La batalla detrás de los hashtags: Encubrimiento de las sociedades anónimas en el fútbol argentino

Encubrimiento de las sociedades anónimas. Los conflictos en redes sociales eclipsan una realidad ineludible: la presencia de sociedades anónimas camufladas en el ámbito futbolístico. Javier Milei impulsa la inversión privada en los clubes, pero la AFA de Claudio Tapia se opone firmemente. En medio de este debate, surgen otras voces que parecen pasar por alto una realidad que demanda atención, transparencia y regulación en Argentina.

Los principales actores del gobierno nacional y del fútbol argentino protagonizan ruidosas discusiones en Twitter. Argumentan a favor o en contra de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD) basándose en lo evidente, lo destacado. Sin embargo, se ignora la verdadera situación que acontece en la práctica.

La aparente «unanimidad» en contra de las SAD en el fútbol argentino, acordada por los dirigentes en una reunión convocada por la AFA, es simplemente una imposición del presidente Chiqui Tapia. Pero no todos rechazan la idea de las Sociedades Anónimas Deportivas. Juan Sebastián Verón, recientemente nombrado presidente de Estudiantes de La Plata, apoya la propuesta que fue suspendida por la Justicia, la misma que había sido incluida en el extenso decreto de urgencia de Javier Milei.

Entonces, ¿qué son en realidad los grupos empresariales que financian a las asociaciones civiles, aportan jugadores y luego los transfieren a otros clubes con ganancias, dejando al club original con déficits deportivos y económicos? Son sociedades anónimas encubiertas. Estos mismos grupos probablemente se convertirían en inversores privados en las SAD para aprovechar la oportunidad de explotar un club.

El denominador común de estos acuerdos fue la explotación pura. Los inversores se dedicaron principalmente a la especulación financiera, sin realizar inversiones en infraestructura, desarrollo, renovación, etcétera (con algunas excepciones).

Es claro que estos grupos empresariales disfrazados son beneficiados por el modelo actual sin aportar nada a cambio. Es injusto y desequilibrado.

La función social de las asociaciones civiles sin fines de lucro es tan esencial para la comunidad como la estabilidad del club en cuestión. Un marco regulatorio que supervise la actuación del inversor, que restrinja sus acciones, establezca normas claras sobre tiempos e inversiones, y que esté sujeto a control por parte de los socios, sería un avance significativo. Esto no compromete la esencia de la asociación civil; más bien, controla la dinámica del inversor.

Las declaraciones románticas en contra de los grupos empresariales clásicos son solo una fachada. «Cuidar a los clubes» no significa permitir que los inversores hagan lo que quieran sin rendir cuentas… Mientras tanto, los protagonistas del gobierno nacional y del fútbol argentino siguen discutiendo en redes sociales, mientras los mismos grupos empresariales de siempre siguen operando, utilizando a las instituciones solo como un medio para sus fines.

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 13704 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach