático sea menos capaz de contribuir al crecimiento global y más dispuesto a desafiar el orden internacional existente.

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 13758 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach