Idolos de arena

Según el significado de la lengua española Ídolo significa

“Figura o imagen que representa a un ser sobrenatural al que se adora y se rinde culto como si fuera la divinidad misma”.

Esa definición es antigua claro pero si uno la considera, se pregunta: quién puede tener tal magnitud y tal idolatría?. Es como demasiado dirían en el barrio. En nuestros días le damos obviamente un significado distinto, Así, sí vamos a una definición más contemporánea nos encontramos con esto,

“El término es empleado para referirse a aquellas personas que se han destacado en el ámbito deportivo o artístico y que son objeto de admiración por quienes simpatizan por lo que hacen”.

Si se une la idolatría por solo su actividad tanto artística o deportiva, solo basta eso?
Solo es jugar muy bien al fútbol y ser admirado por su juego o hay otros atributos?.
Pensemos en nombres de ídolos para algunos hinchas y surgen desde el presente algunos fuertes y representativos, por ejemplo el Bocha para el rojo, Milito para Racing, el Enzo para RIver, Romagnoli para el Ciclón, el Maxi para los leprosos, y algunos que están cerca de serlo como Toranzo para el globo o Pinola para los canallas.

Fijémonos que todos ellos tienen coherencia entre la admiración por su juego pero también por sus actitudes fuera del terreno de juego. Así vemos que si le preguntamos a cada uno de esos hinchas por sus ídolos, seguro que los defienden a muerte y que para ellos sería una gran decepción si alguno sufriera un hecho policial, social o también sería una decepción si criticaran desmedidamente a través del periodismo, haciendo campañas políticas a favor de algún candidato en desmedro de su club.

Al ídolo lo miramos con lupa, y a nadie le gusta sacarlo del pedestal por comportamientos contrarios a esa idolatría.
Cuando citamos a estos ídolos, no nos olvidamos de dos que pican en punta en el presente de Boca.
Dos nombres fuertes en el presente xeneize, Riquelme y Tevez.
En lo que es meramente futbolístico, no sólo el hincha se deleitó con ellos sino también el espectador que no lo es. Quien de todos nosotros no cuestionamos al entrenador de turno del seleccionado clamando para que los convoquen.
Pero si hablamos fuera del ámbito del balón. Quién de los dos tiene un comportamiento coherente, íntegro y auténtico?. Quién de los dos es concreto y coherente entre el decir y el hacer?

Recomiendo ver un reportaje que le hizo Fantino a Tevez cuando volvió a Boca hace dos años. El reportaje es rico en muchas definiciones y se vislumbra a una persona que saliendo de una infancia difícil, dolorosa y sacrificada, se convirtió en alguien que, esforzándose y dedicándose, aprendió y se superó a sí mismo.
No lo hizo con la base del rencor, lo superó, y desde ahí aprendió. No se fue de ese barro, al contrario de ese barro construyó con la combinación de otros materiales algo sólido.

Pero, hay otros que se convierten en grandes futbolistas pero que permanecieron y se estancaron en su propia idolatría. Perdieron su humildad y la capacidad de aprendizaje, creyendo que sabiéndolo todo pueden decirlo todo y ser los dueños de todo.

Esos ídolos que admiramos en el fútbol, fueron fuera de eso ídolos de arena. El viento hace desaparecer ese material, y lo que era una montaña de arena, en el presente se vuelve una meseta.
Ídolos de arena e ídolos de barro, quien de los dos quedan como reconocidos en el tiempo, quien perdura y quien se vuelve un buen recuerdo sólo futbolístico.
Riquelme vs Tevez quién es quién en el presente del hincha?.

El ídolo, el auténtico, es presente y futuro, el ídolo nunca descansa, no se duerme, permanece siempre, con esa luz de ese algo que no se explica pero que no se apaga nunca.

glemmigol@gmail.com

mm
Acerca de Gerardo Lemmi 32 Articles

Gerardo Lemmi es escritor y periodista deportivo.

Sea el primero en comentar

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*