Aunque Alberto Fernández y Cristina Kirchner intentaron mostrar unidad, el malestar ronda la Rosada

Malestar e incertidumbre en el gabinete. Las repercusiones de un acto en el que el Gobierno intentó mostrarse como un bloque y terminó por desnudar la grieta entre sus máximos referentes.

Desde el momento en que Cristina Kirchner anunció que no sería candidata a presidente y, en su lugar, elegía a Alberto Fernández, el exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner camina sobre un sendero difícil, un delgado hilo que opone su autoridad a los designios de su ahora vice.

Cristina no está conforme con el Gobierno. Al menos así lo hizo saber públicamente, primero, en una carta en la que se quejó por los “funcionarios que no funcionan”, palabras que sonaron como una “tirón de orejas” al jefe de Estado y provocó que la primera en dejar el gabinete fuera María Eugenia Bielsa, la ex titular de Vivienda, que no pudo resolver las tomas de tierra que complicaron al gobernador Axel Kicillof, el actual favorito de la líder del Frente de Todos.

Por otra crisis en la Provincia, la rebelión policial, la ministra Sabina Frederic parecía ser una de las salidas tras varios contradichos con su par bonaerense, Sergio Berni, autodenominado “soldado de Cristina”, casos de violencia policial y el manejo de conflictos. Hasta el momento, la titular de Seguridad sigue en su puesto.

Es habitual que, después de las palabras de la ex presidente, viene la interpretación moderada de Alberto Fernández, una actitud que lo caracterizó a lo largo de su carrera política para buscar el consenso y que dejó de lado abruptamente al anunciar, con Horacio Rodríguez Larreta a sus espaldas incrédulo, la quita de coparticipación a la Ciudad, una maniobra en la que muchos ven la autoría intelectual de la Cristina Kirchner y que resultó del levantamiento de la Bonaerense.

El fuego del primer mensaje que emitió por redes sociales la presidente del Senado, con la excusa de los 10 años de la muerte de Kirchner, fue “leído” por el mandatario como una invitación al acuerdo. La renuncia de Bielsa no conformó a su compañera de fórmula. Dicen que, también, iba por Santiago Cafiero y otros miembros que no mostrarían, a su entender, la diligencia que busca.

En su segunda carta, la jefa política fue más evidente con sus reclamos y apuntó contra la Corte Suprema tras varios reveses judiciales, complicaciones que no habría pensado tener al estar al frente del Gobierno. Habló de “lawfare al palo” contra los dirigentes y ex funcionarios kirchneristas.

Las duras palabras de Cristina llegaron luego que el máximo tribunal confirmara la pena de Amado Boudou, otro de sus pupilos, por el caso Ciccone. Así la vicepresidente no pudo desmarcarse de las causas en su contra y las señales que emite la Corte a la Justicia no son buenos augurios, que el kirchnerismo busca despejar con el nombramiento de jueces y el desplazamiento de otros.

Pero nada de esto es suficiente. En el pasado, el kirchnerismo fustigó a “los tibios”. En el acto de este Viernes en La Plata, que celebró el primer año de gestión, Cristina pareció volver a echar mano al término pero lo utilizó sin medias tintas: “Los ministros que tengan miedo o no se animen vayan a buscar otro laburo”. Más clara, imposible: quiere que los funcionarios sean más confrontativos. ¿Será también el mensaje para el Presidente?

Una vez más, el jefe de Estado volvió a hacer uso de una lectura de tono diplomático: “El acto se le ocurrió a Axel (Kicillof). Sirve para disipar dudas, para los que quieren vernos separados, divididos”, sostuvo este sábado. “Los diarios dicen que soy un títere, que hago lo que me manda; si no hablo, hay una crisis institucional, estamos peleados, no funciona. No sé qué quieren. Hablamos cuando tenemos que hablar. Nada va a quebrar mi amistad con ella: ni aunque ella lo dispusiera”, expresó Fernández. “Le agradezco siempre a Cristina la confianza que depositó en mí y no la voy a defraudar a ella ni a ninguno de los que nos votaron”, concluyó.

En el gabinete, sin embargo, no están tan tranquilos. Tras las palabras de Cristina crecen los rumores de cambios y, la incertidumbre y el malestar rondan la Rosada a pesar que Alberto Fernández y Cristina Kirchner intentaran mostrar unidad. (TN)

LA

Acerca de Oscar Posedente 12745 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.