Bajo la sombra del ausentismo y el «voto enojo»: Incertidumbre en las elecciones PASO

Ausentismo y «voto de enojo»: La falta de asistencia y el llamado «voto de enojo», dos elementos que suman más incertidumbre al resultado de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), son factores clave en el escenario electoral actual. La inseguridad en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) irrumpió con potencia en la etapa final de la campaña, desplazando el enfoque de la discusión política y desafiando a los indecisos y a los moderados: ¿el Gobierno enfrentará un castigo en las urnas?

El primer hito electoral del año 2023 quedará sellado mañana, cuando se celebren las PASO en todo el territorio nacional. Este evento marca el fin de una intensa campaña que se vio directamente influenciada por actos de inseguridad acontecidos recientemente en el AMBA.

Ante el asesinato de Morena Domínguez, la niña de 11 años atacada por motochorros mientras iba a la escuela en Lanús, las principales agrupaciones políticas optaron por cancelar sus actos de cierre. Aunque su muerte conmocionó a la opinión pública, se trató de uno entre varios crímenes en el conurbano que movilizaron a la sociedad en la antesala de las elecciones.

Este Domingo se conocerá al ganador de la disputada contienda interna en Juntos por el Cambio (JxC), en la que Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich se enfrentaron. Además, se determinará si Sergio Massa logra convertirse en el precandidato presidencial más respaldado, como aspira Unión por la Patria. El libertario Javier Milei también busca arrebatar esa posición, con un significado simbólico de cara a las elecciones generales de Octubre.

En este sentido, encuestas de diversa naturaleza circularon durante las semanas previas a las PASO. No obstante, la inseguridad irrumpió abruptamente en el tramo final de la campaña, desplazando la discusión sobre temas económicos que dominaba la agenda política. Asuntos como la inflación, las reservas del Banco Central, el control del dólar y las retenciones a las exportaciones quedaron en segundo plano debido a los recientes hechos delictivos en el Gran Buenos Aires.

Así, el llamado «voto de enojo» contra la clase política convencional, en especial contra el Gobierno actual, podría intensificarse en este contexto. Este factor introduce una dosis adicional de incertidumbre al resultado de las PASO y a la actuación de los precandidatos de Unión por la Patria (UxP).

Días atrás, Massa se vio obligado a dirigirse a la población, adoptando un tono contundente incluso en su discurso, en respuesta al clima de inseguridad en el conurbano bonaerense. Los residentes exigen una mayor presencia estatal en la lucha contra el crimen, un pedido que va más allá de lo municipal y afecta tanto al gobierno provincial, liderado por Axel Kicillof, como al gobierno nacional.

No obstante, Aníbal Fernández, titular de la cartera de Seguridad, desvió la responsabilidad hacia La Plata tras el asesinato de Morena («No está bajo mi jurisdicción», argumentó). Poco después, Massa asumió un rol de liderazgo, respondiendo a la situación y evitando la fuga de votos hacia propuestas más enérgicas contra la delincuencia, como la de Bullrich.

La deserción, otro elemento a considerar Dentro del bullrichismo, también se plantea que en este escenario previo a las PASO, donde la sociedad demanda un aumento en la lucha contra el crimen, la figura de la ex ministra de Seguridad de la Nación se fortalece, al igual que sus propuestas relacionadas con una postura más rígida. Al mismo tiempo, la confianza generada en el larretismo en días recientes, gracias al respaldo obtenido por la candidatura del alcalde porteño, se atenúa.

Otro aspecto que podría impactar el desempeño de Rodríguez Larreta en las urnas es la falta de asistencia. El grado de participación es un factor de preocupación para el oficialismo, que teme que una cantidad significativa de votantes que apoyaron al peronismo en 2019 opte por no votar en estos comicios. Esto incluye a aquellos desilusionados con la gestión de Alberto Fernández como presidente. Incluso un moderado como el jefe comunal de la ciudad de Buenos Aires podría sufrir las consecuencias de una menor concurrencia a los centros de votación.

¿Por qué? Porque es más probable que los indecisos o aquellos decepcionados con la política tradicional se abstengan de votar. Es decir, personas con una postura más centrista. Esto no aplicaría a aquellos que ya han decidido apoyar a Bullrich o a Milei, ni tampoco a los votantes fieles al peronismo, independientemente de quién sea el candidato. No obstante, será interesante observar el porcentaje de votos que obtenga el líder social Juan Grabois, respaldado por el núcleo duro kirchnerista, en su contienda interna con Massa.

En este sentido, es probable que esa disputa en el oficialismo genere su propia cuota de «voto de enojo», impulsado por aquellos que no se sienten representados por el actual ministro de Economía en su rol de precandidato presidencial. Se trata de militantes y ciudadanos en general que acudirán a las urnas sabiendo que Grabois probablemente no encabezará la boleta de UxP en Octubre, pero lo ven como una especie de «conciencia moral» del kirchnerismo en la lucha contra Massa.

De todas formas, se trata de votos que eventualmente se sumarán a favor de la causa peronista, independientemente de que ambos contendientes esperarán por separado el desenlace de las elecciones este Domingo, a diferencia de lo que ocurrirá en JxC, cuyo centro de operaciones estará unificado. Además, retomando la coalición opositora, Rodríguez Larreta intentaba en los últimos días de la campaña atraer a los indecisos y a los denominados «electores callados». Es decir, a aquellos que se mantienen distantes de las plataformas digitales, que no participan en debates políticos ni suelen responder encuestas.

Los «atributos electorales» que se esforzaba por mostrar estaban fundamentalmente relacionados con la administración, el diálogo y el acuerdo como punto de partida para avanzar hacia las transformaciones que el país requiere para progresar. No obstante, la serie de actos delictivos en el AMBA podría incentivar una migración de ese votante moderado -al que el intendente de la ciudad le venía dirigiendo sus mensajes- hacia propuestas más extremas: «En el inconsciente colectivo se valora enormemente la gestión que llevó a cabo Patricia como ministra de Seguridad y su discurso contundente tiene mayor aceptación en un escenario como el presente», recalcan representantes del bullrichismo.

Queda por verse, de todas maneras, la importancia a nivel nacional que puedan adquirir los sucesos ocurridos principalmente en el Gran Buenos Aires previo a las PASO o incluso la muerte del activista de izquierda Facundo Molares después de ser arrestado por la Policía de la Ciudad en pleno espacio del Obelisco porteño. En resumen, son diversos los desencadenantes de preguntas que sobrevuelan el panorama electoral.

Incluso en esta coyuntura, tanto oficialistas como opositores esperan con confianza el resultado de las votaciones y sin un «plan B», como afirman en el entorno de Rodríguez Larreta. «Jamás hay alternativa en política», manifestó una fuente muy allegada al intendente de la ciudad a Noticias Argentinas, mientras esperan salir victoriosos este domingo frente a Bullrich y continuar en la contienda en busca de la Presidencia de la Nación. Al día siguiente, dará comienzo un nuevo capítulo para la mayoría de los actuales precandidatos, ya mirando hacia octubre, pero en JxC uno de los dos quedará fuera de competencia.

LA

mm
Acerca de Semanario Argentino 13773 Articles
Periódico semanal argentino editado en Estados Unidos. Desde el 1ro. de Julio de 2002, Semanario Argentino informa y entretiene a los argentinos e hispanos del sur de la Florida, se distribuye los Martes desde Kendall hasta West Palm Beach