Argentina: Dramática historia de dos hermanitos africanos que fueron dejados por su padre en una Comisaría de Bahía Blanca

Se trata de mellizos africanos, de 6 años de edad, que fueron abandonados por su familia adoptiva en una comisaría. Ninguno tenía DNI argentino e investigan la legalidad del proceso de adopción. “Los nenes piensan que es un juego y preguntan cuándo vuelven a buscarlos”

La dramática historia de los hermanitos africanos que fueron dejados por su padre en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Bahía Blanca “con un bolsito y la documentación” atravesó en las últimas horas los medios de todo el país.

Mientras avanza la investigación para determinar la legalidad del proceso de adopción y los posibles delitos cometidos por la pareja que los tenía a su cargo desde hace un año, se supo que los nenes “se encuentran en buen estado de salud”, contenidos “en espacio alternativo familiar”, pero que nunca registraron que los habían abandonado.

Por su parte, la licenciada en Trabajo Social, Letizia Tamborindeguy, quien denunció ante la Justicia el hecho, dijo que los menores “quizás interpretaron que se trataba de un juego y que después los iban a volver a buscar” y remarcó: “Tienen 6 años, es difícil que registren una situación de abandono. Ellos están muy bien en el hogar, pero siguen preguntando cuándo los van a venir a buscar”.

Si bien señaló que más de 500 personas de todo el país se comunicaron con ellos en las últimas horas para colaborar con la situación de los hermanos e incluso para ofrecerse a adoptarlos, Tamborindeguy manifestó que esto les generó “un sabor muy amargo”. “Entiendo que al haber una investigación no puede ser posible que los padres ahora se arrepientan, no se pueden seguir vulnerando derechos”, afirmó y agregó: “Con chicos que vienen de otro país, con otra historia, es mucho más difícil. Esto no puede pasar, uno entiende que hay gente que quiere tener una familia, pero no puede ser a costa de cualquier cosa”.

De acuerdo al relato de la trabajadora social, el padre adoptivo se acercó con los chicos a la comisaría el 17 de Noviembre pasado con la intención de dejarlos. “Dijo que no podía sobrellevar la vida familiar, que tenía dificultades en la vinculación de los niños, lo cual se incrementó por el aislamiento del COVID”, recordó Tamboribdeguy e indicó “Él era determinante en su postura, de hecho lo dejó por escrito. Aseguraba no poder sostener el vínculo, problemas de convivencia, dificultades para poner límites porque había algunas costumbres totalmente diferentes, cosas que vienen arraigadas culturalmente y que ellos no pudieron sobrellevar”.

Además, la especialista consideró que los padres adoptivos “fueron asesorados por algún profesional y les debe haber explicado que tenían que hacerlo de esta manera, porque podían haberlos dejado en San Martín de Los Andes, pero no lo hicieron” y añadió “Vimos enseguida que había falta de documentación, datos que no estaban del todo claros, no hay fecha de ingreso al país, son todas cosas que nos hicieron mucho ruido”.

El fiscal Marcelo Romero Jardín, a cargo de la causa, evalúa si el matrimonio cometió el delito de incumplimiento de los deberes de asistencia familiar y un fraude a la Ley de Migraciones. A su vez, los denunciantes consideran que constituye un caso de maltrato infantil. Desde que llegaron a la comisaría, los chicos están bajo “medida de abrigo”, esto implica que fueron trasladados a un hogar municipal.

En la denuncia, desde el equipo de la Comisaría indicaron: “Tras el abandono de los mismos, regresó a su localidad de residencia en San Martín de los Andes, lo que muestra y deja a la vista la vulneración de derechos a la cual quedan expuestos estos hermanos, quienes ya fueron alejados de su país natal, con todo lo que eso implica, en relación a cambios culturales y costumbres cotidianas”. Los mellizos adoptados y abandonados habían entrado al país con visa de turista.(TN)

LA

Acerca de Oscar Posedente 10254 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.