Una vieja terminal de micros de Once se convirtió en un “Hostel de la miseria”

Los bondis en la calle, los carros en la terminal. En Once, un viejo garage donde estacionaban micros retrata una de las tantas formas de la miseria en la Argentina. Reconvirtieron un galpón de la Línea 129 en un refugio para trabajadores sin techo

Cuando se piensa que ya nada puede sorprender, la realidad de Argentina siempre tiene su excepción a la regla bajo la manga. Desocupación, problemas de vivienda, informalidad. Un capítulo más de la Argentina increíble.

El atardecer de un día cualquiera suele repetir, tal vez, la geografía más urbana que ofrece la Ciudad de Buenos Aires. Los alrededores de la estación cabecera del ferrocarril Sarmiento es el teatro de operaciones de todo tipo de ocupaciones y “oportunidades” en pleno barrio de Once.

En sus márgenes los vendedores ambulantes se juegan las últimas fichas sobre los paños que reposan en la vereda de Av. Pueyrredón ofreciendo todo tipo de chucherías. Trabajadores golondrina atraviesan calles y avenidas esquivando todo tipo de infortunios que se atrevan a dilatar aún más un regreso a casa que suele ser más largo de lo imaginado. Las persianas empiezan a bajar y los protagonistas de una película, que ya vi varias veces, suelen estar apurados, impacientes, incómodos, algunos en alerta, pero todos en busca de algo o de alguien.

Sin embargo la mirada del periodista debe ir más allá de la hoja de ruta, el cronista sabe mantener la calma porque la calle siempre tiene algo más para mostrar.

A espaldas de Plaza Miserere una larga fila de coches de la Línea 129 pintan de verde los laterales de una cuadra poco iluminada del barrio. Algo anda mal, los colectivos maniobran como pueden para hacerse lugar unos a otros sin generar un caos de tránsito sobre Bartolomé Mitre al 3000, aunque hay que reconocer que mientras cae la tarde disminuye la circulación de autos particulares en la zona.

Algunas unidades llegan, otras se van, el resto de los 129 descansa literalmente sobre la vereda. Todo parece indicar que ahí terminan su recorrido y que ahí debería funcionar su terminal… Debería.

Un galpón de triple frente sigue funcionando, pero donde estacionaban micros, hoy se guardan los carros, donde descansaban los choferes hoy duermen los cartoneros, donde había un garage de transporte público o nos encontramos con una fotografía de la Argentina terminal.

Las ruinas de una empresa abandonada que supo cobijar a empleados y patrones de una línea que conectaba Once, Retiro, Congreso y Constitución con la ciudad de La Plata hoy es el refugio de cientos de trabajadores que viven a límite de la indigencia y llegan desde todos los puntos del conurbano para ganarse un mango en la capital.

El playón es el emporio del rebusque, en medio de dársenas que resisten el paso de tiempo, fosas de talleres rellenas con cascote y una gomería devenida en baño público, Luisa fue la encargada de reciclar la atmósfera del lugar para convertir abandono en posibilidad.

Compra venta de cartón, plástico y metales, custodia de carros y un “hostel de la miseria” en el que todos tienen lugar, donde hombres y mujeres todos los días entran, descansan y vuelven a salir de la “terminal” intentando cambiar el recorrido de su destino.(TN)

LA

Acerca de Oscar Posedente 12508 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.