Una bóveda que protege todo, hasta las zapatillas de Kobe Bryant de la NBA

El edificio ordinario de ladrillos marrones, escondido dentro de un bloque anodino en una calle de Delaware, probablemente no llamaría mucho la atención si no fuera por el alambre de púas y los guardias armados afuera, insinúa que hay algo importante adentro, posiblemente incluso precioso.

Fort Knox no lo es. Pero el alijo de objetos coleccionables que alberga el edificio es, sin duda, digno de custodiar.

Hay una tarjeta rara de Pikachu y una centenaria del gran beisbolista Honus Wagner, que recientemente se vendió por $7.25 millones en una venta privada. Además de las tarjetas coleccionables, hay bates de béisbol y zapatos de baloncesto, incluido un par de zapatillas usadas y firmadas por el difunto gran Kobe Bryant de la NBA.

En total, $200 millones en artículos coleccionables se almacenan en dos bóvedas dentro del edificio, equipadas con algunas de las últimas tecnologías para mantener el valioso alijo a salvo de daños o ladrones.

“Mucha gente no guarda joyas en su casa. Lo guardan en una caja de seguridad”, tal vez en un banco seguro, dijo Ross Hoffman, director ejecutivo de Goldin Co., una división del gigante de la industria Collectors, que opera la bóveda, una instalación de alta seguridad que se especializa en proteger objetos de colección. .

El edificio no tiene señalización, y la empresa pidió que no se divulgue ningún indicio de su ubicación. En el interior hay una instalación tecnológicamente avanzada con una bóveda protegida, equipada con detectores de movimiento sísmico que harán sonar la alarma si alguien intenta atravesar las paredes con un martillo neumático.

Para pasar de una habitación a otra, un guardia de seguridad lo guiará a través de una entrada de doble puerta activada por tarjeta, dejando que la primera puerta se cierre antes de pasar por la siguiente. Hay cámaras de vigilancia por todas partes.

Detrás de una de las dos puertas de bóveda de 7500 libras (3400 kilogramos), cada una de más de un pie de espesor, hay filas de estantes que se extienden hasta las vigas del edificio. Filas y filas de cajas están llenas de artículos de colección, incluidos algunos con un valor monetario relativamente pequeño pero que representan un valor sentimental para sus dueños o que algún día podrían valer mucho más.

Hoffman llamó a la instalación un «analgésico».

“Hay dolor de cosas que se pierden. Hay dolor en las cosas que son robadas”, dijo Hoffman

mm
Acerca de Semanario Argentino 12010 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach