Según un informe,China consideraba el coronavirus como arma biológica para una Tercera Guerra Mundial

Científicos del Ejército Popular de Liberación chino examinaban en 2015 la manipulación de enfermedades para fabricar armas “de una manera nunca antes vista” y describían las condiciones perfectas para lanzar un arma biológica, documentando incluso el impacto sobre “el sistema médico del enemigo”.

Desde hace seis años, científicos chinos se han estado preparando para una Tercera Guerra Mundial librada con armas biológicas y genéticas, incluido el coronavirus, señala un documento al que tuvo acceso el Departamento de Estado de EE. UU., publicado el pasado sábado por el Daily Mail.

El diario The Australian agrega detalles del informe que habría sido elaborado por científicos y funcionarios de salud del Ejército Popular de Liberación chino, entre los que se incluye un apartado en el que se examina la manipulación de enfermedades para fabricar armas “de una manera nunca antes vista” y describe las condiciones perfectas para lanzar un arma biológica y documenta el impacto que tendría en “el sistema médico del enemigo”.

La información revelada este sábado no constituye una afirmación de que el COVID-19 que ha contagiado a 157 millones de personas en el mundo y ha matado a 3,2 millones sea un arma biológica lanzada por el régimen chino, pero sí sostiene que Pekín consideró desde 2015 el potencial militar de los coronavirus del SARS, lo que eleva los temores sobre esta tesis.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue uno de los que sugirió en múltiples ocasiones esta hipótesis y no dudaba en referirse al COVID-19 como el “virus chino”. Pero con la llegada del demócrata Joe Biden a la Casa Blanca las cosas cambiaron.

El nuevo presidente estadounidense, quien ha evitado confrontar al régimen de Pekín e incluso describió en una entrevista que Xi Jinping como un político “brillante”, prohibió vincular a China con el COVID-19, pidiendo el cese de la proliferación de nombres como «virus chino» o «virus de Wuhan», porque –a su juicio– estimula el racismo en EE. UU.

La OMS pidió más pruebas

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) había negado inicialmente la hipótesis de que el COVID-19 hubiera salido de un laboratorio chino, como sugería Trump, en el informe final presentado a finales de marzo tras la visita de una delegación de este organismo a China a comienzos de año, hubo un cambio sobre esta posibilidad.

Tras la presentación de dicho informe, el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió seguir investigando el origen del virus e insistió en la necesidad de recabar más pruebas para cada una de las hipótesis, sin descartar ninguna. «Permítanme decir claramente que, en lo que respecta a la OMS, todas las hipótesis permanecen sobre la mesa», concluyó.

Acerca de Oscar Posedente 10014 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.