Casi muere ahogada y se convirtió en récord, Maya Gabeira, la surfista que volvió a la playa

En 2013, mientras surfeaba en Nazaré, Portugal, la brasileña sufrió un accidente en el que corrió riesgo su vida. Años más tarde, rompió el récord de la ola más grande surfeada por una mujer.

La pasión, a veces, tiene el poder de llevarnos a límites peligrosos. Y la surfista Maya Gabeira puede dar fe de ello. Es que las gigantes olas de Nazaré, una localidad ubicada a 120 kilómetros de Lisboa, Portugal, que la dejaron cerca de la muerte en 2013, fueron las mismas que años después le permitieron convertirse en la mujer que surfeó la ola más grande del mundo.

Cuando la brasileña transitaba su adolescencia por las playas de Río de Janeiro, empezó a contagiarse de la pasión por el surf gracias su novio de aquel entonces y sus amigos. Y desde allí estrechó un vínculo de amor eterno con el deporte de la tabla y las olas. «El surf es totalmente único. Me encantan muchos deportes acuáticos, como el foil surfing, kitesurf, vela. Pero el surf sigue siendo mi mayor pasión. Cuando las olas son perfectas no hay nada mejor en el mundo que surfear», dice Maya, cien por ciento convencida.

Así fue como la surfista de 33 años mudó su entusiasmo por el surf a Portugal y en octubre de 2013 se enfrentó a las olas de Nazaré, famosas entre los amantes de ese deporte, donde buscaba un establecer un récord que se le terminaría negando durante cinco años. Es que la naturaleza no le dio tregua: una ola tumbó la tabla de surf de la brasileña, quien fue rescatada por su amigo, Carlos Burle, cuando se encontraba flotando en el agua casi sin poder respirar.

Si bien el gran susto de su vida no apagó su pasión, Gabeira confiesa que para subirse nuevamente a la tabla y lanzarse al agua a surfear, debió sobreponerse al miedo de volver a accidentarse. «Estaba muy traumada después de mi accidente. Comencé lentamente, primero recuperando mi fuerza física y mi confianza con el agua. Pero me tomó muchos años poder dejar atrás ese episodio y surfear sin el miedo de que se vuelva a repetir eso», reveló luego de tener que rehabilitarse de la rotura de un tobillo y operarse en dos oportunidades para superar dolores en su espalda.

Lo cierto es que la dos veces nominada a los prestigiosos premios Laureus venció sus miedos y, en enero de 2018, fue por la revancha. Esta vez, aquellas olas que casi la matan, terminaron llevándola a la gloria: dominó un muro de agua de 20,7 metros de altura, oficialmente, el más alto surfeado por una mujer.

Su logro fue premiado con el título de Guinness World Records (la ola más grande surfeada por una mujer) y con el galardón Women’s XXL Biggest Wave Award de la Liga Mundial de Surf (WSL, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, para recibir ese reconocimiento -el 1 de octubre de 2018-, Maya debió ganar otra batalla pero fuera del agua. Es que en ese momento, sólo existía una categoría en la WLS y en el Guinness World Records y siempre era ganada por hombres. Entonces, la brasilera comenzó una cruzada para que se establezca una categoría masculina y una femenina. Viajó a la sede de la WLS en Los Ángeles, donde no recibió el apoyo suficiente. Ante la negativa, recurrió a sus fanáticos y lanzó una petición mediante la plataforma change.org en la que aseguró que «hay algunas personas a las que no les gusta la idea de que las mujeres surfeen las olas más grandes». Y el pedido surtió efecto.

«Fue la primera vez que el récord se separó entre una categoría masculina y una categoría femenina. Y para que quedara establecido fue difícil por todo el proceso que implicó. Pero ahora ese trabajo está hecho, y sólo será cuestión de que los récords futuros sean surfeados y medidos para ser reconocidos», aseguró la protagonista de la nueva campaña de la marca de relojes, TAG Heuer.

Maya, que próximamente llevará su vida al cine por medio de un documental, cuenta su experiencia con la ilusión de contagiar a que más mujeres se animen a pelear por lo que les corresponde. «Espero que todas las mujeres luchen por lo que es suyo. Si no luchamos por nosotros mismos, ¿entonces quién? Sé que en mi caso fue muy difícil luchar. No quise pelear y exponerme yo misma a eso, pero me sentí sin opción. Nadie lo hubiera hecho por mí, y hoy estoy muy contenta. Fui fuerte y exigí lo que era correcto para mí y para las mujeres que vendrán después de mí también», reflexiona Gabeira, que sabe bien de sobreponerse a las olas que plantea la vida.

GG

mm
Acerca de Semanario Argentino 11466 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach