Villa Gesell: Se cumple un año del asesinato a golpes de Fernando Báez Sosa por rugbiers miserables y cobardes

Fue asesinado en la madrugada del 18 de Enero de 2020. Tenía 18 años y un proyecto de vida junto a su novia, con quien estudiaba Derecho en la UBA.

Fernando Báez Sosa nació el 2 de Marzo de 2001 y era el único hijo del matrimonio que conformaron Silvino Báez, portero de edificio, y Graciela Sosa, quien se dedica al cuidado de adultos mayores. Si bien vivía en Recoleta junto a sus padres, se graduó del secundario gracias a una beca en el colegio Marianistas de Caballito. Era un joven sencillo, de clase media, con grandes aspiraciones por delante.

Una vez que terminó el secundario, comenzó el Ciclo Básico Común en la Universidad de Buenos Aires para la carrera de Derecho. Allí, conoció a su novia Julieta Rossi con quien llevaba 10 meses de relación antes su trágico asesinato. Su madre comentó públicamente en varias oportunidades que Fernando sentía una gran admiración por el abogado Fernando Burlando. Lo que nunca imaginó ese joven es que su ídolo terminaría siendo quien defendiese su muerte.

Hoy, se cumple un año del brutal asesinato de Fernando, ocurrido en Enero de 2020 a la salida del boliche Le Brique, en la ciudad balnearia de Villa Gesell. Allí, un grupo de rugbiers de la ciudad bonaerense de Zárate le quitó la vida con golpes de puño y a patadas que le provocaron un paro cardíaco debido a un shock neurogénico inducido, producido por traumatismo grave de cráneo. El aberrante hecho conmocionó al país y cobró relevancia a nivel internacional. El día 18 de Febrero de 2020, se realizó una convocatoria a nivel nacional en el Congreso de la Nación Argentina para pedir justicia.

Hoy, a un año de su muerte, sus familiares, amigos y allegados le rindieron homenaje a este joven de corazón grande y caritativo. Fernando participaba en varios proyectos solidarios y, en su memoria, sus familiares convocaron a todo el país a una colecta solidaria de alimentos no perecederos y útiles escolares en el Parque Rivadavia, en Caballito.

Fernando era parte de “Proyecto Servir”, un programa sobre bullying y adicciones en Marcos Paz. El mismo consistía en destinar una semana del receso escolar de verano para “construir” y ayudar el prójimo. Realizaban trabajos de albañilería como pintura, revoques, entre otros, para las entidades con fines sociales que lo necesitaran.

Tras su asesinato, la asociación de Marcos Paz “Seres vs. Teneres”, difundió un video donde se ve a Fernando realizando estas tareas solidarias. “Estuviste presente en más de una oportunidad en nuestra sede y en escuelas de Marcos Paz, trabajando codo a codo con tus amigos, bajo el sol, con calor. Elegiste el trabajo solidario, el servicio, en lugar de la comodidad y el descanso”, escribieron tras el crimen.

Fernando Báez Sosa, de 18 años, llegó a Villa Gesell el Jueves 16 de Enero de 2020. Su plan era vacacionar ahí con sus amigos de la escuela secundaria y con su novia Julieta, por lo que se hospedaron todos juntos en el Hostel “Hola Ola”, en Paseo 105 y Av. 5, donde permanecerían hasta el 23 de Enero. Cerca de las 19 hs del Viernes 17 de Enero, Fernando y sus amigos decidieron que irían a la discoteca Le Brique, ubicada en Av. 3 y Calle 102 de esa localidad balnearia, lugar al que llegaron aproximadamente a la 1:30hs de la madrugada. Para las 3:30hs, debido a la aglomeración de personas en el boliche, hubo un roce entre los rugbiers y los amigos de Fernando. Uno de los imputados dijo: “Dejen de empujar”, a lo que un amigo de Fernando respondió: “¡Estamos todos iguales!”.

Luego, los rugbiers incitaron al grupo de Fernando a pelear, por lo que los guardias de seguridad decidieron sacarlos a todos del boliche. Por un lado, y pese a la resistencia de los jóvenes deportistas, sacaron a los rugbiers y por otro lado salió Fernando junto a sus amigos. Tras ser expulsados, Fernando y su grupo se fueron a tomar un helado enfrente de la disco. Dos minutos después de salir, a las 4:44, 2 rugbiers (Enzo Comelli y Ciro Pertossi) lo atacaron por la espalda.

Golpearon a Fernando hasta dejarlo inconsciente y luego le propiciaron patadas en la cabeza. Mientras la brutal golpiza ocurría, otros rugbiers golpeaban también a los amigos del joven, impidiéndoles acercarse a la víctima. Un amigo de Fernando, Tomás, también terminó herido. El ataque duró menos de un minuto. Según la hipótesis de la fiscal, hubo una división de tareas para cometer el homicidio. Algunos golpearon a la víctima y otros evitaron cualquier tipo de socorro o ayuda.

Lucas Pertossi, uno de los rugbiers, filmó el comienzo de la golpiza y cortó el video para sumarse a la pelea. Cuando Fernando ya estaba tirado en el piso, Thomsen manifestó: “¡Dale cagón levántate y pelea!”. Otra frase que se escuchó por parte de Matías Benicelli, otro de los agresores, fue: “¡A ver si ahora volvés a pegar de atrás, negro de mierda!”. Testimonios de la ciudad de Zárate comentaron luego del hecho que este grupo solía armar peleas en discotecas de la zona y que algunos de los agresores ya tenían antecedentes por violencia.

Después del crimen que conmocionó al país, los rugbiers se fueron caminando al lugar donde estaban alojados relatando en voz alta lo sucedido y disfrutando del suceso. Andrea Ranno, una empleada de un hotel cercano los escuchó e hizo la denuncia. A las 5:30hs de esa madrugada de la noche del crimen, el grupo fue captado por las cámaras de seguridad en un local de McDonald’s, al cual fueron luego de haberse limpiado los restos de sangre de sus cuerpos. A las 10:38 hs, fueron detenidos por la policía bonaerense.

Tras negarse a declarar en la fiscalía de Villa Gesell, 5 de los jóvenes fueron trasladados a Pinamar, mientras que el resto se quedó en la ciudad balnearia. Mientras tanto, se juntaron las primeras pruebas, como los videos filmados por testigos y cámaras de seguridad del boliche y de la calle.

En la casa donde se alojaban se encontró ropa y zapatos manchados de sangre, de los cuales un par pertenecían a Máximo Thomsen. Los celulares fueron confiscados y enviados a peritaje a un laboratorio de Mar del Plata, para luego darse a conocer que uno de los detenidos había grabado el ataque.

También declararon los principales testigos, entre ellos los amigos de Fernando. Asimismo, se daban a conocer los resultados de la autopsia, que señaló que Fernando había muerto por un shock neurogénico que provocó hemorragias internas debido a múltiples golpes.

El 13 de Marzo de 2020, los detenidos fueron trasladados al penal de Melchor Romero, ubicados en celdas de a dos, para la realización de las pericias psicológicas que fueron suspendidas debido a la situación sanitaria causada por la pandemia del COVID-19.

La Cámara de Apelaciones y Garantías de Dolores ratificó la preventiva de los 8 detenidos, asimismo mantuvo la carátula de homicidio doblemente agravado. La única modificación que realizó es que nuevamente Thomsen y Ciro Pertossi son coautores y los otros 6 detenidos partícipes necesarios, mientras que Milanessi y Guarino no son imputados en la participación del hecho. Los 8 imputados están a la espera de un juicio oral, en el cual algunos de ellos podrían ser sentenciados a perpetua.(TN)

mm
Acerca de Diario Sur Digital 5436 Articles
Diario Sur Digital, es el periódico de información general del Sur de la provincia de Buenos Aires. Con sede en la ciudad de Avellaneda cumplió en 2016 sus 17 años de periodismo independiente al servicio de la comunidad local.