Del muro de Berlín al Mundial de Fútbol

El tristemente célebre muro de Berlín, símbolo emblemático del comunismo que dividía a la República Federal de Alemania (RFA) de la República Democrática Alemana (RDA) fue derribado el 9 de noviembre de 1989.

El tristemente célebre muro de Berlín, símbolo emblemático del comunismo que dividía a la República Federal de Alemania (RFA) de la República Democrática Alemana (RDA) fue derribado el 9 de noviembre de 1989.
Este fue, como todos sabemos, el puntapié inicial de la caída del comunismo soviético y la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), por lo que en el ideario popular se toma esa fecha y este hecho en particular como la demostración más clara del fracaso del comunismo, tanto como sistema económico, político y, por supuesto, social.

Sin embargo, es un error tomar la caída del Muro de Berlín como emblema del fracaso del comunismo. En realidad, fue la creación del muro la verdadera demostración de que el marxismo comunista ya había fracasado.

Es oportuno, por otra parte, señalar dos datos que demuestran claramente la dialéctica comunista, propia de Gamsci. La primera es la denominación que la URSS le había dado a la Alemania Oriental: “República Democrática Alemana”. ¿Como es posible que un país gobernado por un régimen dictatorial totalitarista sea denominado como democrático, cuando democracia significa precisamente todo lo contrario?

El segundo, es que el Bloque oriental, dominado por los soviéticos, sostenía que la creación del muro era para proteger a su población de elementos fascistas que conspiraban para evitar la voluntad popular de construir un Estado socialista en Alemania del Este.
Obviamente, todos sabemos que el muro fue levantado para evitar que la población escape del “paraíso comunista”, pero como podemos apreciar, el “relato” ya estaba en pleno uso.

Hoy faltan pocos días para que finalice el campeonato mundial de fútbol organizado por Rusia. Gracias a los medios de comunicación y redes sociales se puede estar al tanto de prácticamente todo lo que se vive en esta verdadera fiesta.
Prácticamente todos los canales de televisión tienen periodistas acreditados y es realmente asombroso ver los lujos, el orden, la modernidad y el avance tecnológico del que gozan los rusos.

Antes de que el campeonato mundial comience, muchos eran los que dudaban de que todo se desarrolle con normalidad y sin sobre saltos, por lo menos organizativos.
La realidad es que existían muchos prejuicios, máxime teniendo en cuenta que la designación de Rusia como sede (como la de Qatar 2022) están sospechadas de haber sido elegidas bajo serias acusaciones y posteriores denuncias de corrupción.

La organización del mundial es impecable, tanto en lo deportivo como a todo lo que a infraestructura, seguridad y estadios se refiere y, porque no, también en lo turístico.
Realmente, ¿podría haber logrado Rusia semejante evento si hubiese seguido siendo comunista? Seguramente que no.

Si hacía falta algo para demostrar el fracaso del comunismo, el mismo que comenzó a quedar expuesto con la construcción del muro de Berlín, era la organización altamente exitosa de un mundial de fútbol, y quedó claramente demostrado.

Acerca de Oscar Posedente 204 Articles
Periodista, locutor, actor y editor de Semanario Argentino y de Radio A de Miami. Director de Diario Sur Digital.

2 Comments

  1. Al autor le faltaría como mínimo, leer un libro de historia… escolar.
    Gramsci se debe estar revolcando en su tumba al ver como usan su nombre para justificar semejante estupidez.

  2. Franz, Evidentemente, no tenés la más mínima idea de quien fue Gramsci. Seguí en en pozo de ignorancia en el que estás inmerso, se ve que ahí estás feliz.

Deje su respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*