Andropausia: Ansiedad, frustración y enojo, por Dr. Capuya

Cuando el hombre llega a los 40 años, de ahí en adelante, puede experimentar un fenómeno similar a la menopausia femenina, mal denominado andropausia ¿Cómo darnos cuenta y qué se puede hacer para revertirlo?

por Dr. Guillermo Capuya . M.N. 65404

La mal llamada andropausia (del griego, ‘hombre’, y , ‘cesación’), en realidad se denomina hipogonadismo, es el resultado de la baja producción de testosterona. Los hombres también atraviesan su “menopausia”. A esta etapa se la suele conocer como el síndrome del hombre irritable, o como comúnmente descripto como el Síndrome del Pitufo Gruñón.
Así como las mujeres tienen su menopausia, los hombres también comienzan a declinar los niveles de la hormona testosterona, aunque este no es un proceso inexorable ni les ocurre a todos los varones.
Se considera que 1 de cada 4 hombres entre los 40 y los 60 años posiblemente tengan una disminución de la hormona sexual -la testosterona– (deficiencia androgénica en el envejecimiento masculino) y esto implica, entre otras cosas, una pérdida del deseo.

Qué ocurre con las hormonas sexuales masculinas?
A partir de los 35/40 años se puede observar en algunos hombres un descenso del 1.2% por año de la testosterona, que es la hormona que se produce en los testículos y también en parte en las glándulas suprarrenales.
En la historia antigua, hay un mito relacionado con los eunucos, quienes eran castrados para que no tuvieran deseo sexual hacia las princesas y las reinas. Sin embargo, seguían produciendo testosterona por sus glándulas suprarrenales -ubicadas sobre ambos riñones– manteniendo sus deseos sexuales, a pesar de estar castrados.

La “menopausia” masculina: ¿Qué es el Síndrome del Pitufo Gruñón?

¿Qué ocurre cuando esta hormona comienza a descender?
En general, se comienza a perder de deseo sexual y también se experimentan otros signos y síntomas característicos de esta etapa. El llamado Síndrome del Pitufo Gruñón se manifiesta por síntomas como irritabilidad, nerviosismo, insomnio, sofocos, frustración, enojo, ansiedad intensa, disminución de la memoria, sudoración y pérdida de la concentración.

Foto: Remi Turcotte

¿Cómo reconocerlo?
Si un hombre nota que se acumula grasa alrededor de la panza, medible por una balanza y perímetro de cintura, que comienza a perder memoria, que se pone agresivo y negativo, si se convierte en una persona que discute mucho se deprime y se “cuestiona” toda su vida, lo ideal es acudir al médico.
También se pierde más cabello, se afina el pelo, la piel se pone más rugosa y más seca, transpiramos de noche y de día, se pueden convertir en personas socialmente indeseables y así también para los convivientes.
Es clave un buen diagnóstico. Es decir, se debe corroborar que exista deficiencia de testosterona y, además, debe excluirse la presencia de otros problemas de salud que puedan ocasionarla, como por ejemplo, la diabetes, la obesidad, algún tipo de cáncer, problemas hepáticos o renales, etc. 
La andropausia no implica una ausencia de la fertilidad, este factor va ligado el recuento de espermatozoides que tenga la persona.

¿Hay hombres más propensos a sufrirlo?
Una causa importante de la caída de testosterona es que el tejido adiposo es un reservorio de estrógenos, entonces cuando hay obesidad hay mayor cantidad de estrógenos y ese exceso produce una disminución relativa de los andrógenos, la testosterona. Entonces cuando hay obesidad también puede coexistir irritabilidad, por eso es mucho más frecuente la irritabilidad en los hombres obesos que en los delgados.

MITOS Y VERDADES DE LA ANDROPAUSIA

  • El deseo sexual y las erecciones disminuyen. Verdadero.
    Al bajar la cantidad de testosterona, la libido y el número de erecciones espontáneas (las que tienen lugar durante el sueño, por ejemplo), también se ven reducidas. En cualquier caso, se trata de un proceso lento; no ocurre de la noche a la mañana.
  • Todo hombre mayor de 40 años con disfunción sexual y decrecimiento del deseo padece andropausia. Falso
    Antes de afirmar nada, un paciente con estos síntomas debe recibir una evaluación específica para determinar qué está causando estas afecciones.
  • Cualquier varón con disfunción sexual necesita testosterona. Falso
    Al igual que en el caso anterior, primero ha de llevarse a cabo un diagnóstico, con el fin de establecer el tratamiento indicado. Después, el especialista dirá si las hormonas son adecuadas o no.
  • Existen factores que pueden acelerar la andropausia. Verdadero
    A partir de los 30 años, el envejecimiento normal del hombre provoca una caída del 1.2% anual en los niveles de testosterona; este porcentaje aumenta gradualmente desde los 45 años. Sin embargo, aquellos hombres con factores de riesgo (diabetes, hipertensión, colesterol, obesidad), probablemente notarán un descenso mayor y más abrupto en dichos niveles.
  • La alimentación ayuda a paliar los efectos de la andropausia. verdadero
    Seguir una dieta sana y llevar un estilo de vida saludable sirve para mantener la energía, la masa muscular y la fuerza. También ayuda a mejorar el estado de ánimo y a descansar mejor.
  • La fuerza disminuye. Verdadero
    La andropausia suele producir una rebaja de la densidad ósea (influyen también otros factores, relacionados con el envejecimiento) y una reducción de la masa muscular (sarcopenia).
  • El vello corporal se modera. Verdadero
    Al disminuir la producción de testosterona, también lo hace la cantidad de vello en el cuerpo.
  • Pueden aparecer trastornos emocionales. Verdadero
    Los niveles bajos de testosterona podrían alterar el estado de ánimo, provocando generalmente una sensación de tristeza. Además, verse en el proceso de la andropausia puede causar falta de confianza en uno mismo. En algunos casos, además, se han diagnosticado problemas de concentración.
  • Se dan trastornos en el sueño. Verdadero
    Los cambios hormonales pueden afectar a los patrones del sueño (bien con insomnio, bien con una sensación de somnolencia continua), aunque no tiene por qué ser de forma grave. Si esta alteración se prolonga en el tiempo, acude al médico.

CLAVES PARA SUPERAR ESTA ETAPA

  • En principio, identificar y reconocer el problema para encontra la solución.
  • Reducir o eliminar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Hábitos saludables: reducir consumo de grasas y azúcares. Bebidas con cafeína u otros estimulantes.
  • Ejercicios
  • Hay terapias de reemplazo de testosterona que mejoran esta condición. Se pueden proveer en forma oral, inyectable, a través de geles que se colocan sobre la piel de los hombros o sobre el abdomen, como si fuera un desodorante y se absorben hacia el organismo.
  • Sin embargo, previo a este tratamiento, conviene hacerse un examen prostático porque si bien la testosterona no produce cáncer de próstata, si un hombre tiene un cáncer de próstata hormono-dependiente puede acrecentar el problema.
  • También existen los pellets o “chips sexuales” , que se implantan a nivel subcutáneo y liberan testosterona de manera progresiva, como si la persona tuviera un ritmo natural de liberación. Se colocan aproximadamente cada seis meses.
  • Con estas terapias se logra mejorar la memoria, la fuerza, la irritabilidad, la condición cardiovascular y sobre todo, la sexualidad.
  • Todos estos tratamientos hormonales deben ser prescriptos y supervisados por médicos especialistas, como andrólogos y endocrinólogos, ante un diagnóstico concreto una vez que se constata la disminución de los niveles de hormona masculina.

El Dr. Guillermo Capuya es médico, diplomado en comunicación médica y científica. Para más informes pueden seguirlo en Instagram @doctorcapuya

mm
Acerca de Dr. GUILLERMO CAPUYA 1 Article
El Dr. Guillermo Capuya es médico, diplomado en comunicación médica y científica. Para más informes pueden seguirlo en Instagram @doctorcapuya