Los papeles ‘top secret’ de Biden, un caso lleno de incógnitas

A medida que se agrava la crisis de los papeles de Biden, más urgentes se tornan las preguntas que quedan por resolver del caso y que de momento, ni el presidente de Estados Unidos ni su equipo han podido aclarar del todo. El hallazgo de más documentos clasificados cerca del garaje de su casa de Wilmington, Delaware, donde el mandatario ha pasado una parte importante de su presidencia, aumenta aún más la presión sobre lo que sabía exactamente Biden acerca de ese material clasificado en su poder y desde cuándo.

El sábado, la Casa Blanca confirmó a través de su abogado Richard Sauber el hallazgo de seis papeles adicionales a los ya encontrados en su residencia privada y en las antiguas oficinas que usaba Biden en Washington cuando abandonó la vicepresidencia tras ocho años junto a Barack Obama. En total son cerca de una veintena de documentos que, en lugar de haberse conservado en el Archivo Nacional, estuvieron -posiblemente durante años- fuera del lugar que por ley les correspondía.

Entre esos papeles localizados en la biblioteca de su casa y las oficinas de su think tank los había de alto secreto, según la cadena CBS, 10 en total, aquellos que podrían causar un «daño excepcionalmente grave». Tres son los niveles de clasificación de documentos: confidencial, información que podría causar daño a la seguridad nacional; secreto, que ocasionaría un daño grave y el citado top secret.

Los papeles 'top secret' de Biden, un caso lleno de incógnitas

Lo hallado no empezó a ver la luz hasta hace unos días, pese a que los abogados del presidente estadounidense habían encontrado ese material en noviembre tras proceder a una mudanza en las oficinas. ¿Por qué tanto tiempo en hacerse públicos? El problema no son solo las diez semanas que han transcurrido desde que se dieron a conocer, sino que los primeros documentos clasificados fueron descubiertos el 2 de noviembre, seis días antes de las cruciales elecciones de medio mandato en las que los demócratas lograron mantener el control del Senado. Los republicanos creen que se ha jugado sucio.

Además se preguntan si Biden y su equipo violaron o no la ley. James Comer, congresista por Kentucky y presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, no lo tiene claro, según indicó a CNN.

Comer acusó a Biden de «hipócrita» por haber acusado al ex presidente Donald Trump de comprometer la seguridad nacional y la democracia durante las elecciones mientras él hacía lo mismo. «Ha habido una clara falta de transparencia, un doble rasero en la justicia, y queremos el mismo trato», dijo, comparando el intenso escrutinio sobre los papeles clasificados que le encontraron a Trump en su mansión de Mar-a-Lago en Florida y el actual caso de Biden.

Comer, sin embargo, fue incapaz de aclarar por qué restó importancia a los papeles del republicano, pese a la redada del FBI en la mansión en agosto, y ahora exige que haya una investigación exhaustiva sobre los manejos de los documentos clasificados del presidente.

Es improbable, sin embargo, que haya consecuencia legales para el ex vicepresidente, no solo por la aparente colaboración de su equipo desde el principio con el Departamento de Justicia y los Archivos Nacionales, sino por la inmunidad que le garantiza el cargo por ley hasta que abandone la Casa Blanca.

Sobre la mesa también está la cuestión de cuánto sabía el mandatario demócrata sobre los documentos en su casa y sus antiguas oficinas. Biden ha dicho que fue una sorpresa cuando se lo comunicaron, pese a que algunos estaban en la biblioteca de su casa, cerca del Corvette que guarda en su garaje. ¿Y qué contenían los papeles exactamente? Aún no se sabe. Más preguntas que respuestas a estas alturas.

Fuente elmundo.es

mm
Acerca de Semanario Argentino 13773 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach