¿Inversión o especulación?: La batalla del «Ojo de Halcón» en el Fútbol Argentino

La batalla del «Ojo de Halcón»: En Europa, las principales ligas cuentan con la tecnología para determinar si la pelota ingresa al arco en situaciones dudosas. A diferencia de la Liga española, la AFA se muestra renuente a incorporarla, confiando en el VAR para resolver estas cuestiones. “Es costoso y su uso es limitado”: las razones de la Liga Profesional para no implementar el “Ojo de Halcón”

“Poseemos la mejor Liga del mundo”, afirmó Claudio Tapia antes del Superclásico entre Boca y River, que culminó con una victoria para Boca por 3-2 en Córdoba, en los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional. Sin embargo, la controversia estalló dos días después, cuando el VAR invalidó un gol de River en un momento crucial del partido, argumentando que la pelota no había cruzado completamente la línea del arco de Chiquito Romero. El sistema “Ojo de Halcón” habría disipado cualquier incertidumbre. En la actualidad, todo se ve envuelto en polémica.

¿Qué es el “Ojo de Halcón”? Es un sistema informático que reproduce la trayectoria de la pelota mediante imágenes captadas por cámaras de alta velocidad ubicadas estratégicamente en el estadio. Su principal objetivo es determinar si la pelota ha cruzado la línea de gol o no. Su implementación eliminaría las conjeturas en los goles discutidos o las interpretaciones subjetivas de los árbitros asistentes o encargados del VAR.

La FIFA aprobó su uso en todas sus competiciones hace más de una década. Requiere la instalación de 14 cámaras por estadio para su correcto funcionamiento.

El costo es el principal obstáculo para la AFA y la Liga Profesional. Solo para implementarlo en la Primera División se necesitaría una inversión aproximada de 4 millones de dólares, dependiendo de la cantidad de partidos por temporada. Esta estimación se basa en un campeonato de 20 equipos, con un formato de todos contra todos, es decir, 380 partidos, como en la mayoría de los países.

Sin embargo, en la Liga Profesional de Argentina se disputan 581 partidos al año (203 en la Copa de la Liga y 378 en la Liga Profesional), lo que incrementaría significativamente el costo de implementación debido al mayor número de estadios y partidos.

La Liga española enfrenta una controversia similar tras un gol no cobrado a favor del Barcelona en el último clásico contra el Real Madrid. En esta competición tampoco se utiliza el “Ojo de Halcón” debido a su alto costo, aunque otras ligas europeas, como la Bundesliga alemana, la Serie A italiana, la Ligue 1 francesa y la Premier League inglesa, ya lo han adoptado. También se utiliza en la Champions League y en los mundiales.

El “Ojo de Halcón”: más de 4 millones de dólares y poco uso En el fútbol argentino, el VAR ha estado en uso durante dos años. En el último Superclásico se evidenció su limitación para determinar si la pelota había cruzado completamente la línea de gol. De hecho, los encargados de revisar las imágenes desde el centro de operaciones en el predio de la AFA en Ezeiza tomaron la decisión de anular el gol de River sin utilizar líneas. Todo se resolvió a través de la observación humana desde varios ángulos, pero sin una imagen irrefutable.

Fuentes de la Liga Profesional informaron a TN que la implementación de la tecnología de gol/no gol implicaría un gasto significativo y que se utilizaría en pocas ocasiones durante la temporada. “Es costoso y su uso es limitado. El problema radica en la relación costo-beneficio”.

En la misma línea, está el “GoalRef”, conocido por su precisión al confirmar los goles y evitar polémicas. La pelota está equipada con un microchip que interactúa con un dispositivo magnético instalado detrás de los arcos: si la pelota cruza la línea, el reloj del árbitro mostrará la palabra “Gol”. Es simple y efectivo. Pero también costoso.

Javier Tebas, presidente de la Liga española, tuvo que explicar por qué se opone a su implementación: “No se trata de una cuestión económica, sino de uso. En una temporada, hay cuatro o cinco jugadas de este tipo”, declaró hace algunos meses.

El Videoarbitraje ha llegado para quedarse en el fútbol y facilitar la toma de decisiones de los árbitros con el objetivo de reducir los errores. Sin embargo, el VAR no puede resolver todo, o al menos no parece infalible en las situaciones de gol/no gol.

En el caso del último Superclásico, los árbitros VAR Jorge Baliño y Gastón López determinaron que la pelota no había cruzado completamente la línea. Sin embargo, los seguidores de River argumentan que no hay una imagen irrefutable para cambiar la decisión de los árbitros de campo que habían validado el gol. En este sentido, el VAR tiene una limitación clara: para determinar si la pelota entró o no, se utilizan las mismas cámaras que para el resto de las situaciones de juego, y no una específica que esté alineada con la línea del arco.

“Es dura” y “Es muy ajustada, Yael”, fueron las frases que Baliño y López utilizaron para comunicarse con Yael Falcón Pérez, el árbitro principal que esperaba la decisión del VAR para confirmar o anular el gol de River. La determinación llegó con una expresión subjetiva: “Para nosotros, no es gol”.

“Con el VAR, casi todas estas situaciones pueden resolverse, y ayer lo hicieron”, respondió una alta autoridad de la Liga Profesional a TN, agregando: “¿Para vos fue gol?”.

La pregunta sobre si vale la pena invertir más de 4 millones de dólares por temporada en la tecnología de gol es un debate que debería llevarse a cabo dentro de la AFA, especialmente después de la polémica surgida en el Boca-River disputado en Córdoba. Por ahora, la respuesta es negativa. Y parece que eso no cambiará en el corto plazo.

La mejor Liga del mundo no está en Argentina. Si alguien aún creía en esa afirmación grandilocuente, una jugada la ha desmentido (junto con la abundancia de arena en el Kempes). Ya sea a través del VAR o con soluciones improvisadas, el debate continúa.

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 13704 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach